EmbarazoGinecologíaPSB

Cesárea natural: ¿Qué tan naturales son?

Hola bellas! Hace unos días, una amiga me habló sobre este tema a propósito de una nota que salió en ‘El Mercurio’, que hablaba sobre una cesárea llamada natural, practicada en Inglaterra.

Existe gran controversia sobre el exceso de cesáreas tanto en clínicas como hospitales, sobre pasando la tasa óptima que plantea la OMS que debiera existir de estas cirugías, motivo por el cual hablamos de esto hace un tiempo (aquí).

Las llamadas ´cesáreas naturales’, consisten en realizar la cesárea de la manera en que habitualmente se hace, hasta el punto de la extracción del recién nacido, en que, sólo se abre el saco amniótico y se extrae manualmente la cabeza, dejando que nuestro hijo salga de manera ‘espontánea’ desde el útero. Luego de esto, sin cortar el cordón umbilical, se realiza apego piel a piel con la madre, mientras ocurre el alumbramiento, lo cual permitiría una mayor conexión con la madre, junto con evitar la manipulación habitual que se realiza en esta etapa. Esta es una opción entregada por el equipo médico a las pacientes de algunos hospitales en Inglaterra.

Desde mi opinión personal, primero que todo, creo que una cesárea, al ser una cirugía, ya no puede llamarse natural, ya que la espontaneidad del parto está perdida por el sólo hecho que estemos usando una vía no natural de parto, así es que no vale la pena engañarse con esta idea de naturalidad.

En segundo lugar, al ser una cirugía  no está exenta de complicaciones, siendo la principal de ellas el sangrado excesivo, causando incluso la pérdida del útero cuando éste no puede ser yugulado, por lo tanto, esta etapa prolongada de salida del feto y el alumbramiento (salida de la placenta), podría exponernos a un eventual sangrado mayor.

Además, existen hoy en días técnicas o formas de desarrollar una cesárea de manera más íntima o personalizada, ya que se puede realizar en penumbras, exponiendo al recién nacido a la menor luz posible al nacer, con un corte no precoz del cordón umbilical. Realizar apego piel a piel con la madre con la técnica de túnel, es decir, pasar al recién nacido bajo los paños siguiendo la ruta desde la pelvis hacia el pecho de la madre, facilitando la lactancia precoz. Junto con todo lo anterior, también es posible acompañar este proceso con música suave que entregue un ambiente cálido y de relajación tanto a la mamá como a nuestro hijo.

Las invito a todas aquellas que estén embarazadas o que están planeando estarlo, a leer, revisar todas las formas de parto que podemos tener y a aprovechar el embarazo para poder empoderarnos y hacernos cargo de este proceso y este día que será uno de los más importantes de nuestra vida.

El parto es nuestro y tener una cesárea no tiene por qué ser una forma en que tengamos menos contacto o menos conexión con nuestro hijo, así es que siempre podemos plantearle a nuestro médico y/o matrona lo que esperamos del nacimiento.

Un gran abrazo como siempre, y quedo atenta a sus comentarios.

Aurora.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X