NovedadesPSBPsicología

Cuando ya no da para más…

Hoy vamos a hablar de un tema que más de alguna vez nos ha tocado vivir: las rupturas sentimentales.

Algo se pone en juego cuando las cosas no resultan como lo esperábamos, algo que tiene que ver con nosotras mismas en cuerpo y alma. Vamos a distinguir cuatro tipos fundamentales:

1. Cuando nos terminan unilateralmente sin siquiera haberlo sospechado.

2. Cuando veíamos venir la figura de la ruptura e hicimos lo posible por evitarla, pero igual nos cortaron.

3. Cuando en el fondo de nuestros corazones queríamos que nos cortaran porque no éramos capaces de hacerlo.

La última forma de ruptura no es difícil de procesar, es un cambio en la rutina y en llenar los espacios que ha dejado el otro. Sin duda podemos sentirnos tristes, pero sucede mientras asimilamos y nos reencontramos con la soledad. Sin embargo las otras dos, las otras dos formas de ruptura son las que suelen dejarnos en shock y cuesta trabajo salir del estado: en esas rupturas quiero focalizarme.

Cuando estamos en una relación de pareja, cuando nos enamoramos de otra persona, hemos puesto toda nuestra “energía” todo nuestro “deseo” en otro, entonces cuando decide dejarnos está dejando esa energía circular sin rumbo, sin lugar para calmarse.

En el fondo nos sentimos absolutamente vulnerables, tendemos a echarnos la culpa de lo que ha sucedido, pensamos que no volveremos a conocer a alguien especial e intentamos negar la situación al consolarnos con la creencia en que el sujeto en cuestión regresará arrepentido.

Lamentablemente es poco probable que regrese, por lo tanto lo mejor que podemos hacer (en ese momento triste) es ser realistas y concretas. El tema de la culpa va de la mano con nosotras, parece que sentimos culpa sistemáticamente y es buena idea que dejemos de buscar responsables a una situación que fue vista desde dos prismas absolutamente distintos (distintos porque si no los dos habrían estado sintonizando la misma frecuencia y en ese sentido es imposible que uno se vaya si el otro quiere seguir).

La rabia y la pena nos juegan en contra: ¿por qué? Porque  odiar algo que has amado hará que lo odies más aún y de paso te odies a ti misma (si es un “tarado”, un “imbécil”, un “tonto” entonces te sentirás pésimo por haberte fijado en él y echarás la culpa sobre ti, nuevamente).

La sugerencia es tomar las cosas con calma, no buscar respuestas ni fantasear en torno a la ruptura (la única persona que podría darnos señales ya no está, así que es mejor quedarse con los datos que se tienen y confiar en las palabras del que alguna vez amamos).

Luego de la rabia entramos en un estado de tristeza profunda en el que queremos venga una luz y nos devuelva a aquél ser maravilloso que conocimos un día. Bueno, eso no sucederá por más que suframos, así es que es importante que busques personas que te escuchen y acompañen (solamente eso! Evitar a la amiga espía que te contará lo que ha hecho tu ex, evitar a la amiga que te llenará de sermones porque “te lo dijo” y fundamentalmente evitar la compañía de aquellas personas a las que partes contándole tus penas profundas y te interrumpen con un “a mi una vez me pasó lo mismo y bla bla bla”). Necesitas una red de apoyo que te contenga, sino es mejor estar sola: escribir, escuchar música, conectarte con la pena y aceptarte del lugar donde estás (con pena y sola).

Una vez alguien dijo “no es que no pueda olvidarme de él, es que no puedo aceptar lo inútil que soy para él, no puedo aceptar que él se haya olvidado de mí”. Esto ilustra que en ocasiones nos da mucha más pena y rabia el sentirnos olvidadas, más que el hecho mismo de haber perdido a un X (¿se entiende?). Entonces debemos ser nobles: déjalo ir, sácalo de tu corazón sin rabias, sin rencores ni cuestionamientos: DESAPEGO se llama y es muy útil porque te libera. Porque incluso si la vida los vuelve a juntar habrás actuado adecuadamente, sin actos impulsivos, sin escándalos, sin dobleces y créeme que esa sensación de tranquilidad será para ti una fortaleza. Además, lo harás responsabilizarse, hacerse cargo de la decisión que ha tomado. No podrá decir: “era una loca, menos mal que la corté”, “yo sabía que estaba mal, por eso terminé”, etc.

Por último quiero decirles que siempre, ¡siempre! vas a conocer a otro, a otro que te interese, porque la energía que volcaste sobre tu ex vuelve a ti y luego de la pena y todo el proceso que vivirás la harán estar lista (a la energía) para volver a volcarse sobre alguien.

AH! Importante: no todos son iguales: eres tu la misma! Tu eres la que tiende a repetir los patrones. Así que ojo, analizarse y revisar por qué intento vincularme en relaciones que no me hacen bien.

 

Foto Unsplash

23 comentarios

  1. Yo creo que a terminar es de las cosas que tengo miedo. Tengo 22 años y he tenido una sola relación en mi vida, llevamos 5 años y crecimos juntos como pareja. Sin embargo a pesar de todo el miedo que me da creo que no sería tan terrible, la comunicación en las parejas es fundamental, pero esa comunicación honesta donde te van a decir lo que uno no quiere que le digan, como por ejemplo que no te admiran o algo así. Y creo que es buena porqe evita generar falsas expectativas y grandes porrazos. Y otro elemento que creo ha sido importante es estar muy conscientes de las decisiones que tomamos, saber que traen costos y consecuencias y asumirlas, no lamentarnos por ellas después sino cuando algo no funcione la unica culpable y quien se sentira mal seremos nosotras. Eso yo lo aprendí porque fue la unica forma de poder vivir con mi novio a los 18 sin sentirme pesimo por dejar a mi familia en cada discusión que tuviesemos. Se que si ahora terminamos no me lamentaria por nada, y no porque sea perfecto sino porque son decisiones que yo tome, consciente de lo que implicaban y las escogi yo.

  2. Me da pena esto, no porque sea mi realidad en este momento pero si la viví, quien no ha sufrido por amor!! duele cuando te dejan, pero mas cuando te traicionan y tienes que ser tú la que dejas a pesar de que amas, a pesar de la pena y los tragos amargos con el tiempo todo pasa, uno vuelve a brillar y ser feliz cuando se reencuentra con una misma, así que ánimo para todas las que lo están pasando!! que nadie se ha muerto de amor <3

  3. Que buen tema!
    En general yo a todos mis ex los he olvidado pensando cosa negativas de ellos.
    No es el mejor método pero me ha resultado..
    Tampoco termino en buena relación, si terminamos es para siempre, como si jamás hubiera existido, soy un poco radical y extremista..
    Bueno, pero si me llega a pasar nuevamente creo que recordaré este consejo, del desapego.. creo que será más fácil y menos dañino.

  4. Varinia, cómo comienzo este proceso de Desapego?, ya son casi 3 meses desde que me “terminaron” (puntos 2 y 3), y he pasado por todo lo que tu describes, rabia, odio, pena, culpa y es cierto, mi mayor dolor es que me olviden tan rápidamente… pero ahora qué hago, me cuesta dejarlo ir sin sentir rabia por su desprecio, por no saber valorarme…. algún consejo??

  5. Me encantó!!!
    Completamente identificada con esto. Una lectura perfecta de esos momentos críticos. Lo mejor: la última parte. No hay nada más gratificante que lo que viene después del desapego: el “bakan” renacer!

  6. Pucha hace una semana me pasó el punto 1, no lo vi venir y me agarró con todo, ha sido super triste, pasé días sin comer, llorando y llorando, a todo eso súmenle que vivíamos juntos y tengo q irme del depa porque no podría pagarlo yo sola, ese tipo de cambios creo es lo que me tiene más agotada mentalmente, me cuesta rearmarme sin pensar q volverá porque me ha dicho que me ha extrañado y me habla cosas “bonitas”, no es fácil partir de cero, sentir esa dependencia cuando te dejan ha sido lo más difícil, si, espero que recapacite, pero si no, tengo la fe que podré seguir mi camino, me va a costar han sido casi 3 años muy intensos y muy lindos (nada de malos tratos, ni infidelidades ni nada, una relación super bonita pero se “ahogó” y yo ahí na que hacer) a ratos caigo en la angustia pero me afirmo en que nadie se ha muerto de amor y también en mi pega y gente querida, porque a pesar que lo amo con mi corazón algo entre nosotros murió cuando me dijo “tenemos q terminar” y eso creo es lo que más más me cuesta asumir…
    Abrazos 🙁

  7. No estoy 100% de acuerdo. Hace unos cuantos meses terminamos como común acuerdo, pues yo me iba a un viaje largo, cosa que comenzó a entorpecer la relación… recién ahí comencé a tomarle el peso a mis sentimientos y anhelos personales, dandome cuenta de que lo que yo necesito para ser feliz profesional y sentimentalmente, no está en otro lugar más que aquí… Conversamos y solucionamos nuestros puntos. Hoy estamos juntos y felices, el viaje va, pero ya no es tan largo, porque tengo a alguien que me espera acá. Creo en las segundas oportunidades, así que si alguna siente que tiene que dar una nueva batalla, adelante, que de las experiencias siempre se aprende. Si funciona bien, si no al menos lo intentaste y puedes retirarle con la conciencia y el corazón tranquilo.

  8. Uff este post me llegó mucho, la verdad es que por el tema de mi baja autoestima yo tiendo a echarme a morir, lo paso muy mal.
    Cuando entré a la U conocí a un niño y pololeamos 3 años. Yo juraba que era el amor de mi vida y me proyectaba, y un día terminó conmigo y en verdad sentía que me iba a morir. No dormía, no me daba hambre, lo pasé pésimo. Fue muy duro pasar el duelo, además de que sentía que nunca más iba a conocer a alguien tan completo como él. Pero conocí a otro niño, y si bien pololeamos 4 años y terminamos no hace mucho, estoy muy tranquila porque con él aprendí a valorarme y a quererme, y fui yo la que decidió terminar porque de verdad chiquillas una puede estar con alguien muy simpático, inteligente y guapo, pero cuando nos tenemos que comer pataletas sin sentido o no hay interés en hacernos felices y construir algo de a dos, demuestren amor propio y terminen. A mi me costó mucho porque a pesar de todo lo quería demasiado, pero llega un punto en que los momentos tristes le ganan a los felices y no hay nada que hacer.
    Yo era de las que no podían estar solas, y llevo ya un tiempo soltera y estoy feliz, lo que no significa que no voy a tener otra relación si conozco a alguien bacán, obvio! jaja

    un abrazo a todas, y gracias por este post Vari

  9. Karina,
    El que alguien no te valore no quiere decir que No valgas. Solamente quiere decir que ESA persona no percibe ese valor. Entonces debes mirar como eres valorada por los demás, debes mirar tus virtudes: lo que has logrado, las metas cumplidas, a quienes ha sido útil, etc. Al soltar esa rabia, al dejar que ese otro te olvide y aceptar que lo haga entonces estarás comenzando a desapegarte.
    Un abrazo.
    Vari

  10. Querida Belén:
    me deja muy contenta que te haya servido también.
    A veces se nos olvida hablar de estos temas.
    Te adoro!
    vari

  11. Cami,
    Excelente reflexión. Al final todo sirvió para que fueras capaz de darte cuenta todo lo que vales.
    Un beso enorme.
    Vari

  12. Es verdad María José, hay estalas que van pasando y uno cambia también. Es bueno eso de aportarte en lo que mantienes y evaluar positivamente lo vivido.
    Te mando un abrazo apretado y cuéntanos como van las cosas.
    Besitos
    Vari

  13. Suena fácil… lamentablemente los duelos son tan distintos para cada persona y no hay una formula para “salir” de ellos. Un término es una pérdida y eso afecta a todos de manera distinta, tal como ocurre cuando perdemos a un ser querido. Yo soy de la opinión de que estos momentos son la oportunidad para analizar cómo hemos conducido nuestra vida también, no desde la culpa, sino cómo hemos enfrentado las relaciones íntimas y eso tanto tiene que ver con nuestra historia personal… la ayuda de un psicólogo no siempre es cuando estamos deprimidas , también es para que hagamos una autocrítica y busquemos enfrentar nuestras futuras relaciones de otra manera… porque eso de “sin ni siquiera haberlo sospechado” es porque de algo no nos dimos cuenta. Tendemos a idealizar al otro y nos perdemos de verlo como es en realidad. Eso opino, Saludos a todas!

  14. Pilar:
    es cierto, analizarnos nos permite entender aspectos de nosotros mismos y de nuestro entorno, 100% recomendable. Muchas gracias por tu comentario.
    Un beso
    Vari

  15. Carla, sabes??? No estoy tan de acuerdo!!! Yo si creo que parte de uno se muere cuando la otra persona deja de estar!!! La proyección, entre otros!!! Pero soy de las que cree que el dolor es necesario vivirlo!!!

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X