BellezaCaraCuerpo

¿Tratamientos faciales caseros? aquí algunos aprobados por mi dermatóloga

5 recetas de mascarillas fáciles de hacer, aprobadas por mi dermatóloga.

Amo a mi dermatóloga, no solo porque soluciona mis problemas cutáneos, sino que también porque es empática a la hora de encontrar las mejores opciones para usar en mi rutina de belleza, especialmente para el bolsillo. Hace unas semanas la visité y entre todas las cosas que hablamos, me dio unos tips buenísimos para regalonear mi piel sin invertir en mascarillas faciales del comercio que duele un poco comprar cuando estas tratando de ahorrar, aunque sean muy buenos productos.

Hoy, compartiré unas cuantas recetas caseras de mascarillas faciales que podemos realizar con facilidad en nuestra cocina, y que si eres constante, sin duda notarás una diferencia importante en tu piel. He probado todas estas recetas, las cuales son aprobadas por ella, las que me han dado buenos resultados, además de un momento de relajación que nunca está demás.

Mascarilla de avena, yogurt y miel.

Ideal para pieles sensibles, ya que posee propiedades calmantes, suavizantes, antiinflamatorias y antisépticas. El yogurt, ácido láctico, actúa como exfoliante.

Solo debes mezclar en una minipimer una cucharada de avena, 2 cucharadas de yogurt natural sin azúcar y una cucharada de miel caliente. Aplica sobre el rostro limpio, frotándola contra tu rostro y cuello suavemente. Deja actuar por 5 a 10 minutos y luego enjuaga con agua.

 

Exfoliante de azúcar.

De las más faciles de hacer. Sólo debes mezclar una cucharada de aceite de coco o de oliva con dos cucharadas de azúcar. Aplícala en tu rostro masajeando por unos minutos y luego enjuaga con agua.

Puedes agregar algunas gotitas de algún aceite esencial para darle un olor distinto y que la sensacion de relajación sea tal como si estuvieras en un spa.

 

También puedes ver Los beneficios de la clara de huevo para tu piel

 

Te verde y agua de rosas.

Según mi dermatóloga, el agua de rosas tiene propiedades antiinflamatorias y si a eso le agregamos los antioxidantes del té verde, podemos realizar nuestro propio tónico calmante en pieles enrojecidas.

Para hacerlo, debes poner 2 bolsas de té verde en media taza de agua hirviendo y dejar la mezcla reposar por 15 minutos. Mezcla el líquido con media taza de agua de rosas. Traspasa a una botella que tenga sistema spray y refrigéralo para que cuando lo uses frío, la sensación calmante sea aún mayor.

 

Clara de huevo para limpiar.

Las claras del huevo junto con el ácido láctico del yogurt, son una combinación perfecta para limpiar la piel del rostro.

Lo que debes hacer es batir la clara de huevo con la batidora, tal como si hicieras merengue. Una vez que estén vaporosas, incorpora una cucharada de yogurt y combínalos con movimientos envolventes. Luego, la mezcla aplícala sobre tu piel y deja actuar por diez minutos. Finalmente enjuaga con agua, sentirás tu piel lista para sus posteriores tratamientos.

 

Aceite de coco como humectante.

Ideal para pieles resecas, las que sufrimos con ella sabemos que los aceites son muy aliviadores. El aceite de coco tiene propiedades calmantes y antiinflamatorias, por lo que sus ventajas sobre la piel son innegables, tanto para la piel del rostro como para el resto del cuerpo.

Solo debes tomar una pequeña porción y aplicarla directamente sobre la piel limpia. Puedes usarlo como crema hidratante durante las noches (porque en el día puede ser muy pesado e incomodo). También, funciona perfecto en talones y manos agrietadas. Luego de aplicar el aceite, cubre tus pies con calcetines y tus manos con guantes libres de látex por unos minutos, al sacarlos sentirás la piel muy suave,

 

Y tú ¿tienes alguna receta de mascarilla casera para compartir?

Un abrazo.

Javiera.

X
X