Nutrición

La paradoja de la fruta sobre la obesidad

En este tiempo comienza una mayor preocupación por el peso. Comenzamos con las “dietas de adelgazamiento” y uno de los alimentos que muchas “dietas de moda” vetan es La Fruta. Lo que me doy cuenta en mi consulta es que los pacientes le tienen miedo a las frutas, ¿las frutas engordan? Veamos que nos dice la evidencia científica.

 

La fruta contiene grandes cantidades de azúcares simples (glucosa, fructosa, sacarosa, etc.), que son bien conocidos por inducir la obesidad. Por lo tanto, teniendo en cuenta la cantidad de azúcares simples que se encuentran en la fruta, es razonable esperar que su consumo contribuya a la obesidad en lugar de a la reducción de peso. Sin embargo, la investigación epidemiológica ha demostrado consistentemente que la mayoría de los tipos de fruta tienen efectos contra la obesidad. Por lo tanto, debido a sus efectos antiobesidad así como a sus contenidos de vitaminas y minerales, las organizaciones de salud sugieren el consumo de fruta para la reducción de peso.

 

Ve también: Cómo conservar las frutillas frescas por más tiempo

 

Foto: Danielle MacInnes

Los efectos beneficiosos para la salud están bien establecidos.

Se sabe que el consumo de fruta disminuye la obesidad y las enfermedades relacionadas, como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.  Existen pruebas sólidas de que un mayor consumo de frutas y verduras se asocia con un menor riesgo de mortalidad por todas las causas, incluidas las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Se cree que varios mecanismos son responsables del “efecto antiobesidad” producido por la fruta, pero aún es difícil señalar un mecanismo particular.

Bueno, teniendo en cuenta que el consumo excesivo de azúcares simples es una de las principales causas de la obesidad y las enfermedades relacionadas,  puede causar dudas y miedo consumir frutas al querer bajar de peso, al ser un alimento que aporta azúcares. Pero esto es lo que se conoce como La Paradoja de La Fruta. La fruta se debe incluir en la dieta sin miedo. Es importante dársela a niños, aunque sean obesos. Hace más de un año leí un libro que satanizaba a la fruta de una manera horrorosa. En el libro, el autor decía que para convertir a un niño en obeso lo mejor era darle fruta. Sería terrible que la gente creyera en eso, por lo demás el autor no tiene nada que ver con el área de la salud, es un diseñador industrial.

 

Ve también: La alimentación como tratamiento de la resistencia a la insulina

 

La mayoría de los tipos de fruta contienen cantidades insignificantes de grasa, contienen una gran cantidad de agua y una cantidad considerable de fibra dietética, que puede ser responsable de diluir la densidad de energía. Por lo tanto, la fruta proporciona una menor cantidad de energía por unidad en comparación con los alimentos procesados, cuyo consumo aumenta considerablemente la cantidad de calorías diarias. La adición de frutas a la dieta diaria reduce el consumo total de energía y favorece la pérdida de peso, reducir la masa grasa y controlar la obesidad.

La fruta pro- obesidad sería la fruta consumida como jugo, fruta en conserva y fruta deshidratada. La recomendación es consumir la fruta entera, y la que se pueda comer con cáscara comerla con cáscara.

Bueno, la invitación es a comer fruta. No hay frutas prohibidas para bajar de peso.

 

Ve también: Cómo aprovechar al máximo los alimentos

 

En caso de dudas escríbanme y si se interesan por una asesoría on line pueden escribirme para contarles en qué consiste.

Cariños

María José Acevedo B. Nutricionista, Magister en Nutrición y Coach Nutricional

mariajoseacevedo@inta.uchile.cl

 

 

Foto principal: rawpixel

 

X
X