NutriciónSalud

Clave para cuidar tu peso: comer temprano en la noche

Queridas todas, cenar o comer temprano, siempre antes de las ocho de la tarde es uno de los mejores trucos que existen para no engordar. Lo sé, puede ser imposible a veces, pero hay que intentarlo al menos. Yo logré organizarme y lo estoy haciendo. A veces es a las 8:30 pm, pero nunca mucho más tarde.

Siempre se ha dicho que comer temprano y ligero es justo y necesario para mantener nuestro peso. Pero ahora, por obra y gracia de unos cuantos estudios recientes que confirman esta creencia, es casi una premisa que hay cumplir casi por obligación.

Estudios con humanos realizados por la profesora Garaulet y enormes equipos de las Universidades de Harvard y Tufts, publicados en International Journal of Obesity, han comprobado que cuanto más temprano hagamos las comidas principales del día, más se reduce nuestro riesgo a engordar.

Hay un estudio que se llevó a cabo con ratones, realizado por el doctor Satchi Panda en el que se comprobó que tener acceso a la comida entre 8 y 10 horas al día (ayunando durante la noche) ayudaba a tener un índice mucho menor de grasa corporal ingiriendo la misma cantidad de calorías.

Cuando hablamos de ayuno nocturno saludable estamos hablando de no ingerir alimentos en unas 10-12 horas durante la noche. Lo que implica, por tanto, comer temprano.

También puede interesarte...

Parte de la explicación es que nuestro cuerpo está preparado para el ayuno nocturno debido a su reloj biológico.  Ese reloj biológico está relacionado con los ritmos circadianos que permiten regular nuestras funciones fisiológicas en función de la presencia y la ausencia de luz en nuestro entorno.

Alimentarnos en función de la luz del día y restringir la ingesta de alimentos por la noche nos puede ayudar a controlar nuestro peso por dos razones fundamentales:

A) Procesaremos mejor los alimentos y no se depositarán en forma de grasa.

B) Las hormonas implicadas en el control de azúcar y grasa están menos activas por la noche y, por lo tanto, cenar antes de que esas funciones empiecen a ralentizarse nos puede ayudar a controlar el peso.

Entonces, ¿a qué hora debemos comer temprano?

Si atendemos a los beneficios que tiene alimentarnos en función de nuestro reloj biológico y de nuestros ritmos circadianos, la hora ideal para cenar y poder controlar nuestro peso sería las seis de la tarde.

Sin embargo, como esto no siempre es posible (y más si tenemos en cuenta los horarios y nuestras costumbres, muy alejadas a las de los gringos), el consejo es adelantar la cena a las ocho de la tarde para así “permitir a nuestro organismo digerir los alimentos y adaptarse a la regulación hormonal nocturna”.

Y un detalle importante: dado que estamos hablando de cómo la luz influye en nuestras hormonas y en la digestión de los alimentos, esta hora ideal es universal para todos, independientemente del momento en el que nos acostemos.

Recomendaciones para una buena comida ligera nocturna

Teniendo clara la idea de adelantar la hora de la cena para controlar nuestro peso y para alcanzar un ayuno nocturno de unas 10-12 horas que nos ayude a bajar los niveles de grasa corporal y a mantener alejadas ciertas enfermedades, toca hablar de la importancia que tiene preparar una comida equilibrada que respete las siguientes normas y se adapte a la menor actividad de nuestro organismo:

-Debe ser una comida ligera, proteica y sin gran carga glucémica. Un plato de verduras, crema o sopa, acompañado de una ración moderada de proteína animal con una ligera guarnición de hidratos de carbono lentos, arroz integral, verduras, hortalizas o cereales.

-Debemos controlar la ingesta excesiva de hidratos de carbono ya que, cuanto menor es la tolerancia a los hidratos de carbono por la noche, mayor es el riesgo de acumular las calorías en forma de grasa.

-Es recomendable terminar con un lácteo 0% materia grasa o con una pieza de fruta que no contenga demasiadas calorías.

Fuente: Vogue

 

 

Puede interesarte: Colaciones saludables.

Bárbara Pezoa
Soy periodista y Directora de Radio Paula. Me gusta la vida simple, la sencillez en todos los aspectos, por eso persigo productos, rutinas de belleza y hábitos que hagan de mi vida algo fácil y sana.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.