Salud

No huelas la comida! Te puede hacer engordar más

Al menos eso dice este siguiente estudio

Hay todo tipo de estudios de las distintas universidades de alrededor del mundo que sacan conclusiones, algunas más creíbles que otras, de hábitos que, si los seguimos al pie de la letra, podrían llegar a convertirnos en la próxima modelo Elite (jajajajaja). Bueno, quizás nunca seremos Gisele Bundchen, pero nunca está demás saber qué dice la ciencia sobre ciertas cosas. Según dicta la página española de la revista ELLE, un último estudio en torno a la salud alimenticia no nos trae tan buenas noticias.  Habla de que el simple hecho de oler la comida podría hacernos engordar. ¿Recuerdas cuántas veces has olido la pizza  o la hamburguesa de tu amiga en un restaurante?

Este nuevo estudio realizado por la Universidad de Berkeley en Estados Unidos, asegura que el olfato podría influir a la hora de enviar órdenes al cerebro para almacenar o quemar grasa; o, al menos, así ocurre en nuestros queridos amigos sometidos a a la ciencia, los ratones.

La investigación se llevó a cabo con tres grupos de ratones, que fueron sometidos a una dieta alta en grasas de Burger King. Los ratones normales doblaron su tamaño con la dieta, mientras que los ratones sin olfato solo aumentaron su peso en un 10%. Un tercer grupo de roedores perdieron el sentido del olfato temporalmente. Cuando lo perdieron, estos ratones bajaron de peso, incluso siguiendo la misma dieta y comiendo lo mismo. “Los datos muestran que incluso la pérdida de olfato a corto plazo mejora la salud metabólica y la pérdida de peso, a pesar de las consecuencias negativas provocadas por una dieta rica en grasas”, explica el estudio.

Celine Riera, una de las investigadoras, aseguró que el estudio podría aplicarse a seres humanos. Al parecer, nuestro sentido del olfato disminuye después de una comida, así que podríamos engañar al cerebro para que piense que ya ha sido alimentado y, de este modo, el cuerpo podría quemar grasa y calorías en lugar de almacenarlas. El estudio concluye que “las personas que luchan contra la obesidad podrían eliminar o reducir su sentido del olfato temporalmente y así ayudarles a controlar antojos y quemar calorías y grasas más rápido”.

Sin embargo y como era de esperar, perder el olfato podría tener consecuencias negativas.

Los ratones que perdieron el olfato mostraron un aumento de la hormona de la noradrenalina. Cuando esto ocurre, corremos un mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Por otro lado, habría que tener en cuenta que perder el olfato supone perder parte del gusto y disfrute de la comida. “Las personas que no tienen olfato pueden sentirse deprimidas, ya que este sentido es crucial para el comportamiento humano”, y concluye el estudio: “pierden todo el placer por la comida“.

Claramente ninguna de nosotras quiere perder el olfato! Mejor dominar esa ansiedad por algo calórico de vez en cuando, no?

 

Puede interesarte: Colaciones saludables.

Bárbara Pezoa
Soy periodista y Directora de Radio Paula. Me gusta la vida simple, la sencillez en todos los aspectos, por eso persigo productos, rutinas de belleza y hábitos que hagan de mi vida algo fácil y sana.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X