CelebrityMujerNoticias

Lady Gaga habla sobre el abuso sexual que sufrió.

También habló sobre salud mental.

Ayer la cita en Hollywood era para honrar a Lady Gaga, nombrada por Elle como una de las estrellas de Hollywood. Con su reciente estreno cinematográfico, Gaga quedó inmediatamente en esta categoría. Pero su discurso no fue el de una diva. Muy por el contrario, Gaga habló muy honestamente de sus propias inseguridades, del abuso sexual que sufrió, de enfermedad mental y, desde este lugar tan vulnerable, hizo una súplica a que nos apoyemos, levantando nuestras voces y “llevando el mundo hacia la bondad”.

Vistiendo un traje de dos piezas, Gaga comenzó ayer lo que en un principio le pareció al público un discurso cómico. “Vi un gran traje de Mark Jacobs en la esquina. Un traje enorme, hecho para mujer. En este traje, me sentí yo misma hoy.” A ratos el público rió. Pero ese no era el tono del discurso. Rápidamente, este fue cambiando hacia algo mucho más serio. “Como sobreviviente de asalto sexual, por alguien en la industria del entretenimiento; como mujer que aún no es lo suficientemente valiente para decir su nombre; como mujer que fue condicionada desde temprana edad para escuchar lo que los hombres me decían que hacer, decidí hoy que quería tomar el poder de vuelta. Hoy yo llevo los pantalones.” De esta manera, el traje que llevó Gaga es un símbolo más de la lucha que tantas y tantas mujeres están llevando en el especialmente abusivo mundo del entretenimiento.

Te dejamos un extracto del discurso en este video, y luego una transcripción de todo lo que Gaga dijo en esta importante ocasión.

Gaga pronunció su discurso de aceptación de Mujeres en Hollywood desde un lugar extremadamente vulnerable y honesto. Acá el discurso:

“Hoy me probé vestido tras vestido preparándome para este evento, un corsé apretado tras otro, un tacón tras otro, un diamante, una pluma, miles de telas con cuentas y las sedas más hermosas del mundo. Para ser honesta, me sentía mal del estómago. Y me pregunté: ¿qué significa realmente ser una mujer en Hollywood? No somos solo objetos para entretener al mundo. No somos simplemente imágenes para traer sonrisas o muecas a las caras de las personas. No somos miembros de un desfile de belleza gigante destinado a enfrentarse entre sí por el placer del público. Las mujeres en Hollywood, somos voces. Tenemos profundos pensamientos e ideas, creencias y valores sobre el mundo y tenemos el poder de hablar, ser escuchados y contraatacar cuando somos silenciados.

Entonces, después de probar 10 o más vestidos, con un sentimiento triste en mi corazón, de que todo lo que importaría era lo que usé en esta alfombra roja, vi un traje demasiado grande de Marc Jacobs enterrado en silencio en la esquina. Lo puse en una vista contundente de ojos que me miraban con confusión. ¡Pero el Rodarte era tan hermoso! uno dijo. ¡Pero el Raf Simons de Calvin Klein fue tan impresionante contigo! dijo otro. Pero ¿qué pasa con el Brandon Maxwell? ¿Qué pasa con el Dior? Muchas preguntas. Eran todos los vestidos. Este era un traje de hombre de gran tamaño hecho para una mujer. No es un vestido. Y entonces empecé a llorar. En este traje, me sentí como yo hoy. En este traje, sentí la verdad de quien estoy soy metida en mis entrañas. Y luego, preguntándome qué quería decir esta noche, fue muy claro para mí.

Como sobreviviente de asalto sexual por parte de alguien en la industria del entretenimiento, como una mujer que todavía no es lo suficientemente valiente como para decir su nombre, como una mujer que vive con dolor crónico, como una mujer que fue condicionada a una edad muy joven para escuchar lo que los hombres me dijeron que hiciera, decidí hoy que quería recuperar el poder. Hoy me pongo los pantalones.

En una época en la que apenas puedo ver las noticias, jadeé ante los hombres injustos, y algunas mujeres, francamente, que veo llevando este país. Tuve la revelación de que tenía que empoderarme para ser yo mismo hoy más que nunca. Para resistir los estándares de Hollywood, lo que sea que eso signifique. Resistir los estándares de vestir para impresionar. Para usar lo que realmente importa: mi voz.

Después de que fui atacada cuando tenía 19 años, cambié para siempre. Parte de mí se cerró por muchos años. No le dije a nadie. Lo evité yo misma. Y sentí vergüenza aún hoy, parada frente a ustedes. Siento vergüenza por lo que me pasó. Todavía tengo días en los que siento que fue mi culpa. Después de compartir lo que me sucedió con hombres muy poderosos en esta industria, nadie me ayudó. Nadie ofreció mi guía o una mano para guiarme a un lugar donde sentí justicia, ni siquiera me indicaron la dirección de la asistencia de salud mental que necesitaba. Esos hombres se escondieron porque temían perder su poder. Y porque se escondieron, comencé a esconderme.

Me escondí durante mucho tiempo hasta que empecé a sentir dolor físico. Luego tuve que ir al médico porque no sabía qué me pasaba. Y luego me diagnosticaron trastorno de estrés postraumático y fibromialgia, que mucha gente no cree que sea real, y ni siquiera sé qué diablos puedo decir sobre eso. Pero te diré lo que es. Es un síndrome que es esencialmente un ciclón de dolor inducido por el estrés. Y realmente desearía que mi amiga Lena Dunham estuviera aquí esta noche porque creo que ella podría articular esto mucho mejor que yo. Y espero que todos estemos de acuerdo en que es una mujer extraordinaria.

Depresión, ansiedad, trastornos de la alimentación, traumas: estos son solo algunos ejemplos de las fuerzas que pueden llevar a este tornado de dolor. Entonces, lo que me gustaría decir en esta sala de mujeres y hombres poderosos hoy es trabajemos juntos para atraer al mundo hacia la bondad. Ahora tengo la suerte de contar con los recursos para ayudarme. Pero para muchos, los recursos no existen o las personas no tienen la capacidad de pagarlos o acceder a ellos. Quiero que la salud mental se convierta en una prioridad global. No somos capaces de controlar todos los desafíos y tragedias que la vida nos presenta. Pero podemos trabajar juntos. Este salón puede trabajar juntos para curarse unos a otros. Y también podemos tratar de encontrar la fuerza de la mejor manera que podamos para pedir ayuda si la necesitamos.

Mi sueño personal es que haya un maestro o terapeuta experto en salud mental en todas las escuelas de esta nación y, con suerte, algún día en todo el mundo. Levantemos nuestras voces. Sé que lo somos, pero seamos más bulliciosos. Y no solo como mujeres. Como humanos. Y ver que hay grandes hombres en el mundo. Y pedirles que nos tomen las manos. Para la justicia. Que nuestras voces sean escuchadas. Cualquiera sea nuestra historia. Para una posición igual. Lucharemos por la justicia para mujeres, hombres y personas con otras identidades sexuales. Para mí, esto es lo que significa ser una mujer en Hollywood. Significa que tengo una plataforma. Tengo la oportunidad de hacer un cambio. Ruego que escuchemos y creamos, y prestemos más atención a quienes nos rodean, a los necesitados … Se una mano que ayuda. Se una fuerza de cambio.”

 

Creo que todas sabemos lo fuertes que hay que ser para hablar no desde nuestra fuerza, sino desde nuestras heridas y lugares más vulnerables, y eso es lo más impresionante de lo que Lady Gaga hizo ayer. Esto, junto con su llamado a trabajar unidos, no en el odio sino en el mejorar, demuestran la clase de persona que es. Una persona que seguiré mucho más de cerca y que, espero, logre todo lo que se propone. Porque yo también trabajaré en pos de este objetivo. Porque yo también quiero un mundo con más bondad.

 

Puedes ver el discurso completo de Lady Gaga acá:

 

Sigue viendo: Octubre: Mes del Cáncer de Mama

X
X