MaternidadPsicología

¿Cuándo nuestros hijos cumplen ciertos hitos del desarrollo?

A veces la misma presión social nos hace apurar ciertos procesos.

Unsplash

Muchas mamás llegan preocupadas a la consulta a pedir consejos para quitarle la mamadera o el chupete a su hijo porque se lo están exigiendo en el Jardín Infantil. Otras llegan súper culposas porque su hijo tiene 3 años y aún usa pañales. ¿Cómo saber cuándo es el momento en que nuestro hijo debe cumplir con ciertos hitos del desarrollo?

Hitos del desarrollo

Desde que los niños nacen hay comportamientos y destrezas físicas esperadas para cada edad y etapa del desarrollo. Gatear, sonreír, caminar, dejar los pañales o el chupete. Decir las primeras palabras, entre muchos otros. Para cada uno de ellos existe un rango de edad esperada en las cuales el niño debe alcanzar ese hito.

Derribando mitos

Hasta hace un par de décadas la psicología era muy estricta con la edad en que los niños debían lograr estos hitos del desarrollo.

La gente se basaba en listas bastante estrictas que generaban mucha angustia y miedo en aquellos padres cuyos hijos no habían logrado lo que por regla deberían haber hecho. Aún existen quienes creen que todos los niños son iguales y que deben alcanzar ciertas habilidades a la misma edad.

Respeto por la individualidad

Si hablamos de respeto por la individualidad del niño hablamos de pedagogía Waldorf. Este tipo de educación –que tiene su base en la antroposofía y estudios de Rudolf Steiner- postula y destaca la importancia de considerar al niño como un ser individual que presenta un ritmo evolutivo único.

Éste juega un papel transcendental en todos sus procesos vitales. Debe existir un respeto y no debemos apurarlos para que logren o alcancen los ritmos de otros niños o los ritmos “esperados” para su edad.

De acá que sea tan importante el respeto por el desarrollo de las capacidades y necesidades individuales y únicas de cada niño, por lo que somos los adultos los que nos tenemos que adaptar a ellos respetando sus tiempos, sin dejarnos llevar por presiones sociales. Obviamente todo dentro de un rango esperable.

Mamás y papás apurones

He sabido de muchos casos de mamás que presionadas por alguien han decidido “apurar” a sus hijos en algún proceso y la experiencia no ha sido de lo mejor. Hace un tiempo llegó una mamá que le había quitado los pañales a su hijo cuando tenía 1 año y 10 meses. Según me contó, todos le decían que no podía tener pañales a los 2 años, por lo que decidió hacerlo.

El tema era que su hijo no hablaba aún, por lo que el proceso fue una tortura y un completo desastre. De hecho, tuvo que volver a ponerle pañales. Un año después lo volvió a intentar pero el niño estaba tan traumado que se negaba a ir al baño. Llegó a la consulta con 4 años y aún no podía controlar esfínter.

Cada cosa a su tiempo…

Aún más difícil que seguir una estricta lista de las edades en las que los niños deben hacer las cosas, es conocer a cada niño. Ser capaces de ver a nuestro hijo y darnos cuenta si está preparado o no para alcanzar el hito del desarrollo que le corresponde.

Cada niño es diferente y cada hito también. Puede ser que un niño comience a decir algunas palabras antes del año pero dé sus primeros pasos a los 16 meses. ¡Es todo tan relativo!

Tenemos que ser capaces de observar bien a nuestros hijos. Entender qué destrezas se necesitan para alcanzar el hito que nuestro hijo debe lograr. Por ejemplo, para que controle esfínter el niño debe tener desarrollado el lenguaje. Debe conocer lo que es el pipí y la caca, y tiene que ser capaz de observar e imitar para que pueda reproducir lo que ha visto hacer a sus padres en el baño.

“¿A qué edad debo…?”

Como les contaba, este es un tema muy recurrente de consulta. Sin embargo, no hay una respuesta universal ni correcta.
Les sugiero tener como referencia algunos listados actualizados de los hitos del desarrollo de los niños. Hay una lista muy bien hecha y bastante flexible en la página de Chile Crece Contigo -link acá. Ahí ustedes pueden ir revisando lo que se espera de sus hijos por rango de edad. Siempre con flexibilidad y consideración de las características individuales de los niños.

Es importante saber que ante cualquier retraso importante es necesario consultar al pediatra, ya que podría ser indicador de algún problema.

Confiemos en nuestro instinto de madres y padres. Sin caer en estereotipos o presiones sociales que meten a todos los niños en el mismo saco. Soy una convencida que todos quienes tenemos hijos, hemos desarrollado un instinto maravilloso que sabe qué es lo mejor y qué necesita nuestro para estar bien y ser feliz. Escuchémoslo.

María Paz Gatica Jamett
Psicóloga Infanto Juvenil
Hablando de tiempos: ¿Qué pasa con el desafío del cepillado dental con los niños? Nuestra odontóloga Ana María Molina nos explica más en este link de PSB.
X
X