EmbarazoMaternidadSalud

Embarazo y trabajo: cómo mejorar nuestra jornada

Consejos prácticos de nuestra ginecóloga - obstetra para estar un poco menos cansada

Pregnant woman at work writing in binder

Hola Chicas! ¿Cuántas de ustedes han pensado en la compatibilidad o incompatibilidad del embarazo con sus trabajos alguna vez?

A cuántas les han preguntado, con tono acusador, ¿y vas a seguir trabajando?

Bueno, de eso quiero que conversemos hoy. Como todas sabemos, los tiempos han cambiado y somos cada día menos las mujeres que sólo somos dueñas de casa, sino que trabajamos fuera de ella también.

Lo que es importante es saber y tener muy claro, que basado en la fisiología del embarazo, cada semana que pase, nuestro cuerpo irá cambiando, y cosas que son cotidianas y simples, quizás se harán un poco más pesadas e incómodas.

La legislación actual, tiene varios derechos que pertenecen a la mujeres embarazadas, entre ellos la adaptación del puesto de trabajo si es que éste no es compatible con el embarazo, dejar de hacer turnos nocturnos para aquellas los realizan, tiempos de descanso dentro de la jornada laboral, entre otras. Junto a lo anterior, están los descansos pre y post natal de 42 y 84 días, respectivamente, siendo este último extensible hasta los 6 meses de nuestro hijo, además del fuero maternal hasta los 2 años de edad de nuestro hijo y la hora de lactancia, establecida hasta esa misma edad.

Pero, para todas aquellas que tienen un embarazo sin factores de riesgo, que fluye normalmente, y cuyos trabajos no representan un motivo de stress, sino que quieren mantener su lugar tal cual lo han hecho hasta ahora, aquí van algunos consejos para hacer más llevadera la jornada diaria:

  • Evitar mantenerse mucho tiempo en la misma posición, ya sea sentado o de pié, ya que puede favorecer problemas como el lumbago o la presencia se várices
  • Hacer pausas periódicas para hidratarse, caminar y favorecer la circulación venosa, o sentarse, en caso de las que trabajan de pié
  • Realizar ejercicios de relajación o estiramiento ocasionales, en casos de tener que mantener la misma posición durante periodos largos
  • Uso de alza pies, para disminuir el edema y mejorar el retorno venoso: especialmente, en aquellas que tienen trabajo de escritorio
  • Utilizar implementos adecuados, como la silla para mantener una posición adecuada
  • Evitar tanto el frío como el calor excesivos, junto con los cambios bruscos de temperatura
  • Evitar el contacto con productos biológicos o material corto punzante, con el objeto de minimizar el riesgo de accidentes
  • Evitar riesgos químicos
  • A aquellas que tienen trabajos con carga, sólo se recomienda una carga de 5 a 10 kg como máximo de peso continuo, junto con el uso de implementos de seguridad y ergonomía adecuados

Cómo pueden ver, son medidas simples pero muy importantes que nos pueden ayudar a mejorar nuestro día a día, principalmente a aquellas a quienes la jornada laboral les resulta más extenuante ahora que antes del embarazo.

Ya está dicho anteriormente, las embarazadas tenemos ciertos derechos en cuanto a condiciones laborales se refiere, pero lo más importante es comunicar a tiempo nuestra nueva condición y conversar con nuestros jefes para hacer de esta etapa un tiempo agradable tanto en casa como en el trabajo.

Les dejo un abrazo como siempre y quedo atenta a todas sus preguntas y comentarios.

Aurora Poblete Vega

Ginecólogo Obstetra

1 comentario

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X