Salud

Hazle el quite al estrés

business woman with laptop relaxing

¿A quién no le ha pasado? Una discusión, un conflicto familiar o laboral y la sobrecarga de actividades nos sitúan permanentemente al filo del estrés. Un problema de nuestros tiempos que, con algunos simples consejos, podemos evitar.

Dolores de cabeza, alteraciones digestivas y de sueño e irritabilidad, son los principales indicadores de un problema contemporáneo denominado estrés.

Las actividades propias del día a día, los conflictos laborales, las discusiones familiares, el correr entre una obligación y otra y una serie de factores, nos predisponen a este estado que a nadie deja indiferente.

Los primeros síntomas

El estrés se desencadena por una serie de factores que, finalmente, terminan por inquietar a la persona, aunque lo importante es tomar consciencia de que estamos frente a una situación anormal.

Hoy, los estudios respecto al tema aseguran que los primeros síntomas se asocian con dolores de cabeza persistentes y trastornos del sueño, acompañados de sensación de cansancio durante el día. Además, en algunos casos fiebre leve (entre 37 o 37,5 grados), sequedad bucal, dolores cervicales, vértigos o mareos repentinos y de corta duración, son los primeros indicios.

Frente a lo anterior, la primera y más importante actividad a realizar es acudir a un especialista que evalúe el caso y descarte otras enfermedades más graves. Luego, cuidar los siguientes factores que minimizan las posibilidades de un cuadro de estrés grave:

– Considerar diariamente una alimentación balanceada.
– Regular los ciclos de sueño. Evitar trasnochar y las siestas de más de 30 minutos.
– Si creemos que en el trabajo estamos siendo sobrecargados, debemos advertirlo.
– Considerar que la realización de otras actividades (sociales, de consumo o deportivas) también nos sobrecargan.

Mal contemporáneo

Se estima que cerca del 30 por ciento de las licencias médicas que se presentan en los trabajos de nuestro país, corresponden a estrés o problemas derivados de cansancio o sobrecarga.

En diálogos coloquiales, es común escuchar este término y cómo no, si de acuerdo con los antecedentes que maneja el Ministerio de Salud, uno de cada cuatro individuos dice sentirse agobiado por esta enfermedad.

El estrés se produce como una respuesta del organismo ante episodios de peligro y es el propio cuerpo el que se prepara para combatir o huir de situaciones molestas, manifestando las sintomatologías mencionadas, que podrían prever que existe esta enfermedad.

Sea cual sea la causa o el origen del estrés, no sólo la vida familiar se ve afectada con el diagnóstico, también el plano laboral, por los costos asociados directamente al problema como son los gastos médicos, ausencia laboral o muchas veces internación.

El colegio, los institutos y universidades y los trabajos, día a día nos ponen en jaque y debemos tener las herramientas para no caer en problemas catalogados como contemporáneos, para vivir una vida más armónica.

Técnicas y resguardos contra el estrés

Tomando en cuenta que se trata de un problema común y muy actual, Marcelo Bustos nos entrega algunas claves para sortear los primeros síntomas del estrés:

– Hacer una actividad regular (por lo menos una vez a la semana) que nos desconecte de nuestra rutina.
– Tratar de realizar alguna actividad que propenda a la elongación y al desarrollo muscular, sobre todo de la parte abdominal y de la espalda (bailar, cantar, hacer yoga o deportes).
– Considerar que no podemos hacer todo, ni incluso aquello que más queramos.
– De vez en cuando frenar y analizar nuestras rutinas, para así poder priorizarlas y dejar aquellas que no nos gustan o que estamos haciendo por presiones que no nos hacen sentido.
– Hay ciertos espacios de intimidad que debemos respetar y lograr que otros también los respeten.
– Cuidar el sueño y la alimentación.
– Fijarse metas realistas en nuestras actividades cotidianas en casa, en el trabajo o en los estudios.
– Aprender a delegar responsabilidades ayuda a no sobrecargarnos de tareas y actividades diarias.
– Cuando nos sintamos irritables por alguna situación, traer a nuestra mente, por algunos segundos, imágenes que nos provoquen agrado y tranquilidad.

Paula Reyes

Periodista

1 comentario

  1. Maravilloso… hoy es tanta la exigencia en todo ambito de cosas que al final del dia termino agotada de todo… que ganas de poder practicar algun deporte pero no me queda tiempo… viajes eternos en el metro ya te consumen las ultimas energias que quedan. Lo bueno es que aun no se me van las ganas de cantar en la ducha jajaja.
    Buen articulo muchas gracias 🙂

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X