Cerrar
Carrera y trabajoPsicología

¡Deja de procrastinar! Y si te cuesta, ojo con estas estrategias

¿Sabías que las personas perfeccionistas son las que más postergan las tareas?

¡Hola, bellas! Hay muchos factores que pueden afectar nuestra productividad y uno de los más usuales es procrastinar. Es decir, dejar para después las actividades y/o tareas que debemos realizar, sustituyéndolas por otras actividades agradables pero sin relevancia.

Esto de procrastinar…

Quién no ha dicho alguna vez: “cuando termine de ver la televisión (Facebook, Instagram, etc.) Comienzo a trabajar (responder mails, estudiar, etc.)”. O sea, cual sea el día de la semana la dieta siempre la dejamos para mañana. Postergamos lo que debemos hacer y al final sentimos que no nos alcanzó el tiempo afectando nuestra productividad y además sintiéndonos culpables o avergonzadas.

Esta es una trampa en la que muchas caemos y de acuerdo al Dr. Piers Steel (psicólogo canadiense) el 95% de nosotros postergamos hasta cierto punto.

¿Cómo superamos la procrastinación?

  1. Reconocer que se está procrastinando: Cuando postergamos tareas indefinidamente sin alguna razón o sólo porque no queremos enfrentarnos a ella, nos encontramos ante la procrastinación. También cuando llenamos el día con tareas de baja prioridad, leemos los mails varias veces pero no decidimos que hacer con ello. O cuando comenzamos una tarea de alta prioridad y salimos a tomar un café.
  2. Comprender por qué se está procrastinando: Quizás la tarea te resulta aburrida o desagradable. También una mala organización puede llevar a postergar. Curiosamente, las personas perfeccionistas son las que más postergan las tareas.
  3. Adopta estrategias: Debemos comprender que es un hábito profundamente arraigado, entonces no es algo que se pueda cambiar de la noche a la mañana. Comienza perdonándote el haber postergado las tareas en el pasado, porque te va a ayudar a sentir más positiva contigo misma. Enfócate en HACER y no evitar, llevando una lista con las tareas que necesitas terminar. Cambia tu dialogo interno evitando las frases “tengo que” o “necesito” porque en el inconsciente implica que no tienes otra alternativa y te puede hacer sentir impotente. Reemplázalas por “elijo hacerlo”.
    Si la causa de postergar las tareas es la falta de organización, puedes hacer una lista de las actividades que necesitas realizar. Organízalas por prioridad y establece plazos para cada una. Por último, elimina las distracciones no sólo silenciando el celular mientras trabajas sino también organizando tu espacio de trabajo. Puedes leer más sobre cómo incrementar tu productividad aquí.

Con amor

Carolina Wachtendorff
Aura K-line: Sanación Reconectiva & Coaching Holístico
www.sanacionycoaching.com – hola@sanacionycoaching.com

Carolina Wachtendorff
Terapeuta en Aura K-line: Sanación Reconectiva & Coaching Espiritual de Vida. www.sanacionycoaching.com – hola@sanacionycoaching.com