MujerPSBPsicología

Qué pasa después de un affair?

Todos hemos escuchado frases como “un infiel siempre será infiel”. Y que lamentablemente son tomadas por muchos como una declaración inequívoca del comportamiento humano; conduciéndolos a perder la motivación y la esperanza de reconstruir una relación con quien se le considera un infiel empedernido.

Mi experiencia clínica me ha llevado a la conclusión de que tras gran parte de las infidelidades no hay una personalidad de infidelidad crónica (pese a que en algunos casos si) Sino que la gran mayoría de éstas responden a crisis especificas de la relación de pareja (como la llegada del primer hijo), son la respuesta a problemas no resueltos de pareja en el área afectiva y sexual, son el resultado del miedo de uno de los integrantes a comprometerse del todo o llegar a ser anulado por el otro; o bien es el producto de la tendencia natural del ser humano a la búsqueda de atención y de exploración erótica “para sentirse vivo” cuando la rutina ha dominado nuestras vidas.

La infidelidad ¿necesariamente implica el fin de la relación? No, especialmente si es abordada con el apoyo terapéutico debido en el momento que ésta acontece. En tales condiciones, la tragedia puede dar pie a importantes cambios y beneficiosos para la relación de pareja. ¿Curioso, no?

Personalmente, no me deja de sorprender como la crisis provocada por una infidelidad puede ser una oportunidad de maduración para los integrantes de la pareja que los conduzca hacia una relación más rica y comprometida. El ¿por qué de ello? Creo el miedo a perder a quien se ama facilita abrirnos a realizar cambios que de otra manera, no estuvimos dispuestos a realizar con anterioridad. Lo que no quita que el proceso hacia ese progreso esté libre de dolores y culpas y tome tiempo y esfuerzo por parte de ambos.

También puede interesarte...

La infidelidad es mucho más frecuente y complicada de lo que nuestra cultura muchas veces admite. Lamentablemente, los ideales románticos a partir de los cuales somos educados no nos preparan necesariamente para todas las vicisitudes que conllevan las relaciones de pareja; razón por la cual, cuando nos enfrentamos a una infidelidad el asombro, sorpresa, traición y dolor, son las emociones esperables, ya que nuestra cultura monogamica no prepara a nuestras mentes para entender que quien nos ama nos pueda llegar a ser infiel.

Tras una infidelidad, dar la espalda a nuestra relación puede ser la solución más sensata o la manera más fácil de escapa de una realidad que muchas parejas deben enfrentar. Hacer frente a los resultados de un affair nunca es tarea fácil, pero quienes estén dispuestos a comprometerse en un trabajo de reparación y perdón, pueden hacer de esta crisis un punto de inflexión, del cual se puede sacar mucho provecho.

Constanza del Rosario

Constanza del Rosario
Psicologa dedicada al sexo y el amor. Autora del libro Si la Cama Hablara. Creadora de http://www.fitnessintimo.cl

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X