BellezaCara

10 cosas que tienes que hacer para tener menos ojeras.

Olvidarse por completo de ellas es imposible, pero esto es lo que tienes que hacer, usar y comer para minimizarlas.

Seamos sinceras. Si tienes tendencia a tener ojeras, borrarlas por completo de tu rostro no es posible, pero sí lo es minimizarlas hasta hacerlas casi desaparecer. Y no, no hace falta recurrir a técnicas médicas. Basta con comer, usar y hacer determinas cosas que influyen de manera directa en ellas.

Y es que la hiperpigmentación en la zona del contorno de ojos se producepor una acumulación de pigmentos sanguíneos en la zona ocular ante una mala circulación. Eso sí, existen unos cuantos factores que alteran la tonicidad de capilares, vasos sanguíneos y vasos linfáticos y, por tanto, potencian la retención de líquidos, la pigmentación en esta zona y, por tanto, la aparición de ojeras. Y no, no sólo de cansancio y falta de sueño viven las ojeras. Aunque es uno de los principales factores que las ocasionan, hay otros causantes: la alimentación, el uso de móviles y ordenadores y la genética.

No obstante, sea cual sea el motivo que origina las tuyas, todo suma. Y poner en práctica estos 10 trucos te puede ayudar y mucho. A ti (y a tus ojeras).

1. Lectura lejana.

Leer demasiado la pantalla de nuestro dispositivo electrónico, de los ordenadores y de los móviles aumenta de una forma mucho más rápida nuestro envejecimiento ocular y, además, crea ojeras. ¿La solución? Mantener la pantalla de cualquiera de estos dispositivos a unos 50 centímetros de distancia y descansar la vista cada hora en el trabajo.

2. Leche de cardo.

Según los expertos, esta planta, que puede tomarse en forma de suplemento nutricional, tiene propiedades desintoxicantes que ayudan a limpiar nuestro organismo y a mejorar el funcionamiento del hígado, que puede ser el responsable de algunas afecciones de la piel y de las ojeras.

3. Verduras de hoja verde y vitamina C.

Lo que comes también influye de forma directa en tus ojeras. La clave, está en aumentar el consumo de alimentos con hierro para mejorar la oxigenación de los tejidos. De ahí que sea importante tanto incrementar el consumo de verduras de hoja verde (como las espinacas) y el de alimentos ricos en vitamina C como los cítricos, los pimientos y los tomates.

4. Olvídate de este truco.

Si alguna vez has oído o leído que las cremas para hemorroides son eficaces para minimizar las ojeras (por su efecto vasoconstrictor), olvídalo. La zona del contorno de ojos es una zona súper sensible y que, está muy cerca de la mucosa del ojo. Estas pomadas que han sido creadas para una zona del cuerpo complemetamente diferente no deben nunca entrar en contacto con la zona del contorno de los ojos.

5. El truco del algodón.

Aunque existen unos cuantos productos de efecto flash para el contorno de ojos, existe un truco infalible para obtener resultados rápidos antes de una cita. Humedece unos algodoncitos en loción hidratante para el contorno del ojo, deposítalos en el congelador unos minutos y aplícalos a continuación sobre tus ojos. El frío realiza una vasoconstricción y provoca una aceleración del flujo sanguíneo deshinchando el párpado. Luego finaliza con un pequeño masaje de tecleo en la zona.

6. Menos café.

Aunque lo tomes para mantenerte despierta y activa, la realidad es que en muchos casos su consumo puede producir falta de sueño y, por tanto, afectar de forma directa a la aparición de ojeras oscuras.

7. ¡Masaje por favor!

Asumido el hecho de que los productos para las ojeras son efectivos cuando se usan de forma constante, toca asumir también la necesidad de aplicarlos con un pequeño masaje muy suave en la zona para promover el drenaje, reducir la coloración y evitar que nuestra circulación quede retenida.

8. Nunca uses el hidratante facial en esta zona.

Estas cremas tienen demasiado de todo (grasa, nutrición, hidratación…). Si la piel del contorno de ojos absorbe demasiado producto se inflará de agua porque no puede sintetizar el producto y aparecerán bolsas.

9. Dormir, dormir y dormir.

Es obvio, pero es justo y necesario decirlo: ser constantes con nuestras horas de sueño nos asegurará tener menos ojeras. Pero debe convertirse en hábito para que obtengamos resultados. Es decir, de nada vale dormir 8 horas entre semana y solo 3 el fin de semana. El organismo empieza a adquirir un hábito y si lo cambiamos de forma repentina nuestro cuerpo se vuelve loco produciendo estrés. Y donde primero aparece es en la piel y en la zona del contorno de ojos.

10. Dime de que color es tu ojera y te diré por qué se producen.

Aunque no es una regla exacta, observar la tonalidad de la ojera te puede indicar por qué se están produciendo: las moradas tienen una alta predisposición a ser ojeras genéticas, mientras que las verdes o azuladas aparecen por un mal descanso y las rojizas suelen ser propias de la edad.
Fuente: Vogue

X
X