Cerrar
Salud

Este es el motivo por el que necesitas sellar tus dientes

Todo tiene relación con su forma, ¡y evitar las caries!

sellantessalud, salud bucal, dentista, dientes, sellantes, caries

¡Hola a todas! Hoy vengo a contarles sobre el tan conocido “sellado de dientes”. Me imagino que muchas de ustedes habrán escuchado algo al respecto, pero no saben realmente de qué se trata.

¿Por qué es necesario sellar los dientes?

Primero que todo hay que saber que los molares, que son los dientes que ocupamos para triturar los alimentos, no son planos. Esto es importante, porque la presencia de surcos en ellos nos permite moler la comida y poder digerirla bien.

Sin embargo, estos surcos o fisuras son muy susceptibles a la formación de caries, pues los restos de alimentos quedan en su interior y es muy difícil removerlos. Entonces, el sellante fluye por los surcos, dejando una superficie algo más plana, bajando muchísimo la probabilidad de que se formen caries.

sellantes

¿A qué edad se sellan los dientes?

La necesidad de sellantes en los dientes temporales (de leche) se va a determinar en el control anual con el dentista, pues en pocos casos es necesario realizarlo. Los dientes de leche son más planos y se desgastan con facilidad, por lo que su indicación no es demasiado real.

Los molares definitivos es OBLIGATORIO sellarlos. Así de simple. Entonces, si el primer molar definitivo aparece alrededor de los 6 años, esa es la edad en que se realizará el primer sellante dental.

Luego, los molares y premolares se irán sellando a medida que van erupcionando (apareciendo en boca), por lo que se hace más importante entonces mantener el control odontológico anual.

¿Cómo se realizan los sellantes?

El procedimiento de sellado es INDOLORO, ya que no se necesita intervenir el diente para realizarlo. Primero se limpia el diente con un cepillo giratorio. Luego, se aplica un gel ácido de color azul, que va a preparar la superficie para que el material se adhiera.

Después se aplica una pintura transparente (adhesivo) y luego un material fluido de color “blanco diente” (sellante). Posteriormente se aplica una luz azul, que endurece el material, convirtiéndolo en una capa de barniz plástico duro.

Aunque el procedimiento del sellante no duele absolutamente nada, sí puede ser un poco incómodo para los niños pequeños, pues requiere que el diente se aísle de la humedad con una goma o con rollos de algodón, lo que suele molestar un poco. Sin embargo, los odontólogos contamos con técnicas para minimizar las molestias.

Y ustedes ¿Sabían lo que son los sellantes?