EmbarazoGinecologíaPSB

Mareos en el embarazo: Menos raro de lo que creemos

Struggling with morning sickness.

Hola bellas! Hoy quiero conversar con ustedes de un tema que es motivo de consulta habitual de las embarazadas: los mareos.

Al hablar de mareos, me refiero a esa sensación de debilidad o de leve aturdimiento, o aquellas veces en que sentimos que perdemos levemente el equilibrio, acompañado de esta leve debilidad de piernas. Este es un síntoma bastante habitual y normal en el embarazo y está generado por la adaptación cardiovascular normal que se presenta en esta etapa de la vida.

Durante el embarazo, existe un aumento del volumen de sangre cercano al 50%, por lo tanto, el corazón necesita compensar este mayor volumen bombeando más sangre por minuto, junto con el aumento de la frecuencia cardiaca. Junto con esto, existe vasodilatación con la consecuente disminución de la presión arterial.

Esta adaptación funciona bien la mayoría del tiempo, sin embargo, existen momentos en que el organismo no logre adaptarse tan rápido cómo se necesita, por ejemplo, con los cambios rápidos de posición sentada a de pie, mantenernos de pie durante largo rato, etc, lo cual genera esta sensación de mareo, que puede llegar incluso a un desmayo.

Quiero que tengan muy claro que si esta sensación de mareo se acompaña de otros síntomas como dolor de cabeza intenso, edema en extremidades o sangrado de nariz, entre otros signos que pueden generar alarma, hay que pedir ayuda a su médico lo más pronto posible, porque puede que no pase solamente por una adaptación insuficiente.

¿Cómo evito estos mareos? Con medidas sencillas, fáciles y al alcance de todas

  • Acostarse de lado izquierdo: dejar caer el abdomen hacia el lado izquierdo mientras nos acostamos, especialmente a fines de 2do y durante el 3er trimestre, ya que el útero genera compresión sobre la vena cava inferior disminuyendo el flujo sanguíneo. Esta compresión se libera con esta posición.
  • Evitar largos periodos de pie: periodos largos en esta posición disminuye el retorno venoso, por lo cual se recomienda sentarse cada cierto periodo de tiempo, mover las piernas y pies mientras se está en esta posición e incluso el uso de medias compresivas en algunos casos.
  • Evitar cambios bruscos de posición: exigen una adaptación rápida que no se logra siempre.
  • Evitar sitios muy calurosos o con poca ventilación, junto con la ingesta frecuente de alimentos y líquidos, junto con la mantención de una dieta rica en hierro o su suplementación para evitar la anemia.
  • Hacer ejercicios en forma moderada: el exceso de ejercicio y la ansiedad pueden generar hiperventilación y angustia, lo cual aumenta la frecuencia cardiaca, aumentando los mareos y el riesgo de un eventual desmayo.

 

Entonces, ¿qué hago cuando me pase?

  • Lo primero es mantener la calma e intentar sentarse o acostarse en un lugar cercano, para evitar eventuales caídas.
  • Acostarse sobre el lado izquierdo, logrando aumentar el retorno venoso, el flujo de sangre hacia el corazón, disminuyendo el mareo.

 

Como les dije anteriormente, este es un síntoma bastante frecuente y común, sin embargo, debemos estar atentas a aquellas señales de alarma que lo pueden convertir en algo más que un mareo habitual, lo cual nos debe hacer consultar de manera oportuna a nuestro médico.

 

Les dejo un gran abrazo, y quedo atenta a todos sus comentarios y dudas como siempre.

 

Aurora.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X