EmbarazoPSB

Talleres de preparación para el parto

Hola lindas, cómo están? Hoy quisiera tocar un tema que muchas veces me he instalado a oír en silencio, pues me interesa la opinión de las personas, de las mujeres embarazadas, de sus parejas, de sus madres y amigas, de aquellas que ya han sido madres y quieren un cambio, etc…

Es cierto que en estricto rigor no necesitamos que nadie nos enseñe nada para el momento del parto, pues es un proceso fisiológico, natural a nuestro cuerpo. Sin embargo, nuestro sistema cultural de partos no se caracteriza precisamente por dejar este evento en manos de lo fisiológico. Entonces, ¿cuál es la verdadera importancia de los talleres de preparación para el parto? Recordarle a las mujeres que estamos hablando de sus cuerpo, sus guaguas, sus historias, sus necesidades, sus deseos.

Los talleres de preparación al parto son un tremendo plus al momento de elegir un equipo médico y un lugar para parir, ya que muchas veces no tenemos tan claro lo que queremos, pero después de informarnos sí lo sabremos.

¿Y qué es importante saber? Lo primero, además de lo que nos dirá nuestro obstetra y/o matrona en los controles, que es primordial, es si queremos un parto natural, un parto medicalizado, un parto vertical o en posición de litotomía (acostada). Podemos tener algún ritual espiritual, un altar, música. Quizás tenemos planes con nuestra placenta, o hemos contratado el servicio de almacenamiento de células madres. Hay quienes llevan sonoterapia (cuencos) o una doula. Y así existen miles de posibilidades.

También puede interesarte...

parto que llevar al parto maleta clinica

Me refiero a que NO existe UNA manera correcta de parir, todo lo contrario, cada mujer tendrá sus preferencias, sus gustos, sus inclinaciones. Así como también valdrá la opinión del padre y las condiciones de salud del feto. Pero lo principal es saber en qué consiste cada posibilidad, cuales son los pro y los contra de cada tipo de parto. Es necesario tomar decisiones informadas. Y sólo conociendo a cabalidad el abanico de posibilidades sabremos elegir al equipo médico más idóneo para nosotras, así como también el lugar donde queremos recibir al nuevo integrante de nuestra familia.

Me ha tocado ver parejas que están convencidas de querer una cesárea, porque piensan que es mucho más seguro, que la guagua sufre menos, y que se puede evitar la incontinencia urinaria, entre muchos otros mitos. Sin embargo, cambian de opinión cuando se informan y se enteran que no es lo mismo una guagua que pasó por un trabajo de parto y una que no. Que quien avisa que la guagua está lista para nacer son los pulmones, que liberan un líquido que provoca las contracciones. Que el stress que se viven en el partono es algo malo y juega un rol importantísimo sus primeras respiraciones y para la eyección de la leche de la madre, por el coctel de hormonas que se conjugan; que el paso por el canal de parto es necesario para que esta personita se contamine con el microbioma de la madre y así quede protegida en su llegada al mundo.

Hoy existen estudios que demuestran que los niños nacidos por cesárea son mucho más propensos a padecer alergias. Esto porque no se contaminen con el microbioma de la madre, sino que nacen en una zona estéril. Es por esto que algunos equipos médicos, cuando se ven frente a una emergencia y deben pasar a pabellón, ponen compresas en la vagina de la madre para luego envolver a la guagua en ellas y así contaminarla con los microbios que debó recibir en su salida a la vida extrauterina.

Existe un antes y un después de un taller de preparación para el parto. Es un mundo de posibilidades desconocidas para el común de las parejas gestantes. Sin duda los recomiendo. Y para mi gusto el mejor es el que imparte mi querida amiga y matrona PascalePagola, a quien le pueden escribir a pascalepagolad@gmail.com.

Un gran abrazo para todas.

 

Fernanda G.

Comparte tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X