Novias

Guía para elegir tu velo de novia perfecto.

Aún hay novias que eligen usar velo el día de su matrimonio.

Pese a que es un complemento bastante clásico y tradicional, aún hay novias que eligen usar velo el día de su matrimonio. Si eres de ellas, a la hora de elegirlo es importante considerar su longitud, tono, tela y estilo para equilibrarlo con el resto de los elementos de tu look como el vestido, los zapatos, el peinado y otros accesorios. Si logras combinar todo el resultado será simplemente perfecto.

 

Cabe mencionar que antiguamente el velo se utilizaba en los matrimonios arreglados por las familias para ocultar el rostro de la novia y mantenerlo en sorpresa para el futuro marido. Luego, en la Edad Media simbolizó pureza y castidad, y en el siglo XX pasó a ser considerado un complemento de lujo reservado para la nobleza.

Ve también: Tips para lograr unas pestañas largas y sanas

 

Actualmente en la era de las millennials, el velo sigue simbolizando elegancia y hasta se le permite darle un toque de modernidad para darle un sello personal y moderno. Todo está permitido en su justa medida. Si estás decidida a llevar este milenario complemento, no dejes de tener en cuenta estas reglas doradas al momento de elegirlo.

 

Primero que todo elige el vestido, ya que de él dependerá el tipo de velo que te convendrá elegir.

Nunca al revés. Lo mismo deberás hacer con el resto de los complementos como los zapatos o el tocado. El vestido es el puntapié inicial de todo tu look, así que primero enfoca tu energía en decidir el vestido.

La mejor opción para lucir un velo es llevar el pelo recogido. Sin embargo, si quieres llevarlo suelto o semi recogido, el velo deberá ser más largo que tu cabello y ojalá el peinado igual sea hacia atrás para despejar tu rostro.

 

Ve también: Dibujos de matrimonio, ¿Reemplazaría un fotógrafo?

 

Toma en cuenta los detalles de tu vestido a la hora de elegir tu velo.

Por ejemplo, si en el escote hay muchos detalles, elige uno transparente y sencillo. Recuerda que menos es más, siempre. Y si, por el contrario, tu vestido es más bien sencillo entonces sí puedes elegir un velo con bordados, pedrería o más llamativo. No olvides que ese día la que debe desacar eres tú, no dejes que tu velo se lleve la atención que te pertenece.

Si quieres usar un vestido claro o en tonos blancos, elige un velo que sea del mismo color que tu vestido. Nunca combines blanco con marfil. Pero si quieres ser moderna y más osada, puedes de frentón elegir un velo de color ¡Y nadie quedará indiferente! Turquesa, rosado, menta, dorado, si te atreves puedes elegir uno colorido.

Ve también: ¿No sabes si usar chasquilla? El flequillo está de vuelta

 

Sal de tu casa con el velo puesto y no te lo quites hasta el coctel, y luego de eso puedes reemplazarlo con un accesorio más cómodo, como un tocado o una diadema. Antes la novia mantenía el velo hasta la celebración, pero ahora no hay problema con romper esa parte del protocolo, ya que se entiende que la novia merece estar cómoda y compartir con sus invitados.

 

El largo de tu velo es directamente proporcional a tu estatura:

si eres muy alta, puedes elegir un velo largo, y si eres baja elige uno más corto. Ahora, si eliges un velo mediano que es un punto medio entre ambos, de 76.2 cm, considera debe usarse con vestidos sin cola. Y si eres más alta que tu pareja, olvídate de usar velos voluminosos o harás que él se vea aún más bajo.

Si decides usar un velo corto tienes que tener en cuenta que debe quedar unos cinco centímetros por debajo de la línea del escote de la espalda del vestido.

 

Si eliges un velo largo, asegúrate de que esté a la misma altura que el dobladillo de tu vestido o que sea del mismo largo que la cola de éste, de esta forma evitarás que te lo pises o te tropieces.

Ve también: Accesorios indispensables en el look de una novia

X
X