NovedadesPSB

El futuro no quiere que te desvistas en los probadores

Sacarse la ropa ya quedó en el pasado

Ay bellezas, qué cosa más latera que desvestirse para probarse una polera o un pantalón. Hay muchas personas que simplemente prefieren comprar y probarse en la casa y darse el trabajo de después cambiar las compras. Una situación complicada también es volver a ponerse ropa para salir a buscar otra talla. Bueno, les cuento que la tecnología, que tanto avanza en este tiempo, tiene deparado para el futuro que, el momento en el probador, no sea tan incómodo.

En verdad, si sumamos la cantidad de gente, la incomodidad, la espera en los vestidores, la tarea no es muy sencilla. Por eso también las marcas han aprovechado para incentivar la venta online, una herramienta que cada vez aumenta en uso aunque, por supuesto, siempre es mejor probarse la ropa. ¿Cómo pueden las marcas mantener sus ventas físicas entonces? Una buena opción, sobre la que muchas marcas están ya trabajando, es la de aportar un valor añadido a esos probadores a los que debemos enfrentarnos para saber si nuestra ansiada prenda está hecha o no para nosotros. Y ese valor añadido se traduce en probadores interactivos, espejos inteligentes y hasta avatares de nuestro cuerpo.

¿Hay marcas que ya estén haciendo esto? Según cuenta SModa si.

Inditex, donde la innovación es un referente, en el año 2015 comenzó a instalar probadores interactivos en algunas de sus tiendas Zara en España. En sus probadores el cliente dispone de una pantalla tipo tablet con la que puede comunicarse con el mostrador de acceso para pedir otra talla o color de las prendas que haya elegido. Esos artículos han sido escaneados previamente por el personal de la tienda y de esa forma se introducen las prendas en la tableta, que además puede así darnos más ideas con las que completar nuestro look. Algo así como un personal shopper, pero virtual.

Otro gigante de Inditex, Massimo Dutti, inauguró el año pasado dos grandes flagship stores, donde también implementaron estos probadores interactivos pero introduciendo además otras novedades, como la caja móvil, que ofrece la posibilidad de pagar dentro del mismo probador gracias a un datáfono que permite pago con sistema contactless, pin o banda magnética. Además de ser mucho más rápido, así no hay peligro de que lo pensemos dos veces antes de llegar a la caja y hacer la pertinente cola (qué inteligentes son).

También puede interesarte...

La empresa de Amancio Ortega también ha puesto en marcha tiendas eco-eficientes donde tanto el sistema de iluminación como la climatización están pensados al milímetro para ahorrar el máximo de energía, reduciendo el consumo de electricidad hasta en un 30%.

Otra de las posibilidades que ofrece la tecnología, ideal para los más flojitos, o para los que simplemente viven apurados, es la de probarse ropa sin necesidad de desnudarse gracias a los espejos inteligentes. Grandes empresas como Toshiba, Samsung o Panasonic están apostando, y experimentando, con este nuevo concepto que podría transformar la experiencia del consumidor en muy poco tiempo. Un método que también puede aplicarse a otras áreas, como la cosmética, y con el que sería posible ahorrar mucho tiempo e incluso prescindir de los probadores.

El funcionamiento del espejo inteligente es muy sencillo: solo hay que plantarse frente a él para que identifique nuestro cuerpo y elegir las prendas que nos gustan, éstas se irán superponiendo a nuestra imagen en el espejo. Gracias a un software de virtualización y a unos sensores 3D la ropa se ajustará perfectamente a nuestras medidas. Por supuesto, el espejo también nos dará recomendaciones de estilo. Aunque el invento al principio parecía un poco de mal gusto, poco a poco ha ido perfeccionándose y firmas como Ralph Lauren  ya están apostando por estos “espejos mágicos” que además, gracias a su conexión Wifi, permiten compartir la experiencia con amigos y familiares que pueden opinar en tiempo real sobre cómo nos sientan las prendas que el espejo se prueba por nosotros.

Google también se está poniendo las pilas con su proyecto de exploración 3D al que ha llamado Tango. Con él han desarrollado una nueva aplicación para la marca Gap que permite a los usuarios probarse la ropa con un avatar 3D digital.

Los avatares son una de las grandes bazas del comercio de moda online, cuyos consumidores nunca están totalmente seguros de si la ropa que compran les va a sentar bien, lo que provoca que en muchos casos la compra no se realice. Para solucionarlo no paran de surgir desarrolladores de este tipo de probadores virtuales, como Fits.me, que son utilizados ya por muchas marcas de moda. Ofrecen la posibilidad de que uno mismo cree su avatar, introduciendo sus medidas exactas para jugar después a aplicar la ropa que le interese. Quizás no sea todavía perfecto, pero desde luego es muy entretenido.

Otra opción que puede ser realidad muy pronto es la posibilidad de comprar en una tienda física… sin salir de casa. ¿Cómo? Con realidad virtual. Alibaba, el monstruo asiático, ya ha estado testando esta posibilidad a través de las gafas de realidad virtual HTC Vive recreando una tienda que permite a los clientes convertir su cómoda compra online en una experiencia de compra física, puesto que el usuario tendrá la sensación de pasear por un gran establecimiento.

Impactante! Sin duda, la realidad supera la ficción

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X