DeporteSalud

¡Ánimo! 10 maneras de hacer del ejercicio un hábito inquebrantable

Ponle todo el power porque ¡tu puedes!

Unsplash

Si eres de las que nos cuesta poner de acuerdo a un pie con otro para ir al gimnasio, ¡este post es para ti! Vivimos poniendo excusas para no hacer deporte. Desde nuestra ocupada agenda laboral y personal hasta que no encontramos la música adecuada para ello.

Pero seamos honestas: Nos aburre, nos duele, y nos molesta hacer ejercicio. Eso es lo que pasa. Pero estar en forma es importante para nuestra salud, y será muy importante para nuestra vejez, así que debemos hacernos el ánimo. Tanto si prefieres ejercitar en tu casa, al aire libre o en el gym, este post te ayudará con claves para hacer de esto un hábito inquebrantable.

1) Encontrar un deporte que te guste

Lo pongo como punto uno porque, después de todo, ES MUCHO MÁS DIFÍCIL INCLUIR EN LA RUTINA ALGO QUE ODIAMOS. Si lo tuyo no es correr en la caminadora por 40 minutos, quizás logres hacerlo por tres días, pero luego lo vas a dejar. Como siempre. Recordemos que la definición de locura es volver a hacer lo mismo y esperar resultados diferentes.

Busca un deporte que sea para ti, uno que te guste, uno que te anime, uno con un grupo de gente que te apoye (como el pole dance), o por último, si todo falla, haz HIIT. ¡Al menos será corto!

2) Comprar ropa deportiva

Se lee completamente ridículo porque es un costo hundido, ergo, puedes comprar la ropa, tirarla al fondo del clóset, y no verla nunca más. Pero siempre va a estar ahí ese grillo mental que te dice: Ya gastamos esta plata, al menos tratemos. Además, comprar ropa adecuada para ese deporte que quieres hacer es el primer paso para estar cómoda. Y qué mejor que estar cómoda haciendo ejercicio, ya estamos incómodas con la situación per se.

3) Ten un check list

Si eres de las que viven inventando excusas, haz un check list de todas ellas. ¿La botella con agua? Check. ¿La música/ podcast/ audio libro? Check. ¿Lavar la ropa deportiva? Check. Tu mente está constantemente tratando de encontrar razones por las cuales saltarte el ejercicio hoy, así que debes doblegarla y adelantarte. ¡Sin excusas!

4) Experimenta

Según los artículos que siempre una se encuentra, es mejor hacer ejercicio en la mañana. Pero si ya te levantas a las seis, nunca lograrás meter el deporte en tu rutina matutina. Quizás sea mejor para ti después del trabajo, o a medio día, con una clase de boxeo donde pretendes asesinar a todos tus colegas. Quién sabe. Lo que a ti te funcione es lo que es mejor para ti.

Prueba diferentes horarios, deportes y rutinas. Prueba hasta encontrar lo que más te gusta. Hasta que quieras volver.

5) Anota tu ejercicio en tu agenda

TODOS LOS DÍAS POR ADELANTADO, no sólo la próxima rutina. Esto te permitirá comprometerte con hacer del ejercicio una rutina, y no algo que hacer “si sobra tiempo”. Aceptémoslo: nunca sobra tiempo, porque nosotros escogemos cómo gastarlo. Sistematizar tu rutina de ejercicio dándole tiempos fijos y rutinarios te permitirá tenerla presente y no dejarla de lado.

6) Rinde cuentas

Haz empezado y dejado el deporte varias veces. Haz tratado hasta agotar tu poder de voluntad. Es hora de aceptar que la unión hace la fuerza y rendirle cuentas a un tercero. Buscar una persona a la cual rendirle cuentas, sea un amigo, compañeros de trabajo, grupo de apoyo o quien sea que te motive a seguir es la mejor manera de asegurarnos que estamos rindiendo cuentas a alguien más y motivarnos a seguir.

7) Ten una meta

Como siempre digo: si no sabes para dónde vas, difícilmente vas a llegar. Es condenarte al fracaso. Necesitas metas concretas y, sobre todo, logrables. No vas a perder este primer mes los kilos que te has echado encima en los últimos 15 años, pero: ¿Qué tal 5 kilos? Este mes quizás puedas lograr correr un kilómetro sin vomitar; quizás puedas lograr levantar 25 kilos; quizás puedas bajar 2 centímetros de cintura. En un año más: una diosa saludable. Ten una meta lograble, y un sueño al cual llegar.

8) Continúa, aunque no sea tu mejor momento

Las altas expectativas también te juegan una mala pasada mental si hoy no lograste lo del día anterior. No hiciste la misma velocidad, peso, kilometraje. Pero ten en cuenta que no siempre podemos exigirnos al máximo y esperar ser siempre perfectos es la mejor manera de decepcionarnos a nosotros mismos.

Decepcionarnos lleva a no querer volver, y esto lleva a no hacer deporte del todo. No importa si hoy lograste menos, lo importante es que lograste un día más, no interrumpiste tu rutina, y eso es lo más loable. Pudiste contra ti mismo, lo hiciste, no fue perfecto, pero aún así diste todo de ti. Eres mi ídola.

9) Empieza

No importa cuán adolorida, aburrida, o cansada te sientas, todo lo que requieres para tu rutina es comenzar con el primer paso. Tu mente te seguirá y te permitirás a ti misma comenzar. Solo empieza.

10) Planifica tu ejercicio

Ir al gimnasio a improvisar o pararte en tu living con una colchoneta puede funcionar para alguien que lleva años entrenando, pero aceptémoslo, no es lo nuestro y perdemos el tiempo en definir qué haremos hoy. Por suerte, tenemos acceso a internet y podemos planificar de antemano nuestro ejercicio, estudiando qué queremos lograr, descargando videos, suscribiéndonos a un canal de youtube o incluso bajando una app.

En nuestra próxima nota les comentaremos qué apps son las que más nos gustaron para planificar nuestras rutinas 😉

Puedes seguir leyendo sobre cómo crear un hábito en tu vida en este link de PSB.

X
X