MujerPSBPsicología

¿Novio amigo o amigo novio?

Grandes mujeres, estudiosas de los temas de relaciones de pareja y frustración femenina por no encontrar lo que creyeron en un primer minuto, indican que nosotras no deberíamos buscar un amor sino un amigo de quien enamorarse. Lo cual suena bastante tirado de las mechas de entrada.

Sin embargo, le vamos a dar unas vueltas para ver si los puntos de vista nos convencen y nos ayudan a mirar con otros ojos a nuestros amigos.

Las mujeres socialmente y por un tema cultural somos más dependientes emocionalmente que los hombres, nos programan desde pequeñas para cuidar, para dar, para conciliar, para respetar. Mientras que a ellos los programan para competir, sino fíjense en los juegos femeninos y en los masculinos.

Nos enseñaron que el amor se agradece porque debemos ser agradecidas con todas las personas por lo tanto cuando alguien nos ama lo tomamos como cumplido y nos da miedo hacerles daño. Esto nos hace embarcarnos, a veces en relaciones que están destinadas al fracaso, ya que se mantienen mientras somos capaces de sostener esta responsabilidad de ser amadas (algunas por mucho otras por poco). Y finalmente terminamos siendo las malas de la película, por más que intentamos con el alma no serlo desde el minuto uno. Bueno, pero esto es una condición que nos ha impuesto el lugar que ocupamos en la cultura y es bien sabido que muchas se escapan del molde y otras estamos re aprendiendo a ser nosotras mismas.


También puede interesarte…

También puede interesarte...

¿Por qué acudir a un@ psicólog@?

Después de ver La Vida Misma, en nuestro equipo surgió espontáneamente la conversación sobre lo importante que es contar con una buena terapia en las etapas de la vida en la que nos vemos enfrentadas a desafíos potentes, que pueden dejar huellas imborrables en nuestra historia emocional. Leer más…


El tema es que con esta presión es difícil conocer a cabalidad y mirar neutramente a un nuevo contacto, conocido o conquista. En cambio a nuestros amigos… a nuestros amigos los conocemos sin sesgo alguno, por lo tanto es mejor decidir: más certero.

Por otro lado nos necesitan desde antes de tener sexo con nosotras, sienten ganas de vernos y nos llaman no por un tema sexual sino que porque es tu amigo y quiere contarte lo último que ha pasado en su vida o, mejor aún, quiere saber cómo te fue en algún proyecto.

La sociedad valora de sobremanera a las mujeres que son amadas, parece que solo vales si amas y eres amado, sino, no sirves mucho y esto nos angustia. Si te dejó el novio, estás solteras por tres años o sólo conoces pasteles por TINDER, que ni siquiera te quieren en serio, entonces no vales nada: tu vida es triste y lastimosa. Pero, ¿es tan así? Detente a pensar…

Por esta razón a veces estamos tan necesitadas de cariño que no somos capaces de ver el amor en los lugares más cercanos, confiables y naturales. En vez nos embarcamos en citas a ciegas, recomendaciones de amigos o desconocidos.

Ahora, a medida que entre nosotras mismas validemos nuestros logros personales, fuera de nuestra nueva conquista o mino del novio, más fácil es salir de este estado en el que alguna vez nos metieron.

Cuando te embarcas en una relación amorosa  con un amigo, aparece la posibilidad de encontrar sentimientos más profundos, que se van construyendo en vez de los torbellinos emocionales que vienen y van y que son menos propensos a una relación a largo plazo o al compromiso. El compromiso es importante, que nadie te diga lo contrario, lo es porque la fidelidad lo es, la seguridad es un valor agregado a una relación y a todos nos gusta estar tranquilos y saber (más o menos) qué pasará con nuestra vida los próximos meses.

Además las mujeres tenemos otra presión, un extra que no es menor: El reloj biológico que tiene que ver con la reproducción, nuestro tiempo reproductivo es limitado y eso nos hace (de manera inconsciente) sentir que tenemos que encontrar pareja pronto, no pasaría lo mismo si pudiéramos ser madres a los 80 años.

Ya sabes entonces, primero a salirse de los constructos y crear tu propia forma, para eso debemos conocer los prejuicios que nos invaden y luego, intentar cambiar la forma en la que hacemos las cosas para tener resultados distintos. Por eso me pareció interesante plantearles esta posibilidad. ¿Le ha pasado a alguna?

Un beso a todas!

Varinia

Foto Priscilla Du Preez

4 comentarios

  1. Hola Varinia, interesante la nota, pero a mi juicio tiene muchos temas enrredados de donde prodriamos estar horas enteras conversando.
    Me quedo con tu ultima frase: “primero a salirse de los constructos y crear tu propia forma”. La felicidad personal no tiene recetas sino .que se basa en el sentirnos plenos con lo que la vida nos da y con lo que nosotros le damos a ella.
    Hacerlo sola o de la mano de un compañero, es opcional. Depende de cómo quieras ser feliz.

    Saludos!

  2. Yo ya tengo hija, la mas linda del mundo, y eso me relaja en el aspecto de encontrar hombre, porque no quiero hacerme la polola, o la prospecto de polola, soy feliz como estoy, quisiera tener mas hijos, pero ya no esta la urgencia por ser mamá… no hay tiempo pa pensarlo, jajajaja
    igual ahi viene la otra parte dificil, esa de conciliar amor y familia … y peor aun, todos (casi) todos mis amigos… son gays, jajajajaja

    asi es que sueño con encontrar a alguien con quien nos amemos y ademas seamos partners, amigos, wena onda, compañeros… algo piola, jajajaja no pido nada.

  3. Vancuer,
    una va cambiando sus prioridades a medida que la vida cambia. Está bien lo que planteas, es el minuto de sentirse así. No estás desesperada… eso transmite calma y de seguro te hace más atractiva que una señorita desesperación.

    Saludos

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X