NutriciónSalud

Kombucha: el té de moda milagroso

Hola bellezas, hoy quiero hablarles de una nueva bebida que al parecer hace excelente para la salud. Debo reconocer que la había escuchado bastante, incluso los sigo en Instagram, pero no le presté atención hasta que, el pololo (novio, para nuestras lectoras no chilenas) de una de mis hermanas, me lo recomendó. Él es médico chino, chileno, pero llegó recién el año pasado de estudiar 6 años en China y es bastante talentoso en lo que hace. Fue él quien me habló con muy buenas referencias sobre el  Té Kombucha. 

La kombucha (conocida también como hongo manchurianohongo de té u hongo chino) es una bebida fermentada de ligero sabor ácido obtenida a base de té endulzado fermentado.

Conocida como el “Elixir de salud inmortal” por los chinos y originado en el Lejano Oriente hace unos 2.000 años, la kombucha es una bebida con enormes beneficios para la salud que se extiende a su corazón, su cerebro y (especialmente) su intestino.

Beneficios de la Kombucha para nuestra salud

El proceso de fermentación involucrado en la creación de la kombucha contiene una gran cantidad de bacterias saludables conocidas como probióticos. Estas bacterias cubren su tracto digestivo y ayudan a su sistema inmunológico, ya que absorben nutrientes y combaten infecciones y enfermedades.

Dado que el 80% de tu sistema inmune se encuentra en tu intestino, y el sistema digestivo es el segundo más grande después del sistema neurológico, no es de extrañar que el intestino se considere el “segundo cerebro”.

También puede interesarte...

Tomar kombucha todos los días puede ayudarte a mantener tu salud inmune al máximo, ya que tiene una cantidad impresionante de beneficios para su salud en general.

1. Reduce el riesgo de cáncer

Algunos estudios científicos centrados en el análisis de los beneficios saludables del té kombucha han encontrado una fuerte relación entre el consumo diario de kombucha y una mayor resistencia al cáncer.

Según los expertos, parece que estas propiedades anticancerígenas se deben al contenido de polifenoles procedentes del té utilizado para elaborar esta bebida, así como a los metabolitos que se originan durante la fermentación.

 

2. Tiene propiedades antimicrobianas

 

Tomar té kombucha de forma regular ayuda a inhibir el crecimiento y desarrollo de bacterias como la  Escherichia coli, organismos causantes de problemas digestivos como úlceras estomacales o diarrea; Salmonella y muchas más.

Pero eso no es todo…

El ácido acético presente en el té kombucha también le otorga propiedades antimicóticas, lo que quiere decir que su consumo puede combatir infecciones causadas por hongos.

3. Es rico en antioxidantes

La principal función de los antioxidantes es combatir los radicales libres, unas sustancias reactivas que pueden dañar otras moléculas como el ADN o proteínas e incluso causar reacciones en cadena, convirtiendo las moléculas dañadas en radicales libres.

Los radicales libres son un factor de riesgo en la aceleración del envejecimiento y el desarrollo de diversas enfermedades, por ejemplo, enfermedades cardíacas, cáncer, enfermedad de Párkinson…

Algunos estudios llevados a cabo en ratas han mostrado que el consumo de té kombucha disminuye hasta en un 70 % la toxicidad hepática.

4. Es un alimento probiótico

Los alimentos probióticos son aquellos que contienen organismos vivos que al ser administrados en cantidades adecuadas proporcionan o generan efectos benéficos a la salud.

Generalmente, los probióticos suelen ser bacterias, aunque también existen hongos y levaduras que pueden actuar como probióticos, y sus beneficios en la salud humana han sido probados por numerosos estudios.

Cuando consumimos alimentos probióticos, contribuimos a mantener nuestra flora intestinal equilibrada y variada, encargada principalmente de proteger el organismo de patógenos.

Igualmente, los probióticos ayudan a combatir diversos trastornos digestivos, pueden tratar el cáncer colorrectal, mejoran la función inmunitaria, favorecen la pérdida de peso, previenen infecciones urinarias e incluso pueden reducir los niveles de colesterol.

5. Elimina toxinas

Las enzimas, los ácidos bacterianos y otros metabolitos originados durante el proceso de fermentación del té kombucha favorecen la eliminación de toxinas y otras sustancias tóxicas del organismo.

Esta capacidad de desintoxicar y limpiar el cuerpo se debe al contenido de ácido glucurónico presente en el té kombucha, el ácido más importante involucrado en la eliminación de toxinas.

Por otro lado, el consumo de té kombucha también ayuda a expulsar a través de los riñones metales pesados u otras sustancias contaminantes presentes en el cuerpo.

6. Puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas

Algunos estudios en animales han revelado que el té kombucha puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas gracias a dos mecanismos (15):

  • Reducción del colesterol LDL.
  • Aumento del colesterol LDL.

7. Es apto para personas diabéticas

La diabetes se caracteriza por unos niveles elevados de glucosa en sangre y una alta resistencia a la insulina.

Existen pruebas procedentes de investigaciones en ratas que han descubierto que el consumo de té kombucha puede contribuir a mejorar la diabetes al reducir la glucosa en sangre (15).

No obstante, y aunque los resultados son muy alentadores, se requieren más estudios y análisis al respecto para confirmar los efectos antidiabéticos del té kombucha.

Cómo preparar té kombucha

En primer lugar, se hierven en agua las hojas del té, preferiblemente de té negro, y tras unos cuantos minutos se retiran y se añade el azúcar.

A continuación, se deja enfriar a temperatura ambiente y se añade entonces un cultivo simbiótico de bacterias y levaduras (SCOBY según sus siglas en inglés), conocido como “hongo kombucha”, formado por bacterias del ácido acético, levaduras y una gruesa capa de celulosa.

Durante el proceso de fermentación, que dura entre una semana a 10 días y se realiza a temperatura ambiente, veremos cómo el hongo kombucha aumenta de tamaño a la vez que va fermentando la bebida.

Tras este periodo, podemos retirar el hongo, filtrar la bebida y el té kombucha está listo para beber.

El sabor del té kombucha es una mezcla entre dulce y agrio, volviéndose avinagrado si se deja mucho tiempo fermentando, y debido a la acción del hongo, la kombucha contiene gas.

Bárbara Pezoa
Soy periodista y Directora de Radio Paula. Me gusta la vida simple, la sencillez en todos los aspectos, por eso persigo productos, rutinas de belleza y hábitos que hagan de mi vida algo fácil y sana.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.