BellezaMaternidadPsicología

La belleza en nuestros días: ¿Cada cuánto reflexionamos del tema?

¿Se preguntan cómo esto afecta tanto a los niños y adultos?

Hagan el ejercicio y pongan atención a la publicidad disponible. Ojeen una revista de moda. Hagan zapping en la tele o simplemente fíjense en los carteles de la carretera. Es un hecho que los y las modelos publicitarias, así como quienes trabajan para la industria de la moda, tienen que ser casi por requisito muy jóvenes. Ellas flaquísimas y ellos musculosos. Es hora de volver a reflexionar un poco sobre el tema.

Los actuales cánones de belleza

Lamentablemente, éstos imponen la delgadez extrema y una eterna juventud. Rostros perfectos y tallas inalcanzables, haciéndonos creer que eso es ser bellos y atractivos. Ejercen una constante presión para que mujeres y hombres de todas las edades nos sintamos inconformes y queramos cambiar nuestros cuerpos.

Ya hemos hablado de la gran influencia que tienen los medios masivos de comunicación en la vida, sobre todo en la de los niños, que por su edad y procesos de formación y madurez son mucho más vulnerables que los adultos.

Por ello este tema es especialmente dañino para los más pequeños de la casa que crecen viendo publicidad, que finalmente es engañosa porque apunta a un cuerpo que no es real. ¡Menos para el promedio del chileno/a! Que no es ni tan alto, ni tan flaco, ni tan acinturado como los modelos que solemos ver.

El daño que provocan

Estudios comprueban que la extremada delgadez propuesta por los medios y la industria de la moda las últimas décadas ha generado un efecto muy negativo en la autoestima, conformidad con el propio cuerpo, seguridad y hábitos alimenticios de muchas personas, sobre todo niños, niñas y adolescentes en todo el mundo.

En un estudio del año 2002 se expuso a los habitantes de la isla Fiji (que hasta ese momento habían estado aislados por su condición geográfica y cultura) a programas de televisión y publicidad occidental donde se exponían, al igual que pasa en Chile, los cánones de belleza occidentales. El resultado, en el corto plazo, fue un aumento preocupante de trastornos alimentarios en la población.

Bandera de lucha por la belleza real

Por suerte existen quienes se han dado cuenta de esta realidad y se la han jugado por demostrar la importancia de la belleza natural. Han exhibido ante aquellos que desconocemos cómo funciona la industria de la moda (y que solemos creernos todo lo que vemos). La falsedad que en muchos casos representa, cómo se abusa del photoshop y los problemas de salud que sufren gran parte de las y los modelos que admiramos.

Podría interesarte: Es necesario hablar de los trastornos alimenticios.

Por ejemplo, Dove es una de las empresas que han luchado por reivindicar la belleza natural del ser humano y por comunicar que la belleza es para todos.

En Youtube podemos encontrar varios videos de esta campaña, entre ellos “Beauty Pressure”, una conmovedora producción que muestra la gran y negativa influencia que puede llegar a tener esta errada percepción de la belleza en los niños. Ésta termina con la siguiente frase:

 “Talk to your daughter before the beauty industry does”.

(“Habla con tu hija antes de que lo haga la industria de la moda”).

¿Cómo proteger a nuestros hijos de todo esto?

Primero que todo, debemos tratar de evitar que tengan acceso libre a internet, a redes sociales y a la televisión por cable y abierta lo más posible. Digo lo más posible, porque también soy mamá y sé que en algunos casos no hay nada más efectivo para poder descansar, trabajar o hablar con alguna amiga tranquila que “enchufarlos” un rato a la tele o al celu.

Pero si lo hacemos, que sea tomando precauciones, como ponerles Youtube Kids, en vez de Youtube, ya que no tiene publicidad ni corren el riesgo de ver cosas inapropiadas. Preferir que vean dibujos animados en Netflix donde tampoco podrán toparse con propaganda, entre otros.

Lo segundo, hablar con ellos y explicarles en la medida que vaya saliendo el tema o cuando tengan curiosidad y esforzarnos para superar nuestras falsas creencias con respecto a la belleza. Queramos o no, hemos crecido con los cánones de belleza actuales y tendemos a eso.

Hay que ser súper conscientes en este sentido y realizar un cambio real

Esto significa no menospreciar a quien tiene sobre peso, a la que no está vestida a la moda, o a quien se dejó el pelo con canas. Tampoco idolatrar a las típicas modelos que representan lo que aquí estamos poniendo en juicio.

Esto es sumamente importante ya que los niños comienzan a aprender del mundo a través de nosotros, sus padres y madres que somos sus primeros modelos a seguir.

Por último, si les van a comprar muñecas, que no sea la típica rubia de ojos azules. Hay varias líneas, incluso de la marca Barbie, que tienen modelos más bajas, morenas, con caderas anchas y algunas hasta con poca pechuga.

Lo mismo con los cuentos que les leemos. Tratemos de innovar, de salir de la clásica Cenicienta que se encontraba fea o de la Blanca Nieves que todos admiraban por su belleza clásica. Hay cuentos cuyos protagonistas son niños mapuches y otros que tienen historias sumamente interesantes y diferentes.

Rebeldes de la perfección

Supongo que al igual que yo, ustedes también se habrán topado en las redes sociales con la portada de la revista Cosmopolitan (comentada también en el blog e Instagram de PSB), donde aparece la modelo Tess Holiday posando en un lindo traje de baño verde esmeralda.

Para los que no la conocen, Tess es una modelo estadounidense de tallas grandes y pesa cerca de 120 kilos. Dejando de lado la polémica generada por la portada, me quedo con la importancia de que personas como Tess, con cuerpos reales, se hagan visibles y demuestren que, aun con un evidente sobrepeso, también se puede ser bella y segura de ti misma.

Me encantaría pensar que esto está cambiando. Que mis hijos no se van a criar viendo en las redes sociales o en las revistas sólo portadas con modelos raquíticas y “perfectas”. Tengo la esperanza que serán más felices y menos enrollados de lo que yo fui durante mi adolescencia porque no tendrán que lidiar con la presión de que la belleza y el atractivo físico tiene que ver con la simetría y la perfección.

X
X