Maternidad

Lactancia materna: ¿Qué hacer frente a la congestión mamaria?

Hola, bellas. Esta nota va principalmente para las mujeres que están dando pecho. Les comentaré sobre la congestión mamaria, que muchas sufren sobre todo las primeras semanas.

Yo soy mamá primeriza (mi gorda ya tiene 6 meses), y les confieso que el día que me bajó la leche, al tercer día de que naciera mi María Dominga, me lo sufrí todo con la congestión mamaria. Sentía los pechos duros, tirantes. ¡Llegué a llorar!

La lactancia es un tema tremendo, del que nadie te advierte mientras estas embarazada. Por lo mismo y como soy medio obsesiva con el estudio (no me gusta que me cuenten cuentos). Mientras estaba embarazada me formé como Asesora de Lactancia Materna pero una cosa es estudiarlo y otra cosa es vivirlo, ¡y por primera vez!

La ingurgitación mamaria

En el post parto inmediato, existe de manera fisiológica. En los 2-4 primeros días existe un aumento del flujo sanguíneo y linfático a las mamas que da lugar a una sensación de tensión y dolor. Es un signo de producción de leche, pero no de volumen de leche.

La ingurgitación patológica o ” plétora ” sucede cuando se acumula la leche en los alvéolos y estos al distenderse, comprimiendo el tejido circundante. Existen dos factores:

También puede interesarte...

  • Aumento de vascularización.
  • Acumulación de leche debido a un mal drenaje.

¿En qué momentos ocurre la congestión mamaria?

Esta congestión puede surgir en cualquier momento durante la lactancia y se debe a distintas causas, como por ejemplo, usar un sostén muy apretado. Por esto es importante comprarse sostenes que se ajusten a la nueva medida, idealmente que sean 100% algodón y sin barba. Otro motivo como ya les mencioné es que los pechos no se estén vaciando correctamente de leche.

Los síntomas pueden variar

Desde leves a intensos: dolor importante y tensión en la areola, dificultad de agarre de la guagua al pecho, lo cual dificulta la salida de la leche por una menor producción. El problema puede ir en aumento y producirse una obstrucción de los conductos que desencadene en mastitis (ya les hablaré de este tema en otra nota).

¿Qué se recomienda?

  • Drenaje linfático o técnica de presión inversa suavizante: Aquí les dejo una imagen para que se entienda.

  • Aplicación de hojas de col: No está científicamente demostrado, pero experimentalmente funciona en muchas madres. A las hojas de col previamente hay que romperle los “nervios” de las hojas (pasando un vaso de vidrio o uslero), para que expulse una sustancia blanquecina rica en taninos que tiene poder antiinflamatorio y absorben el exceso de calor. Se aplican tal cual la hoja sobre la mama. Al cabo de un rato, se deben retirar las hojas que habrán quedado ” cocidas” y se notará una posible mejoría.
  • Se sugiere que antes de la toma, la madre con ingurgitación mamaria se dé una ducha caliente o se aplique compresas calientes. Que se masajee el pecho y realice una extracción manual que facilite la salida de la leche y el agarre del niño al pecho. Cuando hay ingurgitación la pechuga está dura y dificulta el agarre.
  • Aumentar la frecuencia de las tomas.
  • Si no hay alergia o contraindicaciones, tomar ibuprofeno para mitigar la inflamación y el dolor producido por la ingurgitación mamaria, o en su defecto paracetamol. Estos fármacos son seguros para la lactancia.
  • Descansar y realizar contacto piel con piel para favorecer la liberación de oxitocina.

Chicas, de todo corazón espero que esta nota les sirva. Como les decía, yo siendo asesora de lactancia (recién titulada en todo caso jajaja) también sufrí con la congestión mamaria. Si este tema está afectando mucho en la lactancia les recomiendo que consulten a una asesora sobre el tema. Esto es algo que se debe resolver a tiempo para no llegar a una mastitis o a un absceso mamario.

¡Muchos cariños! Y cualquier duda, escríbanme.

María José Acevedo B. Nutricionista, Magister en Nutrición, Coach Nutricional y Asesora de Lactancia Materna.
mariajoseacevedo@inta.uchile.cl

X
X