Cerrar
Maternidad

Lactancia materna: ¿Cómo tratar las grietas del pezón?

¡Hola, bellas! En la nota de lactancia de esta semana les quiero comentar sobre una de las principales dificultades a las que se ven enfrentadas las madres cuando comienzan a dar pecho: las dolorosas grietas del pezón.

¿Por qué se producen?

Las grietas en el pezón son lesiones o heridas dolorosas. La causa más frecuente es la mecánica, ya sea por una succión y/o posición incorrecta del bebé o de la madre al amamantar. El bebé solo coge el pezón, éste es traumatizado por las encías, causando dolor y favoreciendo la aparición de grietas.

Éstas son unos de los principales motivos de consulta a las asesoras de lactancia. Si este problema no se previene o no se resuelve a tiempo, podría arruinar la lactancia. Las grietas suelen aparecer en los primeros días de comenzar a dar pecho, siendo causa frecuente de abandono de la lactancia al no soportar la mujer el dolor que producen.

Cuando no se corrige el problema que causa el dolor, como ya les dije a menudo es por una mala posición del niño, la irritación evoluciona en una lesión. Ésta puede ir desde pequeñas fisuras hasta grietas que sangran. La mayoría, causadas por mal posición o agarre incorrecto, cicatrizan muy rápido sólo reposicionando.

¿Qué hacer para sanar las grietas?

  • Lo primero que se debe hacer es revisar la postura del niño y el acople al pecho. La boca del niño debe abarcar la areola y no sólo el pezón (el pezón no es una pajilla para beber). La boca bien abierta, los labios evertidos, la lengua debajo del pezón y con nariz y mentón tocando el pecho. Aquí les dejo una foto.

  • Al amamantar, comenzar por el pecho no afectado o por el menos agrietado. Al inicio la succión es más vigorosa. Al cambiarlo al pecho más afectado la succión será un poco más débil y provocará menos dolor.
  • Dejar los pechos al aire la mayor parte del tiempo que se pueda. Esto ayudará a la cicatrización y al estar con los pechos libres no habrá molestia por el roce que provocaría la ropa.
  • Aplicar calor seco. Esto puede ser exponiendo los pechos al sol por unos 5 minutos, unas 3 veces al día. No significar ponerse a tomar sol como una lagartija. Basta con los rayos de sol que puedan entrar por la ventana. También sirve el aire caliente del secador de pelo, y la luz de una lámpara de 60w. Hay que ponerla a la distancia de un brazo. No es la idea llegar a quemarse.
  • Aplicar aceite de oliva ya que tiene propiedades antiinflamatorias y bacteriostáticas. Es importante mantener hidratados los pezones ya que al resecarse favorece la aparición de grietas. Esto es lo único que podemos usar para hidratar. No es necesario lavarlos para retirar el aceite antes de cada toma. No es tóxico para la guagua.
  • Aunque las grietas sangren, no hay motivo para dejar la lactancia. Sé que es doloroso, yo lo viví las primeras semanas de mi guagua y ya llevamos siete meses exitosos, sin necesidad de haber usado fórmula artificial. Hay que tener paciencia, confiar en sí misma.

Seguro que las mamás que sufren de dolor al amamantar reciben una serie de consejos, como por ejemplo dar “relleno” mientras los pezones cicatrizan. Esto es un error, nunca hay que hacerlo. El dar relleno de fórmula artificial puede poner en riesgo la lactancia ya que disminuirá la producción de leche.

Lo que yo hacía y recomiendo, es extraer leche de la pechuga afectada y dar de la otra normalmente. La leche extraía se puede dar con cuchara, vasito, jeringa. Evitar las mamaderas ya que se puede generar una confusión con la tetina y la guagua se acostumbra a ella y luego puede costar mucho lograr un buen acople a la pechuga.

¿Qué cosas NO se deben hacer frente a las grietas del pezón?

  • NO usar Lanolina. Esta es una crema que a todas las mujeres se la recomiendan, de hecho a mí me la dieron en la clínica cuando tuve a mi guagua. Las grietas son heridas y si le aplicamos cualquier tipo de pomada esa herida tardará más en cicatrizar.
  • NO lavar los pechos antes y después de cada toma. No es necesario lavar los pezones antes y/o después de cada toma, ni con agua, ni agüita de matico, nada. A las embarazadas se les notan unos puntos como levantados en la areola y estas son las Glándulas de Montgomery. Ellas excretan una sustancia sebácea que protege la piel de la areola y el pezón. Cada vez que lavamos el pecho nos llevamos esta protección. Basta con el lavado de la ducha diaria. No se necesita más.
  • NO dejar de dar pecho. La lactancia de ninguna manera se debe suspender. Hay que ser fuertes por nuestros hijos. Haciendo lo que les mencioné en los puntos anteriores las grietas van a sanar muy rápido. Las grietas duelen, sí, pero el dolor pasa, en cambio los beneficios de la lactancia materna para los hijos ¡va a durar para siempre!
  • NO aplicar leche materna para cicatrizar (el famoso parche de leche). Porque si existe una alteración bacteriana puede empeorar el problema.

Como las grietas tienen relación con un problema mecánico, les dejo este video para que vean cómo se logra un correcto acople de la guagua al pecho:

Chicas, espero que esta nota les sirva. Mucho ánimo para las que estén pasando por esto. Pongan en práctica los consejos que les doy en esta nota. Y si tienen dudas escríbanme.

Cariños.

María José Acevedo B. Nutricionista, Magister en Nutrición, Coach Nutricional.
Asesora de Lactancia.
mariajoseacevedo@inta.uchile.cl

X
X