PSB

¿Eres una adicta a los productos de belleza? Entonces necesitas conocer #NoBuy

Cómo el deseo de gastar menos, así como las preocupaciones medioambientales y los beneficios del “ayuno para la piel” conducen nos llevan al declive de la fast beauty y el consumo masivo de productos.

Es innegable que las redes sociales han revolucionado la manera en la que nos enfrentamos a la belleza. Sólo hay que fijarse en el fenómeno del contouring; el tutorial de más éxito de YouTube ha superado los 14 millones de visitas sólo en el pasado año y sigue pegando fuerte siete años después de que Kim Kardashian subiera una selfie con el antes y el después, el sin y el con contouring en Twitter. Para ejemplos más recientes basta con buscar #glassskin en Instagram, que actualmente incluye más de 97.000 posts con pieles “abrillantadas”.

Tener las últimas tendencias y marcas de belleza al alcance de nuestras manos sin duda ha impulsado el crecimiento de la fast beauty, además de asegurarse de que estemos comprando más productos que nunca. La rutina de tres pasos de limpiar, tonificar e hidratar ha evolucionado a un ritual potencial de ocho pasos con la ayuda de las esencias, sérums, mascarillas y brumas inspiradas en la belleza coreana. Se proyecta que las ventas globales anuales de cuidado personal y productos de belleza alcanzarán los 500.000 millones de dólares para el 2020.

Pero con el crecimiento de la concienciación en torno a la sostenibilidad, puede que la corriente esté empezando a situarse en contra del consumo masivo con un movimiento que crece en las redes sociales y que nos anima a refrenar nuestra adicción a la belleza de varias maneras.

El auge del #NoBuy en belleza

Pese a que sigan abundando los vídeos de unboxing y demostraciones de la última paleta de colorete o de máscara de pestañas con CBD, está creciendo el número de posts sobre no-buy beauty con empuje en las redes sociales. En lugar de mostrar los últimos lanzamientos, estos influencers nos animan a reducir la compra de productos de belleza no esenciales y a tener un enfoque más consciente.

Cuando la bloguera de belleza Serein Wu compartió su video no-buy con sus casi 124.000 suscriptores en YouTube el pasado enero, se encontró con más de 400 comentarios positivos. “Siempre me ha encantado la belleza, pero llegué a un punto en el que se hizo excesivo y me centré más en cuánto tenía en lugar de en la calidad de cada producto”, dice Wu. “Parte de esto se debe al aumento de la frecuencia de los lanzamientos por parte de las marcas, y parte en el hecho de pertenecer a una comunidad que siempre quiere más. Se trata de calidad por encima de cantidad, y de tener ingredientes limpios obtenidos éticamente, así como cantidades que puedo aprovechar. Hay satisfacción en llegar al fondo del envase [aprovechar el producto hasta el final] o en terminarme mi aceite de belleza favorito”.

Otra YouTuber, Hannah Louise Poston, completó su año no-buy en 2018 y reveló que consiguió reducir su gasto en cuidado facial de 220 dólares a 49 sacrificando extras, incluyendo esencias y mascarillas en crema. El video que detalla cómo ha cambiado su año no-buy su rutina de cuidado facial ha sido visto más de 28.000 veces desde diciembre.

El efecto Attenborough en belleza

No solo los beneficios económicos impulsan este movimiento. Con la ayuda de Nuestro planeta, de David Attenborough (en Netflix) y la lucha incansable de la adolescente sueca Greta Thunberg, el impacto de nuestras acciones en el medio ambiente está empezando a hacer que la gente se replantee su consumo.

“La belleza es una industria basada en productos de un solo uso”, dice Lisa Payne, editora jefe de belleza en Stylus, compañía de inteligencia enfocada a tendencias. Pero las actitudes están empezando a cambiar, según ella. “[Antes] si no nos gustaba un gel de ducha o una crema facial no nos planteábamos reciclar ese producto o encontrar un uso distinto para él, simplemente comprábamos otra cosa. Ahora todo este desperdicio resulta mucho más obvio desde el punto de vista de la sostenibilidad”.

En enero la cuenta de Instagram de expertos en la industria Estée Laundry impulsó el desafío #shopmystash para animar a sus seguidoras a utilizar los productos que ya tenían y compartir sus esfuerzos. “La idea es usar menos, comprar menos y terminar lo que ya tengas haciéndote con una reserva de productos de belleza”, explicaba el post. El desafío tuvo tanto éxito que Payne predice que podría acabar convirtiéndose en algo tan popular como Veganuary.

De manera similar, el blog de belleza Temptalia preguntó a sus lectoras cómo de importante era terminar un producto, lo que fue respondido con comentarios como el siguiente: “para mí que se me termine un producto significa que aprovecho bien el dinero que invertí y que no estoy generando más desechos. Y que no estoy poniendo mi vida patas arriba con más cosas que no necesito”.

La tendencia ‘skin fasting’ o ayuno de piel

Otro planteamiento que causa sensación en las redes sociales es la idea del skin fasting o “ayuno de piel”, es decir, a no usar ningún producto de cuidado facial por un día o incluso una semana, con el objeto de mejorar el cutis (así como reducir el consumo). Es un planteamiento capitaneado por la marca de cuidado facial japonesa Mirai Clinical. “Aplicando un exceso de hidratante a diario la piel puede volverse muy perezosa a la hora de producir sus propios aceites a hidratación naturales”, dice la fundadora de la marca, Koko Hayashi. “Saltarse la hidratante una vez a la semana o reducir la cantidad empleada ayuda a despertar la habilidad natural de tu piel para hidratarse y equilibrarse desde dentro”.

La técnica ha aparecido en varios hilos de Skincare Addictrion en Reddit y en los foros de belleza asiática, con gente compartiendo sus experiencias reduciendo no solo la hidratante, sino también la mayoría de sus productos para mejorar su piel. Y para quienes luchan habitualmente contra brotes en la piel, puede que esto les ayude. “El uso excesivo de productos puede hacer que la piel se irrite y tomarse una pausa puede hacer que tu piel se recupere”, dice Joshua Zeichner, director de investigación clínica y cosmética en el departamento de dermatología del Mount Sinai Hospital.

El enfoque de los expertos en cuidado de la piel

La mayoría de los expertos en cuidado de la piel, entre ellos el doctor clínico especialista en estética David Jack y la doctora Stefanie Williams, dermatóloga, dicen que limpiar tu rostro dos veces al día, utilizando sérum antioxidante y protección solar durante el día y un tratamiento de retinol o basado en la vitamina C en la noche, son pasos fundamentales que todos deberíamos seguir.

Para aquellos que quieren algo más de asesoramiento, merece la pena buscar el consejo de la consultora de cuidado facial Lion/Ne, que usa la herramienta de diagnóstico OBSERV para escanear tu piel y detectar sus problemas subyacentes y después recomienda productos específicos o servicios en salones físicos dependiendo de tu estilo de vida y presupuesto.

Aunque los posts sobre #NoBuy y ayuno de piel no generan tantos likes ni followers como la tendencia de contouring, la influencia es definitivamente positiva, e inspira al cambio ya sea reduciendo dramáticamente la cantidad de productos que se utilizan o simplemente usando lo que ya tienes en tu bolsa de maquillaje antes de sustituirlo. Hagamos que el movimiento hacia soluciones sostenibles y a largo plazo en belleza continúe.

Fuente: Vogue

Fotografía de Jake Peterson en Unsplash

X
X