Carrera y trabajoInteresesMaternidadMujerNiñosNosotrasPsicologíaRelaciones

Qué es la “Comunicación No Violenta”, y por qué deberíamos usarla.

Al hablar, también proyectamos nuestras necesidades.

¡Hola bellas! Estuve en un retiro en donde uno de los temas que nos enseñaron fue: cómo comunicarnos compasivamente a través de la NVC (Nonviolent Communication ó Comunicación no violenta), desarrollado por Marshall Rosenberg. Este modelo de comunicación puede ser usado tanto en organizaciones como también con la pareja, para educar a los hijos, entre otros, ya que mejora la conexión compasiva con los demás.

Muchas veces creemos que nos comunicamos de forma adecuada, sin embargo, los conflictos y malos entendidos en nuestras relaciones siguen surgiendo. Lamentablemente, mayoritariamente hemos crecido en un modelo que nos enseña a competir, a juzgar y a etiquetar. Usualmente, tenemos la costumbre de querer tener siempre la razón. Por lo tanto, es una comunicación  que tiende a ser más agresiva.

Basándose en la premisa de que los conflictos surgen por  no saber comunicar claramente las necesidades, el psicólogo Marshall Rosenberg desarrolló un nuevo tipo de comunicación a objeto de poder encontrar un sistema que fuera más asertivo y coherente con nuestros valores personales. Este método ha sido aplicado en programas de paz y situaciones de conflicto en Ruanda, Nigeria, Colombia, Servia y los Territorios Palestinos Ocupados, entre otros.

 

Ve también: Este es el reto de los 21 días de gratitud que cambiará tu vida

 

En qué consiste la Comunicación No Violenta:

 

Consiste en escuchar y hablar desde el corazón para conectar con nosotras mismas y con los demás, permitiendo que nazca un sentimiento de compasión. Permite satisfacer las necesidades de todos sin modificar la conducta de los demás. Sin críticas ni juicios morales.

Es importante señalar que dar y recibir son lo mismo, y desde este punto de vista, es necesario comprender qué es lo que estamos dando a través de nuestro lenguaje. En este tipo de comunicación prima la empatía y también implica ser tolerante.

 

Ve también: ¿Cómo sé si estoy preparada para ser madre?

 

Existen 4 pasos en este tipo de comunicación:

  • Observar sin evaluar: es decir, observar una situación libre de juicios, interpretaciones, suposiciones, críticas y/o acusaciones. Si evaluamos un hecho, la persona puede escuchar una crítica.

Ejemplo: “Cuando llego a casa y veo en el lavaplatos las tazas del desayuno, me siento irritada porque necesito más orden en la cocina cuando me toca hacer la cena.”

En este caso “Cuando llego a casa, veo en el lavaplatos las tazas del desayuno” es un hecho, libre de juicios.

  • Identificar y expresar los sentimientos y emociones: Reconoce lo que sientes con este hecho. Siguiendo con el ejemplo anterior “me siento irritada”.
  • Reconocer y comprender las necesidades insatisfechas que hay detrás de esos sentimientos: en el ejemplo “necesito más orden”.
  • Utilizar un lenguaje positivo y sano para pedir acciones que aumenten el bienestar de ambos:

Ejemplo: “Cuando llego del trabajo me siento cansada y me irrita encontrar los tazones del desayuno aún en la lavaplatos porque necesito orden para preparar la cena, ¿Estarías dispuesto a guardar los tazones del desayuno antes de salir de casa?

 

Ve también: Con estos tips vas a aumentar tu productividad

 

Si te interesa conocer más acerca de la comunicación no violenta, hay libros de Marshall Rosenberg que explican más en detalle esta metodología.

 

Con amor,

 

Carolina Wachtendorff

 

 

Aura K-line, Alineación de Chakras – Limpieza de Aura, Biodescodificación & Sanación Reconectiva.

www.sanacionycoaching.com –hola@sanacionycoaching.com

 

 

 

Photo by Mimi Thian on Unsplash

Carolina Wachtendorff
Terapeuta en Aura K-line: Sanación Reconectiva & Coaching Espiritual de Vida. www.sanacionycoaching.com – hola@sanacionycoaching.com
X
X