Psicología

Disculpas de un Manipulador

No las esperes

Hola Bellas! Más de alguna vez, lamentablemente, hemos tenido que relacionarnos o vernos expuestas a personas manipuladoras o narcisistas, que no se reconocen como agresores, sin importar la evidencia de su mala conducta, y quizás justifiquen su actuar de cualquier manera, incluyendo las más inverosímiles.

 

Cómo es posible que esto ocurra?

Ninguno de nosotros quiere considerarse mala persona, tampoco asumimos que estamos haciendo cosas malas, es por esto que podemos justificar nuestras malas acciones a quienes nos juzgan.

Con los manipuladores ocurre lo mismo, con una tendencia a considerarse víctimas, ya que su autoimagen no puede manejar lo contrario. Además, admitir que hicieron algo malo, sería el equivalente a asumir un fracaso o una renuncia, lo que es imposible.

En la mente de este tipo de gente existe un choque entre el desorden de personalidad, la necesidad de control y el ciclo de abuso por el otro.

Todas estas son aberraciones, con el fin de seguir considerándose a sí mismos buenas personas.

 

Por todo lo anterior, es que nunca debemos esperar que un abusador admita sus errores, ya que nadie puede cambiar si no admite lo que hizo mal. Por lo tanto, sólo hay que alejarse y desconectarte de ellos.

 

Las técnicas del manipulador incluyen:

  1. La cortina de humo:

    táctica en que se intenta hacer desaparecer lo ocurrido con frases como ‘eso no ocurrió’, ‘no fue así’, etcétera.

  2. Proyección:

    es un mecanismo de defensa ocupado para desplazar la responsabilidad de su conducta y sus consecuencias, atribuyéndola a otra persona.

  3. Conversaciones sin sentido:

    utilizan conversaciones circulares, hechos pasados, cortinas de humo, entre otras, para confundir.

  4. Generalizar y descalificar:

    pueden llegar a tratarte de loca o ignorante, con el fin de desestimar todos tus argumentos y opiniones, además de hacer afirmaciones vagas o universales.

  5. Tergiversar pensamientos y sentimientos hasta el extremo absurdo:

    convierten tus sentimientos en un defecto de carácter que evidencia irracionalidad, haciendo que tu historia parezca absurda.

  6. Críticas destructivas disfrazadas de falsa bondad y la perfección imposible:

    quieren que mejores, te ayudan a ser feliz o estar más satisfecho contigo, así, ‘por tu bien’ te harán ver todos tus errores.

  7. Evasión del pasado:

    errores de otras personas o los nuestros, explican este comportamiento y lo justifica.

  8. Amenazas encubiertas:

    tratan de hacer frente a los desacuerdos desviando la atención en su derecho a discrepar y la consecuencia de no estar de acuerdo, junto con amenazas y diversos ultimátum no manifiestos.

  9. Insultos:

    al oponernos a un narcisista, dañamos su superioridad, generando un ataque de rabia, así, el manipulador trata de recuperar la confianza denigrando y descalificando a la otra persona. Los insultos aparecen de manera más rápida y fácil, asociados a la inteligencia, apariencia o comportamiento.

  10. Condicionamiento destructivo:  arruinan actividades grupales en relación a su presencia o ausencia en ellas, llegando incluso a forzar la cancelación de éstas.
  11. Hacerse la víctima y difamar al contrario:

    relatan que existe un complot o campaña de desprestigio en su contra cada vez que no pueden controlar la forma en que los demás los ven.

  12. Bombardeo de amor y socavo de la autoestima:

    se muestran como la pareja o amigo ideal, posteriormente, devaluando a amistades que consideran rivales.

  13. Falsa confianza:

    se presentan y hacen hincapié en lo buenas personas y confiables que son.

  14. Triangulación:

    el contraste de opiniones, que también saben usar en su beneficio.

 

 

Hace unas semanas, me di cuenta que había estado expuesta a un manipulador y narcisista por muchos años, a quien incluso llamaba amigo y, lamentablemente, sé que muchas de ustedes lo están ahora o lo han estado en algún momento.

Es por esto que el consejo es alejarse, gritar, reclamar, denunciar e informar, aunque no las escuchen, y rodearse de aquellos que las quieren y las pueden proteger, porque todas tenemos una red de apoyo segura para cuidarnos, que está más cerca de lo que imaginamos. No se dejen intimidar.

 

Les dejo un gran abrazo!

 

Aurora Poblete Vega

Quizás te interese también…

 

 

X
X