Mujer

A propósito de las 3 causales: la historia de Simone Veil

Hola Bellas! Hace meses que se encuentra en el congreso la ley de aborto terapéutico por 3 causales y, a propósito de lo mismo, hace unos días leí que Simone Veil había muerto. Y es por esto que hoy quiero hablarles de ella.

Simone Annie Jacob, nació en Niza, el 13 de julio de 1927, perteneciente a una familia judía, con 4 hermanos, su padre, les inculcó que, pertenecer al Pueblo del Libro significaba un especial esfuerzo en el pensamiento y la escritura. En abril de 1944, durante la 2da guerra mundial, fue deportada, junto a su familia a Auschwitz. Su padre y su hermano, fallecieron en Lituania.  En enero de 1945, fue enviada a pie, junto a su madre y una hermana, en la terrible “marcha de la muerte”, hacia Mauthausen y después a Bergen-Belsen. Luego de esta etapa, nunca quiso borrar de su brazo el número que grabaron en su brazo: 78651.

De regreso en Francia, estudió en la escuela Sciences-Po, ingresando, posteriormente, a la carrera judicial. Se casó con Antoine Veil, con quien tuvo 3 hijos.

El momento más importante de su carrera, lo vivió en 1974, cuando el presidente Valéry Giscard d’Estain, la nombró Ministra de Justicia, momento en el cual impulsó la ley de interrupción voluntaria del embarazo en Francia, llamada ‘ley Veil’, junto con el acceso universal a anticonceptivos.

Se encargó de presentar e impulsar el proyecto en la Asamblea Nacional, enfrentándose a los diputados conservadores de su propio partido, quienes hablaban de lanzar fetos al crematorio. Es el 26 de julio de 1974, que pronuncia su histórico discurso, donde sostiene “No podemos seguir cerrando los ojos ante los 300.000 abortos que, cada año, mutilan a las mujeres de este país, que ofenden nuestras leyes y humillan a aquellas que los padecen”.

Su personalidad de hierro y su firme moral, junto con el temor que generaba en sus momentos de ira, la convirtieron en una luchadora implacable.

En 1979, luego de las primeras elecciones con sufragio universal en Francia, se convirtió en presidenta de la cámara. En los ’90 regresa a la política por un tiempo corto, con una figura que había alcanzado proporciones heroicas. Luego, retirada de la política, se dedica a trabajar en el Consejo Constitucional y a la Fundación Para la Memoria del Holocausto.

Tras la muerte de su marido y su hermana, dedicó su vida al recuerdo. Tal como refieren sus hijos, durante sus últimos años, recordó a cada una de las personas que vio morir en su etapa de tortura, tanto familiares, conocidos y desconocidos.

El 30 de junio de 2017, a los 89 años, fallece, dejando a su paso una ola de homenajes y comentarios de admiración. El presidente Macron dijo “Cuando una vida se consagra a la justicia, especialmente a la justicia para los más débiles, cuando se construye una vida bajo los auspicios de la República, es Francia la que se hace grande”, agregando luego, “Usted, Madame, prodigó a nuestra nación dones que la hicieron mejor. Los franceses han comprendido que su grandeza hizo nuestra grandeza”. En vista de ello, Veil se convirtió en la 5ta mujer enterrada en el Panteón, uno de los mayores honores que se entrega a los personajes destacados en la historia francesa, lo cual surge de peticiones tanto populares como oficiales, por la importancia que ella tuvo y tiene en la historia del siglo XX, logrando, incluso después de su muerte, favorecer la equidad de géneros.

Simone Veil fue una mujer excepcional, que luchó permanentemente por sus convicciones y se mantuvo con argumentos firmes frente a aquellos que la mal calificaban por sus ideas.

No importa si estamos a favor o en contra del aborto, es una gran mujer de la historia contemporánea, que merece ser conocida por nosotras.

Les dejo un abrazo como siempre.

 

Aurora.

 

 

 

 

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X