Cerrar
Noticiasopinión

Un par de reflexiones tras la marcha por el aborto libre

Bellas, antes de comenzar esta reflexión, me gustaría dejar en claro que es a modo PERSONAL, y como dicen en los créditos de la tele, “las opiniones vertidas en este programa/blog son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten”.

Comencemos por los hechos: mujeres apuñaladas

Sí. Tres mujeres fueron apuñaladas la noche de ayer durante la marcha por el aborto libre en plena Alameda. Porque sí. Porque una tuba de encapuchados vino y empezó a amedrentar por las puras. “Algunas supieron que estaban atacando, salieron a proteger y salieron apuñaladas”, explicó Macarena Castañeda a La Tercera, vocera de Mesa Acción. No menor, un Carabinero también fue agredido.

Díganme: ¿cuál es la idea de hace esa estupidez? ¿Tengo que amedrentar a alguien porque no piensa como yo? ¿Con un acto como este boicoteo un tema tan importante como la salud de las mujeres? Porque es así, es un tema de SALUD.

Aborto libre

Yo estoy a favor del aborto libre; pero no abortaría si no fuera en caso de las tres causales ya establecidas. Ese es mi caso, pero no es similar al del resto de las mujeres. ¿Por qué le tengo que decir a la de al lado qué hacer? ¿Ustedes creen que porque no hay aborto libre la gente no aborta?

No siempre pensé así. Años atrás encontraba una aberración cualquier tipo de aborto, hasta que empecé a mirar más allá de mi ombligo. Tengo personas cercanas a mi que tomaron esa decisión, y por mucho que me critiquen lo que voy a decir, hay que tener cojones para abortar. También conozco gente que estuvo a punto de tomar esa decisión y se arrepintieron. Todo puede pasar. Todo ese tipo de cosas, me hicieron cambiar de opinión.

Pero debo admitir que me da rabia la poca empatía. Esa necesidad de “hacernos bolsa entre nosotras”. Hace solo unos minutos me encontré un comentario en Instagram sobre la marcha que decía: “la mitad de esas manifestantes seguro que no se preocupan y se meten con el primer flaite que se les cruza”.

¿DE VERDAD? Ese tipo de comentarios -de los cuales hay muchos tanto de mujeres como hombres- me hace perder la fe en el avance y en la capacidad de discutir y generar debate que nos afecta de forma directa. ¡Con un comentario así todo lo que se relaciona al feminismo se va a la B! (Y bien saben que “la B” la quiero reemplazar por otra palabra).

Entiendo perfecto que alguien esté en contra de esta lucha, ¡pero por qué esa necesidad de ser déspota con la de al lado!

Pero falta lo importante: educación sexual

Ni hablar de la cantidad de comentarios diciendo “deberían cuidarse”, “deberían usar condón”, “deberían aquí”, “deberían allá”. Para dejar en claro: la efectividad de una pastilla es del 98% y es mi problema si no quiero tomarla porque las hormonas hacen pebre mi cuerpo. En el caso del condón, varía entre el 85% y 97%, y en mi caso, si pido que cualquiera de mis parejas lo use, es porque me preocupa más una ETS.

Sí, cada quien sabrá cómo ser responsable y bajo qué criterios. Pero es un tema de cada una. En medio de este debate por el aborto, también es necesario hablar del tipo de educación sexual que se está entregando en los colegios, cómo sus hijos están recibiendo esta información, de cómo lo hablamos con nuestros hermanos(as).

Recuerden, e insisto, todo esto sólo tiene que ver con la salud.

Me gustaría leer sus comentarios en nuestras redes.

Joce Acuña.

Joce Acuña
Editora general de PSB. Amante de los 90', los unicornios, la cerveza y Britney Spears. Millennial senior a toda honra (por si no se notó antes).
X
X