CaraSalud

Hablemos de las pecas: Su origen y cómo cuidarlas

¡Cuidado! Hay que prestarles mucha atención.

Unsplash

Bellas, las pecas tienen su encanto. Pero quienes las poseen deben tener mucho cuidado con su piel. Esto se debe porque las pecas pueden mutar en un cáncer de piel si es que la persona se expone al sol de forma irresponsable (y esto es para cualquier época del año).

Acá hablamos un poco de sus cuidados y datos que quizás no sabías de ellas.

Las pecas no son lunares

Es muy importante considerar esto. No se tratan de la misma forma. Las pecas son manchas en la piel que salen por el sol o por edad; son manchas de melanina de diferentes tonos. Los lunares tienen volumen y son más oscuros.

Normalmente, las pecas con café o negras, y aparecen en áreas expuestas al sol como el rostro, piernas e incluso hombros, manos, espalda y pecho.

¿Hay tratamientos para las pecas?

Sí, desde cremas y peelings despigmentantes, además de láser y fuentes de luz especiales. Para todo esto es necesario visitar a un dermatólogo y conocer “la salud de tus pecas” y de tu piel.

También hay fórmulas para mejorar su aspecto, como el ácido retinoico, el retinol, ácido kójico -en este link te contamos más de él-, y la vitamina C.

Te podría interesar: El poder del serum de vitamina C.

También hay otros tipos de manchas en la piel

Además de las pecas, están los lentigos. Son de color marrón que están aisladas o agrupadas. Se ubican en cualquier zona del cuerpo y se producen por un aumento de los melanocitos de la epidermis. Aparecen también por la sobreexposición solar, aunque en personas por sobre los 40 años.

X
X