Salud

Soltando, ¿Cómo practicar el desapego?

Hola bellas!. El desapego es un aspecto fundamental para nuestro equilibro interior y felicidad. El desapego es la determinación de ser libre, lo contrario al apego.

Buda dijo “El mundo está lleno de sufrimientos; así como la raíz del sufrimiento es el apego, la supresión del sufrimiento es la liberación del apego”.

El apego es un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o persona determinada, relacionada por la creencia de que sin esa cosa o persona no es posible ser feliz. .

El desapego implica vivir en el momento presente, aceptando los hechos que nos van sucediendo. Significa soltar lo que amamos, pero sin dejar de amarlo.

Deepak Chopra lo define como “el desprendimiento de nuestro interés por el resultado, sin renunciar a la intención ni al deseo, sumergiéndonos en lo desconocido, adentrándonos en el campo de todas las posibilidades.”

Cuando practicamos el desapego dejamos de sentir miedo de perder aquello que tenemos sino que se aprende a valorar las cosas importantes de la vida.

La fuentes de todo lo que deseamos en el mundo físico es el Yo, es la consciencia que sabe cómo satisfacer cada necesidad. Todo lo demás son símbolos, y como tales son transitorios, llegan y se van.

Las personas siempre se encuentran en la búsqueda de la seguridad, y la seguridad es una ilusión. Todo lo que existe es la incertidumbre, que es el campo de las infinitas posibilidades.

Entonces ¿Cómo practicamos el desapego?

  • Haciéndonos responsables de nosotras mismas, esto quiere decir que nosotras somos responsables de nuestras vidas y por lo tanto, no podemos colocar nuestra felicidad en los bolsillos de otra persona o de una cosa (reconocimiento de los amigos, de la familia, de una pareja que te ame, de poseer una casa, de tener un trabajo “estable”, etc.) Considera que hay miles de personas viven felices sin lo que tu supones es dueño de tu felicidad.
  • Viviendo el momento presente. Lo único constante en la vida es el cambio. No obtienes nada recordando lo que fue, lo que pudo haber sido, lo que podría llegar a ser, o lo que “debería ser”. El pasado se puede convertir en una dura carga que altera nuestro presente. Es como tener una cadena que no nos deja avanzar. Debemos aceptar, asumir y perdonar, aunque nos cueste. Lo único que de verdad importa es el Aquí y Ahora, es todo lo que tenemos, este momento, y es en este momento en el cual debemos trabajar para realizar los cambios en nuestras vidas.
  • Promueve tu libertad y la de los demás. La libertad es una forma mucho más plena de disfrutar la vida. Esto no implica que no podamos establecer vínculos afectivos con otras personas, sino que no debes aferrarte a ellas.
  • Nada es eterno. En este plano “material”, las cosas van y vienen; no pueden contenerse eternamente. Algunos amigos dejarán de serlo, los niños crecen y luego se marchan para poder hacer sus propias vidas, algunos amores se alejarán, podemos no tener las cosas materiales que teníamos antes. Todo forma parte del desapego.
  • Dar. Es una de las mejores formas de practicar el desapego. Compartir lo uno tiene sin el temor de perderlo; dar con amor y con verdadera generosidad.

 

Recuerda, despréndete de todo y de todos sin dejar de compartir, disfrutar y ser feliz. En el desapego no hay una relación de dependencia, no hay expectativas.

 

 

Cariños

 

Carolina Wachtendorff

Aura K-line: Sanación Psicobioenergética & Coaching Espiritual de Vida.

hola@sanacionycoaching.com

1 comentario

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X