Cerrar
Carrera y trabajoNosotras

¿Cómo estar segura de que tomaste una buena decisión?

Esto aplica para MUCHAS situaciones.

Unsplash

Ufff… ¿Quién no ha estado en esa situación, cuestionándose si hizo bien o no algo? Estas son dudas bastante recurrentes y que pueden venir desde el fin de una relación (ya sea de pareja o incluso de amistad), cambio de trabajo o incluso, cuando compras algo.

Tú sabrás de qué forma te afecta en estos momentos, por lo que acá te dejamos cuatro puntos que pueden guiarte al intentar resolver la pregunta sobre si estás segura de haber tomado una buena decisión.

No hay malas decisiones

Sí, muy cliché lo que acabamos de decir, pero es algo que realmente debes mentalizar. Cada decisión que tomas contribuye a tu crecimiento, aunque haya sido lo peor. De algo sirve el camino que tomaste y debes aprovecharlo. Una buena lección dejará en tu camino y servirá para tomar otras rutas.

Presta atención a tu estado físicos

Hay decisiones que no sólo nos hacen pensar, sino que también afectan nuestro bienestar físico. Si algo que iniciaste o cambiaste ha provocado dolores musculares, de cabeza, etc. Tu cuerpo está tratando de decirte algo. Muy en el fondo, tu ser interior te está diciendo que no está de acuerdo con lo que hiciste. Este puede ser un momento para pensar bien y recapacitar tus acciones si no te sientes cómoda.

Tú eres quien decide

No hay nada peor que empezar a obsesionarse con terceras opiniones. Sí, es bueno prestar atención a lo que dicen tus amigas, pero eres tú quien toma la decisión y quien controla su vida. Puedes estar asustada, llorar, o incluso ponerte demasiado ansiosa, pero en el fondo sabes que este paso servirá de algo en la vida (y acá conectamos mucho con el punto uno).

Recuerda que siempre hay opciones

Esto es lo más importante de todo. Las cosas cambian SIEMPRE, y si decidiste por B en vez de ir por C, ¡excelente! Y si no te gustó B, no necesariamente debes volver a C… ¡Puedes ir por X, Y o lo que quieras! No dejes que una decisión acapare tu mente y te haga sentir mal y confundida. Siempre hay opciones, y siempre tienes el control de tu vida.

X
X