MaternidadPsicologíaSalud

La intuición materna

Es un hecho que estos últimos años han aumentado notablemente las consultas psicológicas de niños, niñas y adolescentesasí como de sus padres y madres en busca de supervisión parental. Por un lado, estamos en tiempos en que la crianza es más difícil, el exceso de trabajo de los padres, los avances de la tecnología y la despersonalización de las relaciones, entre otros, son algunos factores importantes.

.

Miedo a echar a perder

Sin embargo, hay otro tema igualmente importante del cual no se habla tanto, que es la anulación de la intuición materna. Las madres de hoy, paralizadas por el miedo que tienen (y que les han metido) sobre la crianza, dejan de confiar en ellas, creen que por su cuenta no lo podrán hacer y sienten que no tienen los recursos necesarios y suficientes para sacar adelante este proceso tan complejo que creen es criar.

Vemos mamás yendo a charlas, leyendo libros sobre crianza y maternidad, buscando desesperadas asesoría parental y pidiendo ayuda a todo aquel que se vea seguro en el área. Es tanto el miedo que existe de fallar en esta tarea que se ha generado una especie de pánico colectivo que hace dudar e insegurizarse hasta a la más convencida de las madres.

No piensen que estoy en contra de la formación, muy por el contrario, siempre es bueno aprender, sobre todo en este plano, nutrirnos de experiencias de otras mamás y de otras familias, conocer más del desarrollo de nuestros hijos, etc. Sin embargo, confiar sólo en el conocimiento teórico (y creer que sin él “no lo haremos bien”) sólo nos desconecta de una habilidad innata que tenemos las madres para comprender, conocer, cuidar y criar a nuestros hijos, la intuición materna.

También puede interesarte...

.

Desarrollo de habilidades maternales innatas

Todas las que han estado embarazadas podrán estar de acuerdo en que, durante el embarazo, se vive un proceso especial de apego y conocimiento de nuestro hijo. Durante esos nueve meses que estamos embarazadas se van generando cambios en todo sentido que nos preparan para esta aventura de ser madres. No sólo cambiamos físicamente, lo cual es ultra evidente, sino también en lo emocional e interno vamos desarrollando una sensibilidad especial, un estado psicológico diferente. Nos ponemos más sensibles, empáticas y reflexivas, cambiamos algunos intereses y gustos, nuestros hábitos de sueño y comida, en fin, maduramos como mujeres y nos transformamos en mamás, al mismo tiempo que nuestro hijo va creciendo dentro nuestro.

Esta preparación intensiva para ser madres no es en vano. Es un proceso natural hecho para conectarnos con nuestro hijo y sus necesidades desde el primer momento.

.

Lee también ¿Cómo ser una mamá con ganas?

.

Inteligencia intuitiva

Malcolm Gladwell, escritor, guionista y sociólogo canadiense, propone la existencia de la inteligencia intuitiva, esta capacidad que tenemos los seres humanos para conectarnos con aquel conocimiento e información que tenemos en lo más profundo de nuestro ser y utilizarla de forma adecuada para alcanzar nuestros objetivos y metas.

Lo interesante de esto, es que, al igual que el resto de las inteligencias se puede entrenar y trabajar para desarrollarla, y qué mejor manera de hacerlo que confiando en nosotros y escuchando a nuestro “yo” interno.

Así como podemos desarrollarla, también existen frenos para nuestra intuición, entre ellos, los prejuicios, el exceso de información externa, la rigidez de pensamiento, el estrés y los problemas mentales o físicos.

.

Inseguridad, enemiga de la intuición

Es por esto que el miedo y la creciente inseguridad de las madres de hoy con respecto a su rol en la crianza de sus hijos no hace más que “apagar” esta intuición, desplazando a los planos más inconscientes y de difícil acceso todo este conocimiento innato con que contamos desde que quedamos embarazadas.

.

Quién no ha tenido “tincadas” sobre sus hijos. Esas que nos hacen asegurar que está enfermo aunque el más capo diga lo contrario, adelantarnos y saber de quiénes se hará amigo cuando recién entra al colegio, saber lo que necesita para estar tranquilo o cómo hay que tomarlo para que se sienta seguro cuando es una guagua…

Así es que la invitación es a confiar en ustedes y en su capacidad de ser madres, porque es un hecho que todas la tenemos. Estudiar y complementar nuestra habilidad innata para criar y hacernos cargo de las necesidades de nuestro hijo es importante pero siempre que se haga sabiendo que todo el conocimiento que necesitamos para que nuestros hijos sean felices está en nuestro interior.

Tags : maternidad