MaternidadPsicología

El consumismo actual y nuestros hijos, parte II.

La semana pasada comenzamos un tema controversial que a todos nos afecta de alguna u otra manera: el consumismo actual y cómo eso afecta a nuestros hijos. Hoy continuaremos con algunos consejos para la crianza.

 

Aceptar los cambios y adaptarnos.

Algo súper importante y significativo para nuestros hijos e hijas es hablarles de nuestra propia infancia, de lo distintas que eran las cosas. Busquen ocasiones oportunas para contarles un poco. Por ejemplo, cuando estén viendo Netflix y sus hijos hayan pasado por 5 películas sin decidirse por ninguna, cuéntenles cómo estas antes se arrendaban y había que ver la misma todo el fin de semana, y si elegías mal y no te gustaba, la veías igual.

También es interesante que sepan que cuando éramos chicos había que turnarse el único televisor de la casa, que teníamos que comunicarnos por teléfono fijo y hacer turno en casa para usarlo, que para escuchar una canción que nos gustaba teníamos que estar toda la tarde pegados a la radio esperando que la pusieran. Es importante que sepan que no hace tanto tiempo las cosas eran muy diferentes.

Les dejo acá algunas sugerencias creativas para desarrollar y educar algunos de los valores y actitudes que se han perdido en los niños y adolescentes:

  • Ser papás y mamás cariñosos y acogedores, pero también estrictos y capaces de exigir a nuestros hijos que sean obedientes y que cumplan con ciertas labores en la casa. A veces obligarlos a hacer cosas que no disfruten tanto, como visitar a algún familiar de más edad o acompañarnos a hacer algún trámite aburrido. Esto les enseñará de a poco lo que es el sacrificio.
  • Si cuando hay que castigarlos somos firmes y lo hacemos sin que nos dé remordimiento, si evitamos darles a nuestros hijos el gusto de forma inmediata, si no les gusta el almuerzo y los obligamos a comerlo porque no hay más opciones o si no son siempre los que tienen la ropa, juegos o celulares de moda, los estaremos ayudando a desarrollar la paciencia y tolerancia a la frustración.
  • Si evitamos comprarles de todo, aun cuando podamos y queramos hacerlo, si les damos el ejemplo de solidaridad ayudando en familia con alguna causa social, les pedimos que nos acompañen a visitar un hogar de ancianos, los llevamos a construir mediaguas o a cocinar en algún comedor, los estaremos ayudando a conocer la realidad, salir de su burbuja y ser agradecidos.
  • También puede servir para desarrollar estos valores ver documentales sobre otras culturas y realidades. En Netflix hay unos excelentes. No se trata de traumarlos o de hacerlos sentir culpables, pero es importante que vean cómo es la vida en otras partes del mundo y que sean capaces de mirar más allá de sus zapatos.Hace poco con mis hijos estábamos viendo un documental de una niña vietnamita hermoso. Mostraban su día a día como una niña normal en interacción con sus amigos, padres y hermanos. Mis hijos no podían creer que no tuviera juguetes, que se fuera sola con lluvia al colegio o que se pusiera la misma ropa todos los días. Y lo más impactante para ellos, que aun así fuera feliz. Quedaron por lo menos una semana reflexionando sobre lo que vieron, haciéndome preguntas que sin dura enriquecieron la vida de familia y me ayudaron a desarrollar en ellos estas actitudes que buscaba.
  • La sencillez, por último, la podemos trabajar con el ejemplo, siendo sencillos en todo orden de cosas. Que nuestros hijos vean que si se nos rompe un pantalón somos capaces de tomar hilo y aguja y arreglarlo, si tenemos un matrimonio nos da lo mismo usar el vestido que usamos siempre o pedir uno prestado, reutilizando útiles de colegio en Marzo, etc.

Aun cuando hay un ánimo general muy pesimista con respecto a la crianza en el mundo de hoy, creo que es vital sacar lo positivo de esta evolución. No podemos tirar la esponja como muchos que repiten que “hoy no se puede criar” y dejan que sus hijos estén todo el día frente a una pantalla o ser de los que creen que los valores deben cambiar también.

Debemos esforzarnos más y ser creativos, sólo así lograremos seguir creyendo en el mundo y sacar lo mejor de nuestros hijos.

 

X
X