PsicologíaSalud

Consejos reales, prácticos y fáciles para reducir el estrés

Studio shot of young woman working in office covered with adhesive notes

En esta época del año el estrés nos ataca un poquito. A mí al menos. El cansancio, la acumulación del año, las ganas de unas vacaciones nos abruman. Me encantaría ser más zen, pero no lo soy, me encantaría meditar, sumarme a la tendencia del  mindfulness, pero no es lo mío. No tengo nada en contra de ese estilo de vida, muy por el contrario me encantaría poder practicar la atención plena, viviendo en el presente sin preocupaciones, pero es algo que no me sale natural.  Me cuesta muchísimo desconectar de los problemas y, aunque la práctica del mindfulness funciona, requiere un tiempo del que no dispongo para reducir el estrés.

Así que he tenido que buscar fórmulas más factibles y reales para lograrlo ¿De verdad que se pude dejar de pensar en algún momento? Quizás, tanto ustedes que están leyendo esto como yo,  no somos capaces, pero relajarnos y desconectarnos es fundamental para vivir saludablemnte y si los métodos zen no funcionan, algo tendremos que hacer.

Así que buscando y buscando encontré esta notita en Glamour que me hizo sentido, cosas simples, sencillas, fáciles que nos ayudan a reducir el estrés. Los estudios demuestran que estos cinco súper consejos funcionan para deshacerte del estrés y ser más feliz. Y lo mejor de todo es que no te va a dar flojera ponerlos en práctica.

Claves sencillas para reducir el estrés

Disfruta con tus amigas

Yo siempre lo he dicho. Habrían hartas menos consultas a psicólogos y psiquiatras si tuviésemos más tiempo para compartir y conversar entre las amigas. Es un drama pero es así: nuestro ritmo de vida no es muy compatible con una vida social entre amigos muy activa. Cada vez tenemos más cosas que hacer, el día solo tiene 24 horas y encontrar un rato para quedar con tus mejores amigas se vuelve más complicado. Pero es justo y necesario buscar un día para estar juntas porque salir con tus amigas te ayuda a reducir el estrés.

También puede interesarte...

Un estudio ha demostrado que estar con tus amigos reduce la producción de cortisol, la hormona responsable del estrés. Por eso, cuando se escriben cosas tipo “necesito verlas” en el grupo de Whatsapp no es que están pecando de cursis, es que tu cuerpo agradece cada segundo que pasan juntas de verdad. Según el estudio, esto se nota mucho más cuando tenemos un mal día: ver a tus amigas puede hacer que olvides todo lo negativo y estresante que ha sido el día al ayudarte a reducir los niveles de cortisol.

Deja algún día para dormir un poquito más

Eso de que “a quien madruga Dios lo ayuda” dejémoslo un poquito de lado, porque en este momento del año repercute negativamente en tu calidad de vida. Según un estudio conjunto de la Oxford Economics y el National Centre for Social Research las personas que duermen mucho tienen los niveles de estrés más bajos que la gente que madruga todos los días.

Puede que al dormir hasta las tantas sientas que estás desaprovechando el día, pero no es así. En muchas ocasiones, la falta de sueño genera un estrés añadido al que ya padecemos en nuestro diariamente, así que si el cuerpo te pide quedarte durmiendo (o flojeando) en la cama hasta las 12 un sábado, hazlo.

Ten sexo

Y es que todo lo que pasa entre las sábanas, según este mismo estudio, repercute en tus niveles de estrés. Las personas que confesaron tener una vida sexual satisfactoria reportaron niveles más bajos de estrés que aquellas que se quejaron de lo contario.

Para ser más específicos, tener relaciones sexuales todos los días durante dos semanas favorece las interconexiones de las células en el hipocampo, la parte del cerebro que mantiene el estrés bajo control. Ojo, si la perspectiva de “todos los días durante dos semanas” te parece demasiado ambiciosa (todos podemos tener un mal día), no te preocupes: el caso es no descuidar tu actividad sexual.

Que la buena música acompañe tu día

Y no estamos hablando de las mejores composiciones de la humanidad sino de las canciones que te hacen bailar como una loca. Bailar hasta que te duelan los pies es una de las mejores terapias anti estrés que puedes poner en práctica y no lo decimos nosotras, lo dice un estudio de Harvard. Es que no hay como bailar, ¿no?

Y lo hace de dos formas. Por un lado, la música activa las partes del cerebro relacionadas con las recompensas, mientras que el baile activa la sensibilidad y el sistema motor. Además, bailar aumenta los niveles de serotonina, la conocida como hormona de la felicidad, y ayuda a desarrollar nuevas conexiones neuronales, sobre todo en regiones del cerebro relacionadas con la memoria.

 Haz una maratón de Netflix

Aunque llegar a los últimos episodios de nuestra serie preferida puede disparar un poco nuestro estrés, ver películas o series es un buen remedio para bajar tus niveles de estrés. Pero, eso sí, siempre que  te enganche lo suficiente como para hacer que te olvides de todo lo demás.

Cuando vemos televisión, partes del cerebro que utilizamos para el análisis y el razonamiento se relajan, mientras que el córtex visual muy estimulada. Esto deja al cerebro en una especie de estado de reposo, un limbo en el que desconectamos de los problemas y nos relajamos.

Bárbara Pezoa
Soy periodista y Directora de Radio Paula. Me gusta la vida simple, la sencillez en todos los aspectos, por eso persigo productos, rutinas de belleza y hábitos que hagan de mi vida algo fácil y sana.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.