NutriciónSalud

No elimines todos los carbohidratos. Estos tienes que comerlos

Chicas, en este época del año, todas soñamos con ser flacas para cuando llegue el momento de ponernos el bikini o el traje de baño. Me estoy imaginando por ahí a alguna cruzando los dedos para que este fin de semana largo no haga tanto calor jajaja. A mí también me pasa. Personalmente llevo una lucha de años con mi peso. Todos los 1 de enero digo ya, este año me pongo las pilas y el próximo verano estaré mejor. Pero no se imaginen que soy una loca sicópata que no come nada, no, me cuido, pero también caigo en la tentación a veces. Sin embargo, lo que les quiero comentar, es que he aprendido de mis errores y uno de los más grandes que cometí (en el minuto más delgado de mi vida) fue eliminar los carbohidratos. Error fatal. Les cuento por qué. 

Lo reconozco, fue la época de mi vida en que estuve más flaca. Iba al gimnasio 4 veces a la semana, no comía arroz, tallarines, pan, ningún carbohidratos. Y quedé embarazada. No subí nada de peso durante mi embarazo (7,5 kilos), mi doctor estaba feliz con lo responsable que fui con las comidas (porque sí comía, vuelvo a insistir, jamás he sido loca que no come), pero como le habrá pasado a muchas, mi cuerpo cambió con el embarazo y con la maternidad también.

Mi rutina de ir al gimnasio cambió porque después de trabajar me da una pena salvaje tener que pasar al gimnasio en vez de irme directo a la casa a estar un rato con mi hijo antes de bañarlo, darle comida y acostarlo. También esos… “mamás ya no quiero más” que terminan en tu boca aunque no tenías ganas de comértelo… y puedo seguir eternamente con esta lista, ¿no?

Llegó el momento entonces cuando partí a una nutrióloga y le dije con tono de llanto “quiero mi cuerpo de vuelta”. Me interrogó sobre mi rutina diaria, mi trabajo, mi forma de alimentarme y como un balde de agua fría me dijo que me había vuelto loca que estaba destruyendo mi metabolismo comiendo así, sin pocos carbohidratos.

La explicación que ella me dio fue que como mi cuerpo obtiene casi nada de carbohidratos (el pan pita multigrano de la mañana y las frutas locas que me comía), todo lo que finalmente yo engullía mi cuerpo terminaba procesándolos como carbohidratos. Para mi cuerpo hasta la hoja de lechuga era como un tallarín. Gran error ahí. El cuerpo necesita de los carbohidratos en su justa medida. Y no de todos. Sigo sin comer arroz y tallarines, pero como otras cosas.

También puede interesarte...

Les digo algo queridas seguidoras no más a la eliminación de carbohidratos en las dietas.

¿Cuáles son los carbohidratos buenos que debemos consumir?

Es importante tomar en cuenta que, todos los alimentos son indispensables para nuestro cuerpo y que cada uno de ellos nos brindan la energía necesaria para poder rendir en el día a día.

En verdad los carbohidratos no se encuentran solamente en pastas, arroz y pan, también puedes encontrarlos en pomelos, manzanas, tomates, espinacas o kale, así como en distintos tipos de granos: arroz integral, la avena y la quinoa. De esos alimentos podemos ingerir carbohidratos que no nos harán subir de peso, ya que estos se transforman en una glucosa que se absorbe lentamente, logrando que el cuerpo tenga más energía para desarrollar distintas actividades.

Sobre los carbohidratos “simples” que son normalmente los que nos hacen subir de peso (tallarines, arroz, harinas blancas), suelen estar refinados y no contener fibra; causando una confusión a nuestro cuerpo porque lo engaña pensando que estás satisfecha, pero al poco tiempo volvemos a tener hambre.

Prefiere siempre los granos enteros

 

Uno de los puntos más importantes de consumir carbohidratos apropiadamente, tiene que ver con saber la diferencia entre granos enteros y refinados, los cuales pasan por un proceso en el cual se les eliminan todos nutrientes. Esto es a causa de la necesidad de la fábrica, que el producto necesita estar lo más blanco posible antes de su venta. Por eso, lo más recomendable es consumir granos enteros para poder aprovechar todos sus nutrientes y la fibra que contienen.

Los granos enteros son las semillas de diferentes granos (como el trigo, el maíz, el centeno, la avena, el arroz o la cebada) que conservan las tres partes que los componen. Si la semilla ha sido procesada (molida, picada, triturada y/o cocida), el producto final deberá contener aproximadamente la misma composición de nutrimentos que se encuentran en la semilla del grano original.

 

Bárbara Pezoa
Soy periodista y Directora de Radio Paula. Me gusta la vida simple, la sencillez en todos los aspectos, por eso persigo productos, rutinas de belleza y hábitos que hagan de mi vida algo fácil y sana.

1 comentario

  1. Creo que tu nutri tiene varios conceptos errados. Si bajas tu consumo de carbohidratos al mínimo entras en un estado metabólico de cetosis, es decir tu cuerpo ya no funciona en base a glucosa, si no a cetonas, que se obtienen de la grasa que comes y de la grasa acumulada en tu cuerpo. Tu cuerpo no va a transformar todo lo que comes en carbohidratos… Quizás estabas comiendo mucha proteína, que si se transforma en glucosa si se consume en exceso (ojo, que hay que consumir HARTA proteína para que sea un exceso)

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X