Cerrar
Salud

Cinco cosas que debemos saber del Alzheimer

Conversamos con un experto de esta enfermedad.

Unsplash

Hace unos días la revista Sábado publicó la historia de Augusto Góngora y Paulina Urrutia. ¿La vieron? En ella cuentan públicamente que el periodista de 66 años tiene Alzheimer y cómo han sobrellevado.

Cómo se desarrolla el Alzheimer

Esta es una enfermedad progresiva que afecta a la memoria y otras funciones importantes mentales. Es una enfermedad que tiene tratamiento para ayudar a mejorar la calidad de vida de la persona, pero no tiene cura. Por lo mismo, es un proceso duro para quien fue diagnosticado, como para quienes acompañan al afectado.

“Augusto al principio tenía muchos pudores, sentía que lo iban a mirar mal. Tenía mucha pena por no poder trabajar. Y eso le provocaba mucha angustia. Al principio no quiso hablar con nadie. Ni siquiera con sus hijos”.

Así explicó Paulina a la revista parte de lo que han vivido. Por eso, es bueno aclarar un par de dudas al respecto.

Cosas que debes saber de esta enfermedad

Conversamos con el Dr. Arnold Hoppe, neurólogo y docente de la Facultad de Medicina Clínica Alemana Universidad del Desarrollo, para conocer más sobre el Alzheimer.

¿Hay una edad promedio en la que aparece esta enfermedad o puede venir en cualquier momento?

La gran mayoría de los casos se presenta a mayor edad y de hecho hay una curva ascenderte de incidencia de la enfermedad a mayor edad. Es muy poco frecuente verla antes de los 65 años, pero cuando se alcanza los 85, aproximadamente el 50% de la población tiene algún grado de deterioro cognitivo, cifra que asciende al 70% a los 95 años. De modo que es una enfermedad muy asociada a la cuarta edad.

Hay algunos casos que se presentan más tempranamente, antes de los 65 años y esos tienen una mayor carga genética. Un ejemplo es el caso muy bien relatado en la película “Siempre Alice”, en que la protagonista tiene la enfermedad tempranamente y se encuentra un factor de herencia que se denomina autosómica dominante. Si se tiene el gen, la enfermedad se expresa.

En definitiva, la mayor parte de los casos ocurre sobre los 70 años y el componente genético es mínimo.

¿Se presenta por etapas o puede venir una crisis grave de un momento a otro?

La enfermedad es neurodegenerativa, lo que implica que su instalación es lentamente progresiva. Habitualmente cuando los síntomas se han presentado de forma brusca, es porque son otras las causas. Por ejemplo, la persona ha sufrido un ataque cerebrovascular.

¿Por qué se produce el Alzheimer?

Esta enfermedad es producto de una acumulación de basuras en el cerebro, esto es, un fragmento de proteínas que se denominan β-amiloide, las que normalmente deberían ser eliminadas. Si no se eliminan, se acumulan y, por un mecanismo que no se conoce bien todavía, deriva en un elemento tóxico que provocan la perdida de neuronas. Y si a esto se le suma una hemorragia o un accidente cerebrovascular, es más factible que se manifieste clínicamente el Alzheimer.

¿Cómo puedo saber que estoy pasando a algo más grave que un simple “se me olvidan las cosas”?

La característica de la pérdida de memoria en la enfermedad Alzheimer es una alteración de alguna forma de los sistemas de memoria que conocemos como “memoria episódica” que implica que la persona tiene dificultades para retener la información de los eventos recientes y no le sirven pistas para recuperar este recuerdo. Eso se traduce en que la persona empieza a repetir sus propios relatos y los vuelve a contar como si fuera la primera vez.

Otro síntoma frecuente es la desorientación espacial. Es decir, la persona tiene dificultades para orientarse y por tanto puede extraviarse con facilidad. Los trastornos de la conducta son, en general durante el Alzheimer, más bien tardíos. Fenómenos de agresividad se presentan en etapas avanzadas de la enfermedad y no al comienzo.

¿Cómo debemos actuar si a un familiar le diagnosticaron Alzheimer? ¿Cómo ayudamos en las primeras etapas?

En las primeras etapas, se busca asistir a la persona con supervisión en la vida cotidiana sin mermar su autonomía. Recién cuando el proceso avanza y ya no puede realizarse esto en forma autónoma independiente, hay que aumentar el nivel de cuidado. Hay medicamentos para esta enfermedad, pero no son curativos, sino para paliar los síntomas.