Mujer

Aprende a decir que “no” con elegancia

Si eres de las personas que se ven incapaces de rechazar una propuesta, cuando les piden un favor o un compromiso, entonces generalmente gastas tu tiempo y energía en cosas que no quieres hacer, y eso afecta tu calidad de vida, porque dejas de lado tus prioridades por las de los demás. Tienes que aprender a decir que no, y por eso, hoy te enseñaremos a hacerlo con tacto, clase, elegancia: no van a saber qué pasó.

La importancia de saber decir que no radica en el costo de oportunidad: cada vez que le dices si a algo que no quieres hacer, dejas de hacer algo que si quieres hacer, porque el tiempo, el dinero, y tantas otras cosas, es finito.

 

Conoce tu no:

El primer paso es conocerte a ti mismo. Saber qué quieres hacer y que no. Esto es fundamental para poder tomar decisiones.

 

Se agradecido:

Cuando piden tu ayuda es porque confían en ti. Por esto, lo primero que debemos hacer es agradecer esta confianza. Esto no implica que vayamos a decir que si.

 

No dices “no” a la persona, sino a su propuesta:

Deja claro que lo que declinas es la invitación/propuesta. La mejor manera de hacer esto es diciéndole que admiras su trabajo/ generosidad/ que te cae bien; explicarle la razón por la que no puedes; y ser amable. De esta manera no harás sentir rechazado a quien te hace la propuesta.

 

Explica tus razones:

No los detalles, sino la razón de fondo. Puede ser cansancio, exceso de trabajo, humor u otros compromisos. Se honesto.

 

Muestra determinación y no te dejes intimidar:

Si tras dar tus razones la otra persona continúa insistiendo, utiliza su misma estrategia: muestra tu determinación.

 

Practica, practica, practica:

Para aprender a decir no puedes empezar con situaciones donde se te haga más fácil decirlo, donde no hayan muchos riesgos y la otra persona pueda entender… Desde el postre que te ofrecen hasta los vendedores en la calle; practícalo cuando estés a solas, esta es la mejor manera de desarrollar el músculo del no.

 

Fija un no preventivo:

Para esas ocasiones donde ya sabes que te van a pedir algo que no quieres hacer o con lo que no estás de acuerdo, aprende a decir no antes de que te pidan algo… Disimuladamente hazle saber que estás muy ocupado; en el caso de que sea tu jefe, cuando este te tipa algo, recuérdale la conversación previa.

 

Acepta que perderás oportunidades:

Cuando decides enfocarte en tus prioridades estás aceptando por defecto que perderás nuevas oportunidades… Como mencionamos, esto se conoce como costo de oportunidad y está bien hacerlo cuando tienes muy claro tus prioridades. Cuando dices no a algo, estás reafirmando tu compromiso con lo que sí quieres hace. Si no te queda claro que es lo que quieres, hazte la pregunta: dónde quiero estar en 5 años. Ve qué decisiones te llevan hasta allá, y cuáles no.

 

Ármate de valor:

Elimina la sensación de culpa, no es tu deber vivir ayudando a los demás. No estás siendo un mal amigo, simplemente tienes claras tus razones.

 

Es posible que hablen mal de ti, que digan que estás poco comprometido con tu trabajo o que no apoyas a los demás; en estas circunstancias, entiende que este es el costo que debes pagar para recuperar la tranquilidad en tu vida.

Este artículo está basado en el libro “4 segundos”, de Peter Bregman

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X