MujerPsicología

Las maneras más sencillas de recargarte de energía

Porque una pequeña guía siempre es útil.

Unsplash

Mantenernos felices, energéticas y positivas puede ser una tarea agotadora en el mundo moderno. Hay días en que todo parece salirnos mal y nos enfrascamos en una especie de espiral de negatividad, donde cada vez nos va peor.

La única manera de salir de esto es enfrentar las situaciones con optimismo y energía, de forma de recargarnos cada vez, pero esto no siempre es fácil. Por eso, les traemos una lista de 20 sencillas formas de mantenernos bien.

Disfruta la naturaleza

Las investigaciones revelan que esto promueve la salud. Está científicamente comprobado que usar tu tiempo libre en actividades al exterior reduce el estrés, mejora la memoria y da una sensación de rejuvenecimiento.

Realiza actos de bondad de forma aleatoria

Encontrar la forma de afectar positivamente el día de otros los afecta a ellos tanto como a ti. Saca el foco de tus problemas y te permite ser una fuerza positiva para otros. Hacer el bien te hace sentir bien.

Desarrolla una actitud de gratitud

Deja de fijarte en lo malo y haz el esfuerzo de encontrar, diariamente, cosas por las cuales estás agradecida. Notarás que irá cambiando tu forma de ver el mundo y serás mucho más feliz.

Toma un descanso mental

Estar agotada es el asesino de la positividad. Aprende a dejarte tiempo de ocio y tomar descansos. Tu lo mereces, y todos a tu alrededor, tu incluida, lo agradecerán.

Ríe

La risa refuerza tu sistema inmune, mejora tu humor, disminuye el dolor, y te protege de los efectos dañinos del estrés. Encuentra una forma de reír más seguido. Programa noches de comedia o salidas con tus amigas, prepara noches de juego en casa, lo que sea que te resulte, date un tiempo para ello.

Rodéate de gente positiva

Hay personas que solo llegan a nuestra vida a quejarse, a pedirnos cosas, o a exigir de nosotros. ¿Has pensado que quizás no es el momento de tu vida para poder ayudarlos? Si tu no estás bien, no puedes ayudar a los demás. Por eso, hace tiempo ya me di cuenta que ya no tenía energía para esa clase de personas, y preferí rodearme de personas positivas.

Pues bien, las investigaciones sugieren que esto es lo mejor que pude haber hecho, porque EL ESTRÉS SE CONTAGIA, y a más te rodees de gente negativa, más probable es que te afecten.

Busca lo positivo de una situación de inmediato

Entrénate para buscar siempre algo positivo de una situación negativa. Aunque esto no siempre es fácil, hacerlo de forma consciente y constante te ayudará a, poco a poco, cambiar tu forma de pensar y ver el mundo.

Respira profundo

Los ejercicios de respiración te ayudarán a aclarar tus pensamientos, y esto puede cambiarlo todo.

No te regodees en lo negativo

Nos pasa a menudo que, cuando algo malo nos sucede, lo repasamos, lo repasamos, y lo repasamos, pensando qué pude hacer diferente o cómo pudo haber sido diferente. Adivina qué: El pensar en ello no va a cambiar lo que ya pasó. Enfocarse en lo negativo no es placentero y nos hace menos efectivos en lo que se viene, por lo tanto, es menos probable que puedas solucionar algo.

Recuerda: perdónate a ti misma y trata de arreglar lo que puedas, dejar de lado aquello que no puedes mejorar, y trata de tomar mejores decisiones en el futuro. Las cosas malas suceden, trata de no pasar una y otra vez la película de los acontecimientos.

Háblate a ti misma de forma positiva

Cuéntate cómo las cosas van a mejorar. Dilo en voz alta. Decir lo que crees refuerza el mensaje.

Habla con amigos

Encuentra un amigo (o grupo) positivo con quien hablar y confiarles lo que te pasa. Hablar te ayuda a aclarar el problema y puedes obtener nuevos puntos de vista. Un brainstorming con un amigo o grupo puede ayudarte a ver nuevos caminos y resolver un problema.

Sal a caminar

Los científicos han encontrado que una de las mejores maneras de enfrentar un problema es saliendo a caminar. La caminata te calma, despeja tu mente y te permite ver las cosas con mayor claridad.

Has ejercicio sistemáticamente

Sudar no solo es bueno para tu cuerpo, también lo es para tu mente. Los beneficios psicológicos y físicos del ejercicio te ayudan a reducir los niveles de ansiedad y mejoran tu estado de ánimo.

Duerme

El descanso adecuado es crítico para mantener un estado de ánimo positivo. Los estudios muestran que incluso una privación parcial de sueño afecta negativamente tu salud mental.

Ten un diario

Esta es una excelente manera de lidiar con emociones que nos sobrepasan. Provee una salida sana en la cual expresarte sin miedos y con la cual manejar tus emociones. Llevar un diario puede ayudarte a identificar las causas de la negatividad y generar un plan de escape de esta

Juega

Revisa qué te hace sentir feliz y vivo, y hazlo.

Recompénsate

Date tiempo para ti y celebra quien eres como persona.

Vive tu día de forma consciente

Esto significa decidir conscientemente estar presente en cada momento. Cuando vuelcas toda tu energía y recursos en el ahora, no queda espacio para sentirse mal.

Cuídate en lo espiritual

Parte de mantener una buena salud mental es mantenernos sanos de forma espiritual. Ya seas religioso, ateo o abarques un sinnúmero de costumbres de diversas religiones, cuidarte en lo espiritual significa alimentar tu alma, realizar meditación y darte tiempo para promover un buen estado de salud psíquica.

Celebra las pequeñas victorias

¿Quién no ama celebrar? Celebrar las pequeñas victorias es una de las mejores maneras de patearle el trasero a la negatividad. Además, aceptémoslo, el camino es empinado. Celebrar cada pequeño logro parece mucho más divertido que sólo darnos tiempo para celebrar cuando lleguemos a la cima.

X
X