InteresesViajes

Recorriendo el mundo en silla de ruedas

"En retrospectivativa lo hemos hecho todo, quien diría que la condición de Javier es supuestamente una limitante."

Mi nombre es María José. En el año 2016 me casé con Javier, quién es usuario de silla de ruedas (es cuadraplejico con una lesión completa C5-C6). El 30 de Julio del 2018 decidimos mochilear tres meses por varios países, los que incluyen Bali, Japón, Turquía, Egipto, Israel, Grecia, Italia, España y Alemania. Para cuidar el presupuesto decidimos alojar en hostales, en piezas mixtas, a veces en lugares con escalones, destinos poco accesibles, lugares no recomendados para personas en sillas de ruedas y ¡nos dimos cuenta que era perfectamente lograble y disfrutable!

Por lo mismo queremos motivar a todas las personas que tengan algún grado de discapacidad a moverse por el mundo, no necesariamente en grupos grandes, no con un super presupuesto, si no que puedes moverte planificando tus rutas y ¡pidiendo ayuda a la persona que te cruces por ahí! Nosotros nos dimos cuenta que todos quieren ayudar, y de esta manera llegar a lugares impensados.

Nosotros

Primero que nada me gustaría contarles un poquito sobre nosotros, quiero que nos conozcan para que después sientan toda la confianza de ponerse en contacto con nosotros. Nos conocimos hace 3 años, yo (la Jose) estaba en mi último año de Fonoaudiología y tenía que ir a una fiesta de pacientes que organizaba mi directora de carreras. Por el lado de Javier, él estaba liderando el área de accesibilidad de personas con discapacidad de Lollapalooza para que nadie se quedara fuera, pero para eso necesitaba voluntarios y acudió a mi directora de carreras (quién hace 12 años lo había ayudado con su rehabilitación), quien aceptó a cambio de que Javier fuera a la fiesta de pacientes a dar su testimonio y motivar a la gente a rehabilitarse. Ahí fue cuando nos conocimos y todo empezó.

Ve también: Los destinos preferidos por los chilenos para el próximo fin de semana largo.

 

Estuvimos juntos durante 11 meses y me pidió matrimonio en San Pedro de Atacama. 7 meses después nos casamos a las afueras de Santiago y 2 semanas después nos fuimos a vivir a Australia. Javier se fue a estudiar un MBA y yo a trabajar en lo que fuera, siempre pensando en recorrer ese lindo país, disfrutarlo al máximo, y crecer nosotros también como pareja. En el minuto en que llegamos a Australia hicimos un road trip de Brisbane a Sydney que nos tomó 12 días. Fuimos parando de lugar en lugar y disfrutando cada una de las maravillas que nos mostraba el país. Australia es muy accesible para sillas de ruedas, por lo que fue fácil moverse.

Con el tiempo decidimos empezar a aventurarnos más. Nos fuimos de compras a una tienda de camping y salimos con todo: carpa, colchón, cocinilla, ollas, etc. Y para nuestro primer año de matrimonio tomamos el auto los dos y nos fuimos a una playa desértica a acampar por el fin de semana, y ¡lo logramos! Estando ahí nosotros dos sin la ayuda de nadie, en la mitad de la nada, en medio de la arena, sin servicios básicos y tan lejos de Chile nos dimos cuenta que con la preparación necesaria se puede hacer cualquier cosa y llegar a cualquier lugar, independiente de tu condición física y de las condiciones de accesibilidad del entorno.

Ve también: El modo en que trabajamos es terrible para el cerebro.

 

Nuestro viaje

Al cabo de 1 año y medio nuestra visa en Australia llegaba a su fin y con la experiencia adquirida en nuestras excursiones por Australia decidimos arriesgarnos nuevamente, emprendiendo un viaje que fuera inolvidable para nosotros.

Ya llevamos 3 meses viajando y no sé cómo explicarles lo increíble que ha sido. Hemos aprendido a quitarle el miedo a las cosas y que cuando alguien dice que no se puede, en verdad si se puede, o cuando alguien dice que es muy difícil, finalmente no lo es tanto. ¡Todo necesita técnica, planificación y ganas!

Los países más complejos en los que estuvimos fueron:

Egipto en primer lugar, después Bali y Turquía. Aquí por la ausencia de infraestructura nos vimos obligados a circular por las calles, a pedirle ayuda a la gente hasta decir basta, a perder el pudor, y tal como puse anteriormente a que nada es imposible. Sumado a todo esto conocimos personas extraordinarias, que fueron parte fundamental de este viaje.

En Sicilia, Creta y Bali arrendamos auto y nos dedicamos a conocer los lugares que nos dijeron eran los más complejos y difíciles de acceder en transporte público.

Estuvimos en parques nacionales, en campos, en la montaña, en templos, en cuevas, en ruinas, en playa, en caminos de tierra más bien difíciles, y en pueblos olvidados, subiendo y bajándonos del auto, armando y desarmando la silla de ruedas múltiples veces al día por semanas. En retrospectivativa lo hemos hecho todo, quien diría que la condición de Javier es supuestamente una limitante.

 

Ve también: Tengo un candado para mi maleta, pero no usa llave ni clave ¿Qué tal?

 

En este minuto estamos en Barcelona, donde una amiga que conocimos en Turquía (y con la que recorrimos toda la Cappadocia).

Nos alojó, y tan insignificante es para nosotros la condición de Javier que ella olvidó avisarnos que ¡la entrada de su casa tiene 10 escalones! Jajaja. ¡Entre las dos subimos a Javier sin dificultad usando la técnica adecuada! En este país nos hemos movido a pie sin parar. Tomamos el tren, el metro y caminamos por Barcelona incansablemente desde las 9 am hasta las 8 pm.

 

Nuestro viaje ha tenido aventuras y desventuras.

La clave para disfrutarlo ha sido conocer los talentos y las limitaciones del otro. Hemos distribuido nuestros roles: Javier está a cargo de los mapas, la organización de lo que se hará en cada país y de la música. Y yo a cargo de las maletas, el manejo, de la silla de ruedas y de llevar el detalle de los gastos. Pero lejos lo más importante ha sido quererse, escucharse y pedir ayuda cuando se necesita.

 

Pueden seguirnos en nuestro blog www.ruedanomada.com o en nuestro Instagram @ruedanomada. Este blog lo estamos haciendo con todo el cariño para todas las personas que tengan alguna discapacidad y ¡que quieran conocer alguna parte del mundo y no sepan como! Esperamos que se unan a esta aventura y motivar a otros a empujar los límites de lo posible.

 

X
X