MaternidadPSBSalud

Hey mamá. Aunque todos opinen ¡No dudes de ti!

Algo que he descubierto con la maternidad es el terror social al llanto de un niño. Apenas una guagua se pone a llorar o su llanto dura un poco más de la cuenta, la gente alrededor empieza a realizar preguntas, plantear hipótesis y dar opiniones con respecto a lo que le pasa a tu bebé.

Lo que en una, como mamá del crio, puede movilizar la más variada gama de emociones: rabia, angustia, tristeza, agobio, impotencia, etc. Ya que uno recién está conociendo a su hijo, descubriendo su lenguaje y las técnicas más variadas y adecuadas para calmarlo. Y de algún modo, esas personas, aunque bien intencionadas, te trasmiten que lo estás haciendo mal o que tu técnica lo “malcriará”

Todas las guaguas lloran, es su forma de comunicar que algo les sucede y que necesitan de ti y seguirán llorando hasta que su necesidad sea cubierta del modo que en ese momento necesitan. Sin embargo, no todos los bebés son iguales, lo que sirve con uno no es necesariamente efectivo con otro. Y lo que le pasó a alguna mamá o papá con su hijo no tiene por qué ser lo que te pasa a ti con el tuyo.

¿Por qué les digo esto? Porque muchas de esa personas que preguntan y opinan proyectan en ti lo que les pasó a ellos con sus hijos y al escuchar un llanto que les recuerda lo vivido, concluyen que a tu hijo le sucede lo mismo y que lo que les sirvió a ellos es lo que tú tienes que hacer.

Pero, uno no sólo parió a su hijo, sino que desde su llegada al mundo lo viene observando en cada momento, lugar y circunstancia de su corta vida. Somos quien más lo conoce, quién más lo entiende y quién más se afana en que este bien y sea feliz.

Es cierto, a veces daremos en el clavo más rápidamente y otras veces no (especialmente cuando nos vemos enfrentadas a nuevas circunstancias) y si bien, es importante estar abierto a escuchar y aprender de la experiencia de los demás; que otros se sientan perturbados cuando nuestra guagua llora, no nos debe hacer dudar ni de nosotras, ni de lo que sabemos de él y menos aún de la calidad de nuestro amor y cuidados.

Como les he dicho en otras columnas ¡Otra cosa es con guitarra! Así que chiquillas cuando todos opinen, respire hondo, agradezca el dato y siga su instinto.

No dudes de tí. Simplemente, Keep calm and be a mom.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X