NovedadesSalud

Un importante recordatorio: Octubre, mes del cáncer de mamas

A veces lo olvidamos, pero Octubre es el mes del cáncer de mamas. También olvidamos la importancia de la prevención. Personalmente soy super enfática respecto a las consultas médicas y el estar siempre observado los cambios que nuestro cuerpo puede sufrir, siempre le estoy recordando a mi familia la importancia de examinarse y visitar al médico porque sí y no solo cuando nos sentimos mal.

A pesar de que creo que es un súper buen consejo, no siempre es escuchado y cuando ya es muy tarde pasamos a los “te lo dije”. Este fue el caso de mi abuela, quien por mucho tiempo se aguantó el dolor en una de sus mamas y luego de años de escuchar a su nieta decirle que visitara a su médico al fin lo hizo para recibir la mala noticia, cáncer de mama.

Por ahora, lo que sabemos es que tiene un tumor en una de sus mamas, por suerte no presenta metástasis y que debe someterse a terapias anticancerígenas, pero todo esto se podría haber evitado si hubiera visitado a su médico con anticipación y si se hubiera autoexaminado todos los meses.

Hoy, para evitar que otras mujeres y familias pasen por lo mismo que está pasando la mía, les traigo el mismo consejo, autoexaminense y tengan sus controles médicos al día.

En esta nota les explicaré las consideraciones que debemos tener al autoexaminarnos y como debemos hacerlo.

También puede interesarte...

¿CUÁNDO HACERLO?

– Mujeres SIN menopausia: el autoexamen debe realizarse más o menos entre 3 a 5 días después del comienzo del periodo menstrual (no se confundan, 3 a 5 días después del primer día de sangrado).

– Mujeres CON menopausia: el auto examen debe realizarse siempre el mismo día de cada mes.

 

¿CÓMO HACERLO?

– Observación: para observarnos las mamas y axilas debemos pararnos frente a un espejo, una vez con las manos en las caderas y otra vez con las manos detrás de la nuca, y buscar cambios en:

 Textura de la piel: ya sean pequeños hoyos, arrugas, abolladuras, aspecto de piel de naranja, etc.

Forma y tamaño de la mama: ambas deben tener una forma regular y del mismo tamaño.

Pezón: observar si el pezón está hundido o no.

– Palpación: debemos acostarnos horizontalmente y según la mama que palpemos, depende la mano que utilizaremos, palpar la mama derecha con la mano izquierda mientras que la mano derecha se posa por detrás de la cabeza, y viceversa. Buscamos la presencia de:

Protuberancias: debemos fijarnos si existe la presencia de algún tejido extraño, como una pelotita o algo duro que esté más hacia el centro de la mama, como escondido entre todo el tejido mamario.

Secreciones: suavemente se debe presionar el pezón para verificar la expulsión de alguna secreción sin contar la leche normal de las madres en lactancia, si la leche sale diferente, preguntar a su médico.

La idea es encontrar cualquier detalle diferente a lo normal, pero la mayoría de las mujeres con este cáncer suelen notar protuberancias.

 

Mujeres hermosas, autoexaminense, es por el bien de todas.

Un abrazo!

Javiera.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.