PSBPsicología

4 formas para frenar esa voz crítica que tienes sobre ti mismo

1. Identificar el pensamiento y decirlo en voz alta.
¿Ha tenido la experiencia de decir algo en voz alta y darte cuenta de lo ridículo que suena? lo mismo sucede cuando dices en voz alta lo que te dices a ti mismo en tu interior: queda en evidencia la severidad, radicalidad o excesivo dramatismo que se esconde tras lo que te dices a ti mismo. Al decir nuestros pensamientos en voz alta, podemos mirarlos con perspectivas,liberarnos de ellos con mayor facilidad y dar paso a la búsqueda de soluciones o bien, simplemente poner un freno a éstas.

2. Ir a la fuente de la crítica.
Esa voz crítica que escuchas en tu cabeza ¿se parece a la voz de alguien que conozcas?Gran parte de las criticas que nos realizamos a nosotros mismos provienen de experiencias pasadas en las que alguien que representaba para nosotros una autoridad, nos hizo sentir mal con nosotros mismos. Ser conscientes del origen de esa critica y que lo que nos decimos es un eco de nuestro pasado, es un primer gran paso para quitarle validez a esa voz y exorcizarla de nuestra cabeza; conscientes de que esa voz estaba errada y que actualmente somos capaces de no seguir prestandole oído, ya que somos más maduros y sabios de lo que eramos en aquel entonces.

3. Enfócate en los tiempos que has superado a tu crítico interior.
Ver hacia atrás cómo superaste tu miedos a hablar en público, el temor a preguntar lo que no sabes, a decir lo que sientes, a bailar cuando nadie más lo hace, a intentar algo nuevo, etc. Te enseñará el camino para vencer en esta nuevo desafío a tu critico interior, liberarte de su comentarios y pérmitirte ser tu mismo.

4. Recuerda que todo termina.
¿Eres de los que se critica si no está siempre energético, activo, extrovertido o feliz? Si es así, recuerda que ningún estado de ánimo, bueno o malo, dura para siempre. Y que lo peor que puedes hacer cuando estás pasando por una baja anímica es recriminarte por ello, resistiendote a aceptar que te pongas así; ya que la verdad, es que todos pasamos por momentos altos y bajos. En los días en que te levantes con el “no puedo” y de mal humor, tomalo con calma y proponte que por la tarde o al siguiente día amanecerás con una actitud de “si puedo” y date unos momentos para estar en ese estado anímico sin alimentarlo ni evadirlo, es decir, con aceptación y compasión.

Constanza del Rosario

También puede interesarte...

autoestima, relaciones, trabajo

1 comentario

  1. Me gustó mucho tu post Constanza, si bien debemos ser críticos y analizar lo que estamos haciendo y cómo estamos viviendo a veces no deberíamos ser tan severos con nosotros mismos. Saludos

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X