NutriciónPSB

Bendito apio

La Organización Mundial de la Salud recomienda consumir 400 gramos de frutas y verduras mínimas diarias. En estas cantidades se puede incluir el apio, un vegetal que forma parte de la cultura gastronómica de los pueblos del mediterráneo desde hace siglos.

Acá les entregamos 5 razones de por qué incluirlo a tu dieta diaria.

No tiene grasa ni colesterol: el apio no aporta grasa, ni colesterol. Por ello, supone un alimento muy recomendable, tanto en las dietas de adelgazamiento como de prevención cardiovascular.

Aporta casi todas las vitaminas

  • Vitamina A.
  • Casi todas las vitaminas del grupo B.
  • Vitamina C.
  • Vitamina E.
  • Folatos.

A pesar de no ser cuantioso, su contenido en minerales y vitaminas es beneficioso para el cuidado de la piel, el cabello y uñas.

Aceites esenciales con propiedades antibacterianas: El verdadero interés nutricional del apio está en su aceite esencial. Contiene, entre otros compuestos, apiol, limoneno, psoralenos o apiina. Este último es el responsable del olor característico del apio. La farmacéutica afirma estos aceites esenciales tienen propiedades antibacterianas y efectos a nivel renal, especialmente diurético. La acción diurética, carminativa y depurativa del apio también se debe a su alto contenido de agua.

Antioxidante: destaca su aporte de fitonutrientes, que tienen gran capacidad antioxidante. Gracias a ello se convierten en grandes aliados para combatir el exceso de radicales libres, sustancias que llevan al envejecimiento prematuro de las células y las estructuras corporales y que se cree están detrás de algunas enfermedades degenerativas.

Rico en flavonoides: El apio contiene flavonoides, en especial quercentina, ambos grandes aliados de la prevención cardiovascular.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X