Salud

¿Cuándo comenzar a utilizar pasta de dientes en el cepillado de los niños?

Una duda recurrente entre las mamás de mis pacientitos es: ¿cuándo comenzar a utilizar pasta de dientes en el cepillado? Además, frecuentemente recibo la pregunta de ¿qué tipo de pasta compro?

Lo primero que hay que saber es que la función principal de la pasta dental es aportar flúor para la prevención de caries. Por lo tanto, debemos entender que una pasta dental SIN FLÚOR no tiene ningún efecto protector en nuestros dientes.

 

Ve también: El desafío del cepillado dental infantil

 

La normativa del uso de flúor del MINSAL, actualizada este año, indica que la concentración de flúor en las pastas dentales debe ser de al menos 1.000 ppm para tener un efecto real en la prevención de caries, incluso en pacientes pequeños con dientes temporales (de leche). Esa información podemos encontrarla al reverso de las pastas dentales que encontramos en los supermercados. Siempre está al reverso y escrito en letras muy pequeñitas, por lo que debemos hacer un esfuerzo extra.

 

 

Desde que aparece el primer diente en boca, entre los 6 y 8 meses de vida, podemos comenzar a utilizar pasta dental con flúor. Lo que debemos regular es la cantidad de pasta que se le aplica al cepillo. De esta manera nos aseguramos de que, de tragarse un poco, no será nocivo para ellos.

 

Ve también: ¿Es realmente necesario usar enjuague dental?

 

En la página www.mamadentistachile.com, mis colegas grafican muy bien las porciones de pasta recomendadas:

Para niños de 0 a 2 años: debemos utilizar una porción del tamaño de un 1/2 grano de arroz crudo

Para niños de 2 a 4 años: debemos utilizar una porción del tamaño de 1 grano de arroz crudo

Para niños de 4 o más: debemos utilizar una porción del tamaño de 1 arveja

 

Para obtener el máximo beneficio del cepillado, podemos seguir estos consejos:

  • Utilizar el cepillo seco, así no formamos demasiada espuma y disminuimos la posibilidad de tragarse la pasta
  • Enseñar a nuestros hijos desde pequeños a escupir los excesos
  • No enjuagar con agua después del cepillado: en los niños pequeños aumenta el riesgo de tragarse toda el agua, con pasta incluida
  • Dejar restos de la pasta en la boca, para aumentar el efecto protector del flúor en nuestros dientes

 

Ve también: Todo sobre dientes, cepillos, caries y niños

 

Fotografía principal by rawpixel on Unsplash

X
X