MujerNovias

Camino al altar: La lista de invitados

Uno de los primeros y más difíciles asuntos que determinar en la organización de tu matrimonio.

Como les conté hace un tiempo, me caso y estoy más que feliz. Habiendo cumplido casi un mes de compromiso, llegó la hora de comenzar a organizar el gran día. Se me vienen a la cabeza muchos aspectos a considerar, pero el primero es saber si como pareja queremos un matrimonio grande y tirar toda la casa por la ventana, o uno pequeño y más íntimo… teniendo eso en mente, pasamos al aspecto que determina todo lo demás, la lista de invitados.

Para mí, como regla principal, la lista de invitados tiene que estar compuesta de personas con las que realmente la pareja quiera compartir su día especial. Sin embargo, es inevitable agregar a personas que van a tener un nivel menor de cercanía. Pero sea como sea, teniendo en cuenta la lista de invitados (ya sea un matrimonio grande o chico) se podrá determinar un lugar, comida, y todos los demás detalles relacionados con la organización y presupuesto.

Para realizar esta tarea de una forma un poco más simple, y tratando de no entrar en el conflicto de si invitar a alguien o no, comparto con ustedes algunos pasos que muchas personas compartieron conmigo y que pueden ser de gran ayuda para muchas novias.

 

Establecer el presupuesto

Es super importante saber con cuanto cuentan para el matrimonio, ya que de eso dependerá la cantidad de personas y muchos detalles más. Antes de fijar el presupuesto, averigua primero si cuentan con apoyo económico de los padres o algún familiar cercano, y eso súmalo a lo que puedan aportar ustedes como pareja.

 

Considerar una cifra aproximada

No es necesario saber la cantidad exacta de invitados, pero si estaría bien tener un número aproximado en mente para poder hacer las cotizaciones correspondientes. La mayoría de los lugares y banqueteras cobran por múltiplos de 10, por lo que cotizar con una cifra redondeada (siempre hacia arriba) te hará la tarea más fácil y también te dará más flexibilidad necesaria para cuando ya tengas que decidir a las personas exactas a quienes invitarán.

 

También puedes leer Tendencias bridal que veremos el 2019

 

Escoger a las personas invitadas

Según mi criterio, la regla principal es considerar la cercanía que una persona X tiene con la pareja o al menos uno de sus integrantes. Para hacerlo fácil, creo que es bueno empezar por grupos, partiendo por la familia inmediata, resto de la familia, amigos cercanos, compañeros de trabajo, amigos del pasado y así sucesivamente. Una vez que tengan en una lista a sus conocidos, comenzar a catalogar a personas dependiendo de que tan cercanos e importantes son en la vida de los novios. Y ¡ojo! Se que puede ser muy difícil, pero no se dejen llevar por la obligación, nadie debería invitar a su matrimonio a gente por compromiso, incluso si son familiares… a veces la familia sanguínea no forma parte de las personas más importantes en tu vida.

 

Preparar un borrador

Una vez que llegue el momento de concretar es bueno tener 2 listas, una donde están todas las personas con las que realmente quieran compartir su día y sus respectivas parejas cuando corresponda, y otra donde los invitados estén ordenados por preferencias de mayor a menor, en caso de que tengan que ir tachando a personas para llegar al número definitivo de invitados.

 

No me cabe duda de que esta tarea es la primera por hacer una vez que comienzas a planear tu matrimonio, y también la más compleja. Es por eso que los consejos de gente que ya se ha casado son muy bien recibidos. ¿Cuáles son los que más me han repetido a mí? Invitar a las personas con las que realmente queremos compartir nuestro día y evitar al máximo invitar por compromiso o para que todos vayan con sus parejas que, en muchos casos, ni si quiera conocen a los novios… aunque sea una decisión tajante, al final es el día de los novios y por lo general no vale la pena gastar en alguien lejano a ustedes.

 

Espero que estos consejos les sirvan a las novias que nos lean ¡y no duden en compartirnos los suyos! Para mí, son más que necesarios jajaja.

Un abrazo.

Javiera

X
X