PSBSalud

La memoria de las células y la salud

Hola Bellas, hoy les quiero hablar sobre la importancia de nuestros pensamientos y sistemas de creencias, y cómo ellos nos afectan en nuestro día a día y también afectan nuestra salud.

Sabemos que la mente es energía. Cuando piensas, transmites energía, y los pensamientos son más poderosos que la química.

¿Alguna vez has oído hablar de “Los Mensajes del Agua”, experimento realizado por el Dr. Masaru Emoto?. Este experimento consistió en colocar una palabra distinta a cada vaso de agua. A una se le escribió la palabra “Amor” y a otro” Odio”, y luego se tomaron fotografías a las moléculas de agua para ver cómo se comportaban frente a este estímulo. Las moléculas fotografiadas que correspondían a la palabra “Amor” mostraban una forma hermosa, como cristales de copos de nieve, mientras que la que tenía la palabra “Odio” era fea e irregular .Aunque es un experimento muy sencillo muestra una gran verdad. Este mismo experimento se repitió después con arroz, donde muchas personas lo pudieron comprobar al realizar este experimento es sus hogares.

Nuestro cuerpo funciona de forma similar y ¡nuestras células tienen memoria y por lo tanto almacenan toda la información que les enviamos! Esto es así porque cada pensamiento genera una emoción y cada emoción moviliza un circuito hormonal que tendrá impacto en las 5 trillones de células que forman un organismo.

Nuestra mente racional, con todos sus pensamientos y sus opiniones sobre nosotros mismos y sobre la vida en general, tiene el poder de mover poderosas energías en nosotros. La mente está continuamente disparando sensaciones y sentimientos en nuestro cuerpo. Nuestra manera de pensar y nuestro sistema de creencias condiciona nuestras sensaciones y, por ende, nuestro campo de energía en el que estamos.

El campo energético es muy dinámico y experimenta permanentes cambios que, la mayoría de las veces, empiezan con nuestros pensamientos.

Ahora se pone más interesante todavía, cuando diariamente se usan los mismos patrones de pensamiento, esas relaciones internas son reforzadas, y así se reproduce la misma reacción emocional. Como consecuencia, atraemos externamente las frecuencias que están resonando internamente.

Una historia cortita: una persona X de otra dimensión, va conduciendo tranquilamente su automóvil y de repente alguien le choca por atrás. La primera reacción es creer que la otra persona tuvo la culpa por haber chocado, pero…les digo algo?, quien realmente atrajo esta situación fue la persona X con su nivel de vibración energética.

A partir de la repetición de los mismos patrones se construye la imagen de sí, que, como sabemos, es una reacción a heridas emocionales o físicas sufridas en el pasado.   Es simplemente una imagen y como tal, no es real, nunca fue real y nunca lo será.

Nada de lo que experimentamos, escapa de quedar impreso y grabado dentro del holograma celular, en la forma de memoria. Lo que comúnmente llamamos “memoria celular” es el campo energético celular colectivo, generado por estas memorias celulares individuales.

La información guardada en la memoria celular nos condiciona de tal manera, que nos predispone a percibir y comportarnos de una cierta y determinada manera.

Dentro de la memoria celular, están almacenadas todas las improntas conscientes e inconscientes de comportamientos improductivos, que no nos permiten sentirnos felices, saludables, alcanzar nuestros objetivos y despertar a nuestro potencial.

Así por ejemplo, de acuerdo al sistema de creencias, si el médico te dice que tienes cáncer, aunque no tengas cáncer, si lo crees, crearás la química que activará las células cancerígenas. Por tanto, el problema no es tanto el entorno real sino el que tú interpretas.

Bellas…, esta información es de vital importancia: Los niños también  absorben las enfermedades y/o actitudes negativas de sus padres y entorno cercano, y así se “programa” su subconsciente. ¡Qué gran responsabilidad para los padres! La gente, cuando oye esto, se preocupa, se culpa. Pero no eres culpable si tú no sabes que el subconsciente funciona así. No lo sabían nuestros padres, ni nuestros abuelos ni bisabuelos. Ahora bien, cuando lo entiendes, tienes que cambiar tu manera de vivir, porque entonces sí eres responsable. Está demostrado que si un niño adoptado vive en su familia casos de cáncer, en su madurez puede padecer cáncer aunque su genética sea diferente. Si te enseñaron a maltratar tu cuerpo con mala información, destruirás el vehículo de tu cuerpo, cuyo conductor es la mente.

Aura K-line es una consulta de Sanación PsicoBioenergética. Nuestro trabajo está fundamentado en la Medicina Cuántica, Genética y Energética,  lo que da como resultado el  restablecimiento del equilibrio del Ser en el ámbito físico, mental, emocional y/o espiritual. La Sanación PsicoBioenergética pone en marcha el más poderoso mecanismo de autosanación de la persona, es decir, nos devuelve el poder sobre nosotros mismos.

No esperes a que se declare un síntoma. La prevención es la mejor medicina.

Por nuestra experiencia, inclusive las personas completamente sanas (niños, jóvenes, embarazadas y adultos) manifiestan una sensación de plenitud, bienestar y salud.

 

Por Carolina Wachtendorff

Aura K-line

Sanación Psicobioenergética

http://aurakline.wix.com/aurakline

Facebook: Aura K-line

Instagram: aurakline

Reservas a aurakline@gmail.com /teléfonos (whatsapp) +56945066442 ó +56984767323

 

 

 

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X