Nutrición

Cómo evitar la contaminación cruzada en tu cocina

Medidas fáciles para aplicar en la casa

Hola chicas, esta semana vengo a comentarles sobre algo importante que todas debemos tener en cuenta, y es cómo evitamos la contaminación cruzada (CC) de los alimentos al momento de cocinar. La CC es una importante causa de intoxicación alimentaria pero es totalmente prevenible. Aquí les voy a indicar fáciles medidas que pueden tomar en casa.

La CC es la transferencia de gérmenes a alimentos no contaminados. Estos gérmenes no siempre causan intoxicación alimentaria. El riesgo de intoxicación crece si se permite que los gérmenes se multipliquen, sea en un alimento o en un lugar sucio que pueda contaminar luego al alimento con microorganismos. La CC se da a través de manos, paños de cocina, toallas de mano, delantales, superficies de trabajo sucias, utensilios sucios o utensilios que han estado en contacto con huevos crudos, carne o verduras, por ejemplo tablas de cocina, cuchillos, bowls y procesadoras de alimentos.

 

Para prevenir la CC debemos tener en cuenta las siguientes medidas básicas:

– Antes de preparar la comida, retirar las joyas y lavarse las manos minuciosamente con agua y jabón y secarse con papel o alguna toalla que sea sólo para este fin. También lavar bien las manos después de manipular comida cruda como pescados y carnes.

– Lavar los alimentos crudos que serán consumidos sin cocción, incluido los orgánicos.

– Mantener separados los alimentos crudos y cocidos durante el almacenamiento. Tanto en el refrigerador, el freezer o la despensa. Cubrir todos los alimentos que van a ser almacenador (yo uso film plástico, papel de aluminio y tupperware).

– Utilizar utensilios diferentes para preparar alimentos crudos y cocidos. Por ejemplo es un error cortar pollo crudo y luego usar la misma tabla y cuchillo sin lavar para picar verduras. Lo ideal es tener en casa una tabla de cocinar para carnes y otra para las verduras, y al lavarlas dejarlas un tiempo en cloro. Al estar usando algún utensilio, como cuchillo, con algún alimentos hay que lavarlo bien para luego utilizarlo con otro alimento.

 

– Lavarse constantemente las manos. Por ejemplo, si estoy cocinando huevos y al quebrarlos me ensucio los dedos, no sirve limpiarse con un paño y luego seguir, necesariamente hay que lavarse las manos con agua y jabón.

– Mantener todas las superficies de la cocina meticulosamente limpias, porque cada sobra, miga o mancha es un potencial reservorio de gérmenes que podría luego transmitir enfermedades.

– Secar los platos y utensilios lavados, permitiendo que se escurran naturalmente. Es lo más higiénico junto con el lavavajillas. Si se seca con paño, que sea un paño limpio, ideal cambiarlo diariamente.

 

María José Acevedo B. Nutricionista, Master en Nutrición y Coach Nutricional

 

 

2 comentarios

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X