Cerrar
Maternidad

Lactancia materna: ¿Es normal el dolor al amamantar?

Hola, bellas. Uno de los primeros problemas a los que se enfrentan las madres que amamantan a sus hijos es el dolor que puede provocar la lactancia. ¿Es normal sentir dolor? En esta nota les comentaré sobre las principales causas.

Les cuento desde mi experiencia

Mis primeras semanas de lactancia fueron bien sufridas, a pesar de todo lo que estudié durante el embarazo para mi formación como Asesora de Lactancia. Comprobé que definitivamente uno no puede ser paciente de sí mismo.

Los días que pasé en la clínica fueron muy buenos, recibí una atención excelente pero lo único que le puedo criticar a la clínica es que las matronas no se preocuparon de mi técnica de lactancia. Pasaban por mi habitación y me preguntaban si le estaba dando pecho a mi guagua, yo les respondía que sí. Yo encontraba que lo estaba haciendo regio. Pasaron los días y empecé con molestias.

A pesar de todo lo que había estudiado me convencía de que era normal, porque honestamente les digo que no conozco a alguna mujer que me haya dicho que no le dolió la lactancia en un comienzo. Y bueno, respondiendo a la pregunta inicial, NO es normal sentir dolor durante la lactancia.

¿En qué momento sé que hay un dolor anormal?

Se puede presentar una incomodidad transitoria que ocurre durante la primera semana postparto, cuando la guagua se agarra al pecho y dura un máximo de 30 segundos, pero puede existir un dolor anormal y prolongado provocado, por mencionar algunos ejemplos:

  • Grietas en el pezón. Provocadas por un mal acople de la guagua (esto es lo que sufrí yo). Por lo general se producen por causa mecánica en la gran mayoría de las veces, ya sea por una succión y/o posición incorrecta de la guagua o de la madre al amamantar. La mayoría de las veces las grietas cicatrizan mejorando el acople de la guagua a la pechuga.
  • Mastitis subaguda. Si una vez se ha recolocado la posición y postura de la madre y la guagua, y continúa el dolor al amamantar, se podría sospechar de una alteración microbiana en el pezón o mastitis subaguda. Esta mastitis se manifiesta con dolores tipo pinchazos de aguja, calambres o sensación de quemazón.
  • Mastitis aguda. La madre refiere bulto doloroso y caliente en algún cuadrante de la mama, fiebre de 38.5 grados Celsius o más, malestar generalizado, síntomas gripales, enrojecimiento localizado en la mama. Puede ocurrir en cualquier momento de la lactancia y generalmente afecta a una pechuga por vez. Es poco frecuente que afecte a ambas al mismo tiempo. El germen que con frecuencia causa la mastitis infecciosa es el Staphylococcus aureus. La puerta de entrada para las bacterias puede ser las grietas en el pezón.
  • Candidiasis del pezón. No se soluciona el dolor al amamantar cuando ya se ha recolocado la posición. El Cándida Albicans (hongo o levadura) es el agente causal del “Muguet” en las guaguas y niños.
  • Obstrucción mamaria. Se trata de un bulto duro y doloroso en algún cuadrante de la mama, debido a una obstrucción de conducto lácteo.

Piensa que quizás no eres la única pasando por esta situación

Es terrible sentir dolor al amamantar, a mí me daba una pena enorme. Recuerdo que con mi guagua las dos llorábamos. Yo porque tenía terror de ponérmela en la pechuga y ella me imagino que lloraba de hambre. Ahora eso ya es una anécdota dentro de las muchas que tengo como mamá primeriza.

Probablemente muchas mamás se tientan con darle leche de tarro a las guaguas, yo nunca lo pensé. Siempre pensé positivamente y me convencí de que el dolor se iba a resolver. Ninguna de las causas de dolor que les he mencionado tiene por indicación interrumpir la lactancia.

Todo lo contrario. Para la mayoría de ellas la indicación es aumentar las tomas, ofrecer más seguido el pecho a la guagua y vaciar correctamente la leche de las pechugas.

Recomendación al comenzar la lactancia

A quienes estén embarazadas les recomiendo que exijan a las matronas de la clínica u hospital en el que tengan a su guagua, que les enseñe una correcta técnica de lactancia. Con una correcta técnica se logrará un buen acople de la guagua al pecho y esto evitará la mayoría de las complicaciones que producen dolor.

Además, con un correcto acople habrá una adecuada transferencia de leche a la guagua. Con un mal acople la guagua succiona menos leche y puede que esto derive en un mal incremento de peso.

Muchos cariños, y escríbanme si tienen dudas.

María José Acevedo B.
Nutricionista, Magister en Nutrición, Coach Nutricional y Asesora de Lactancia.
mariajoseacevedo@inta.uchile.cl

Si tienes otras dudas sobre lactancia materna, haz click acá para otras recomendaciones de nuestra asesora de lactancia.
X
X