Cerrar
SaludUñas

Los peligros escondidos detrás de la manicura en gel

Bellas, debemos siempre considerar el lado B de los tratamientos.

Esta es una colaboración de nuestros amigos de 2×3.

Las manicuras en gel se han convertido en la técnica de decorado de uñas preferida por muchas mujeres en los últimos años, por encima de la técnica tradicional que existe desde principios del siglo XX. Una de las razones es porque dura 2-3 veces más que una manicura regular (hasta cuatro semanas). Además mantienen un acabado brillante y sin roturas hasta que las quites.

Suena excelente e inofensivo, ¿verdad? Las manicuras en gel pueden durar tanto tiempo porque las uñas se fijan bajo una luz ultravioleta (UV) varias veces durante el proceso, lo que permite que el gel se seque más rápido. Si eres alguien que a menudo recibe este tratamiento, solo piensa en la cantidad de veces que tus uñas han estado expuestas a la radiación (UV).

Existe el temor de que al practicar rutinariamente la manicura en gel pueda, quien la practica, desarrollar cáncer de piel. Muchas mujeres han contado ya sus experiencias personales y las de conocidas y amigas que al ser expuestas a la radiación UV proveniente de las lámparas de secado, han desarrollado distintos tipos de cáncer.

Ellas señalan que la manicura en gel ha sido la causante y responsable de sus diagnósticos y padecimientos, pero ¿tienen estas acusaciones una base que las respalde o solamente se trata de una suposición? Junto a 2×3 nos informamos al respecto y aquí te aclaramos todo lo referente a los peligros escondidos detrás de la manicura en gel.

¿Están las lámparas de radiación UV relacionadas con el cáncer de piel?

Vale la pena señalar que se han realizado algunas investigaciones para responder a la pregunta específica de si los rayos UV de las lámparas de fijado son lo suficientemente fuertes como para representar una amenaza para la piel.

Una gran parte de la investigación ha concluido que las lámparas de secado son de hecho seguras para el uso regular, pero el problema radica en que la mayoría de estas investigaciones son realizadas y financiadas por conglomerados de la industria de uñas y belleza, por lo que sus resultados no son totalmente imparciales.

Los científicos que trabajan de la mano con estas compañías de belleza dicen estar seguros de haber creado tecnología UV que no representa un riesgo para la salud de sus consumidoras, sin embargo aún existe una creciente preocupación por parte de otros grupos de científicos y dentro de la comunidad de consumidores en general.

Sin embargo, otro grupo de científicos independientes han señalado que las lámparas que se utilizan para el secado de la manicura en gel, incluso aquellas que utilizan el término “LED”, emiten radiación UV. Ésta ha sido asociada médicamente por mucho tiempo con el envejecimiento prematuro de la piel y el cáncer de piel. Sin embargo, incluso el más intenso de estos dispositivos representa solo un riesgo moderado de exposición a la radiación UV. Un riesgo mucho más bajo que el presentado por los dispositivos de bronceado UV, por ejemplo.

¿Qué hacer para ir a lo seguro con las manicuras en gel si las aplicas?

Recomendamos aplicar un protector solar de amplio espectro (UVA / UVB) a las manos 20 minutos antes de la exposición a la luz ultravioleta. Si se hace una manicura regular, la apuesta más segura es permitir que las uñas se sequen al aire libre, evitando las lámparas de secado por completo. Recuerda, todas las lámparas de uñas producen radiación UV.

Es importante resaltar que no existen mayores directrices para el uso o fabricación de las lámparas de secado de uñas. No hay aún una legislación coherente que las regule ni tampoco se han hecho estudios para ver los efectos que producen a largo plazo, por lo que recomendamos precaución.

Podemos señalar también que el estar expuesta a los siguientes productos produce mayor sensibilidad a los rayos UV:

  • Anticonceptivos.
  • Medicación hormonal de estrógenos.
  • Antibióticos.
  • Una variedad de lociones, productos para la piel y fragancias.

Nuestra conclusión

Hay más evidencia de fuentes independientes que sugieren que existe un mayor riesgo de melanoma / cáncer de piel con el uso regular de lámparas de uñas UV / LED que supera la evidencia de investigadores sesgados que sugieren que no existe. Creemos que tiene sentido tener precaución y tomar medidas sencillas para disminuir el riesgo de cáncer de piel.

¿Qué es el melanoma?

El melanoma es el tipo más común de cáncer de piel. Es más, en Chile los casos se han duplicado en los últimos 15 años. Se desarrolla cuando las células dañadas llamadas melanocitos crecen sin control. Las células de éstos contienen un pigmento llamado melanina y oscurecen la piel cuando se exponen a la radiación UV de las lámparas, las camas de bronceado y el sol.

Las camas de bronceado, en particular, son especialmente dañinas para la piel. Puede provocar un envejecimiento prematuro de la piel y, lo que es peor, cáncer de piel. De hecho, las personas que abusan de este tratamiento antes de los 35 años aumentan su riesgo de melanoma en un 75%.

La sobreexposición a la luz ultravioleta no solo quema la piel sino que también daña los melanocitos, y esas células pueden viajar a otras partes del cuerpo. En promedio, el 2% de los 3.5 millones de diagnósticos de cáncer de piel son melanoma, y éste es el responsable de la mayoría de las muertes por cáncer de piel.

Síntomas y tratamiento del cáncer de piel tipo melanoma

El método ABCDE puede ayudarte a determinar si un crecimiento anormal en tu piel podría tratarse de melanoma:

  • Asimetría: el lunar tiene una forma irregular.
  • Borde: el borde no es liso, es irregular, dentado o poco definido.
  • Color: El lunar tiene sombras desiguales o manchas oscuras.
  • Diámetro: el lunar mide más de 6 milímetros de ancho. Aproximadamente del tamaño del borrador de un lápiz. Eso sí, algunas veces pueden ser más pequeños que esto.
  • Evolución o elevación: el lunar cambia de tamaño, lugar, forma o textura.

La única manera de estar seguro de si un lunar es un melanoma es haciéndolo examinar por un médico.

Consejos para la manicura más segura

Probablemente ahora pienses que es mejor volver a hacerte tu manicura de una forma tradicional para evitar los peligros de la radiación UV. Aunque esta parezca ser una mejor opción, esta otra técnica también tiene sus peligros.

En un estudio de investigación que evaluó químicos tóxicos en 24 mujeres, el 100% de las participantes mostraron signos de fosfato de trifenil (TPHP) después de 10 horas de aplicar el esmalte de uñas. Esta estadística es alarmante porque el TPHP interrumpe el sistema endocrino humano que controla nuestras hormonas y plantea serios riesgos para la salud de cualquier persona expuesta a él.

Lo que recomendamos es pintar tus uñas con un esmalte no toxico. Existen marcas que fabrican esmaltes seguros para tu salud. Alternativamente, puedes elegir la ruta más simple y simplemente usar tus uñas al natural. Podemos decir que cuidarlas, cortarlas y limarlas, sin exponerlas a químicos, es la mejor manera de llevarlas. Acá te dejamos un par de productos y tips caseros para mantenerlas.

Conclusión

Sé extremadamente consciente de tu exposición a los rayos UV. Ya sea protegiendo tu piel de los dañinos rayos del sol, abandonando las camas de bronceado y optando por una rutina más segura para el cuidado de las uñas. Si lo haces, reducirás tus riesgos de sufrir cáncer de piel.

X
X